30 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Audiencia Nacional hace suyos los argumentos de la Fiscalía, que señala que no hay garantías de que vaya a cooperar y advierte del riesgo de fuga

El juez deniega la libertad a Javier Biosca, acusado de estafar 280 millones en criptomonedas

Javier Biosca y su mujer, Paloma Gallardo.
Javier Biosca y su mujer, Paloma Gallardo.
La Audiencia Nacional ha denegado la libertad condicional a Javier Biosca, acusado de liderar una de las mayores estafas de criptomonedas en España. El bróker pretendía salir de prisión para resarcir a los afectados mediante la devolución de sus inversiones. Sin embargo, el juez considera que para ello existen otros medios que no requieren su puesta en libertad. En este sentido se había pronunciado la Fiscalía, que señala que no hay garantías de que vaya a cooperar y advierte del riesgo de fuga.

La estrategia de Javier Biosca para salir en libertad no ha obtenido el visto bueno de la Justicia. El Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional no modificará la medida cautelar personal de prisión provisional en que se encuentra ni tampoco ha aprobado su solicitud para abrir una cuenta en una entidad bancaria donde depositar todo el dinero estafado con el objetivo de devolver dichas cantidades a los inversores que confiaron en su empresa, Algoritmhmics Group.

El magistrado instructor de la causa, Alejandro Abascal, argumenta su decisión en que el  juzgado ya dispone de cuenta de consignaciones y depósitos "controlada judicialmente bajo la gestión de la letrada de este juzgado" en la que el investigado por liderar una de las mayores estafas de criptomonedas en España "puede hacer esos ingresos sin necesidad de externalizar con otra entidad bancaria distinta". 

Para el juez de la Audiencia Nacional, el argumento esgrimido por Javier Biosca sobre su necesaria puesta en libertad para la apertura de esa cuenta y gestión de los ingresos o transferencias decae en este momento procesal, "pues bien puede otorgar poder o mandato de representación" para que otras personas en su nombre realicen esa labor resarcitoria a la que alude en su escrito. De este modo, el magistrado rechaza el razonamiento empleado por la defensa del 'bróker', que alegaba la "notable dificultad, por no decir imposibilidad", de llevar a cabo la devolución de las cantidades estafadas desde el centro penitenciario. 

Javier Biosca y su mujer, Paloma Gallardo. 

El Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional hace suyos los argumentos del Ministerio Fiscal, que considera que no procede acceder a lo solicitado por "la razón de que a día de hoy no está constatada la cooperación del investigado con la Administración de Justicia". Consecuentemente manifiesta, "al no darse ninguna garantía el peligro que se corre es que se dé la fuga y aprovecharse de los efectos del delito".

Garantizar el resarcimiento

Emilia Zaballos, socia directora de la firma Zaballos Abogados y presidenta, a su vez, de la Asociación de Afectados por Inversiones por Criptomonedas (AAIC), como acusación popular y particular de más de medio millar de víctimas de este engaño, valora la resolución de la Audiencia Nacional de forma positiva. A su juicio, si Javier Biosca desea colaborar, "hay otras formas y no pasa por darle la libertad", con el riesgo de fuga que ello implica. 

Asimismo, desde la asociación consideran que el investigado "bajo ningún concepto puede salir de prisión si no ha ingresado el dinero total reclamado para cubrir la responsabilidad civil y el resarcimiento a todos los afectados" que, según indican, consiste en los capitales invertidos garantizados, los beneficios y las costas judiciales.

No obstante, la defensa de Javier Biosca tachaba en su escrito de "demencial" la desproporción existente entre las cantidades reclamadas y las que, a su entender, pueden ser objeto de reintegro, por lo que la posibilidad de devolución de las cantidades aportadas por cada uno de los inversores sería en concepto única y exclusivamente de capital inicial, no considerándose en ningún momento como cantidades a devolver aquellas que pudieran corresponderse con intereses, rentabilidades o beneficios garantizados o pactados en contrato. 

Javier Biosca se encuentra en prisión preventiva desde el pasado 8 de junio y está acusado por presuntamente liderar una estafa que superaría los 280 millones de euros. Desde la Asociación de Afectados por Inversiones por Criptomonedas estiman que este importe es, a día de hoy, de 470 millones de euros. 

COMPARTIR: