23 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El letrado Manuel Ollé argumenta que los denunciantes negaron en sede judicial que el dirigente saharaui fuera el autor de las torturas

La defensa de Ghali solicita el archivo de la denuncia contra el líder Polisario por ser "política e inconsistente"

Brahim Ghali.
Brahim Ghali.
A través del letrado Manuel Ollé Sesé, el presidente de la República Saharaui, Brahim Ghali, reclama el archivo de la denuncia de la Audiencia Nacional por ser "inconsistente" y motivada políticamente. A través de un escrito dirigido al magistrado Santiago Pedraz, titular del Juzgado de Instrucción Nº5 de la Audiencia Nacional, Ollé deja claras las contradicciones del proceso judicial, en el que los propios denunciantes negaron que el dirigente saharaui fuera el autor de las torturas.

A través de representante letrado, Manuel Ollé Sesé, el presidente de la República Saharaui, Brahim Ghali, reclama el archivo de la denuncia de la Audiencia Nacional por ser "inconsistente" y motivada políticamente. Recalcando en este sentido que el único genocidio que se cometió fue el de Marruecos contra el pueblo saharaui.

A través de un escrito, Manuel Ollé insta al magistrado Santiago Pedraz, titular del Juzgado de Instrucción Nº5 de la Audiencia Nacional, a archivar la denuncia que señala a Brahim Ghali, tras considerar que la misma utiliza la justicia española "para fines espurios y ajenos a la acción de la Justicia". El letrado añadió además en su escrito que la imputación es "genérica e inconsistente".

Ollé dejó claro en su escrito las contradicciones del proceso judicial que tuvo más recorrido mediático que judicial, pues los denunciantes negaron en sede judicial que Brahim Ghali fuera el autor de las torturas y crímenes que se le atribuyen.

"Ninguno describe las concretas y supuestas torturas ni circunstancia temporal alguna, como día, lugar o momento concreto", señaló el abogado.

Respecto a la acusación de genocidio, la defensa del presidente de la RASD desmontó el argumento de la acusación señalando que se basa en diferenciar "saharauis españoles" de "saharauis argelinos", algo que califica como "invento inconsistente que busca mantener artificialmente la imputación de genocidio".

El abogado también destacó la responsabilidad y voluntad de Brahim Ghali en colaborar y participar con la justicia española para esclarecer los hechos aún "estando postrado en la cama de un hospital de Logroño".

Brahim Ghali. 

Antes de finalizar, el letrado Manuel Ollé, se refirió a las dos acusaciones de tortura cuando Brahim Ghali ejerció como Ministro de Defensa de la RASD desde 1976 hasta 1989, coincidiendo con el transcurso de la primera guerra del Sáhara Occidental, destacando que, en base a su cargo "no es difícil imaginar que en el contexto de la situación del pueblo saharaui (guerra), el Ministro era ajeno a cualquier centro de detención, centros que funcionaban de forma autónoma y con dirección independiente", palabras que el mismo Ghali trasladó al juez Pedraz durante su comparecencia voluntaria el pasado 1 de Junio. Además añade que "carecía de funciones organizativas en la dirección de prisiones".

En base a todo lo expuesto anteriormente, la defensa de Ghali concluye que "los hechos que se le imputan son inexistente [...] a la inocua versión de los querellantes se unen las diligencias de prueba practicadas a instancias de la acusación particular que terminan por fulminar su interesada y espuria versión incriminatoria", por ello pide al juez que imponga el pago de las costas a procesales a la acusación por "temeridad, mala fe y reprochable desprecio por la verdad".

COMPARTIR: