19 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La ministra navarra se hace con el control de la formación morada con el apoyo del el 88,69% de los votos

Así es Ione Belarra, la nueva lideresa de Unidas Podemos que sigue la línea continuista de Pablo Iglesias

Ione Belarra.
Ione Belarra.
Se han cumplido todos los pronósticos e Ione Belarra se ha convertido en la sucesora de Pablo Iglesias al frente de Unidas Podemos. Un éxito sin fisuras tras alcanzar el sí del 88,69% de los votos de los militantes de Unidas Podemos que participaron en las primarias del partido. Belarra tiene una línea continuista tanto en la formación como dentro del Ejecutivo de coalición. El polo opuesto de Yolanda Díez en la que, sin embargo, se apoya porque necesita el músculo asociativo de Izquierda Unida

Se han cumplido en Unidas Podemos todos los pronósticos. Ione Belarra se ha alzado con el liderazgo de la formación morada con el 88,69% de los votos. Un éxito que venía precedido del apoyo que el dimitido Pablo Iglesias le ha venido profesando a la navarra desde que ésta le sucediera en el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 tras iniciar Iglesias la frustrada aventura de intentar desbancar a Isabel Díaz Ayuso de la presidencia de la Comunidad.

Fue, precisamente, tras este fracaso sin paliativos cuando Pablo Iglesias tomó la decisión de abandonar el liderazgo morado, lo que abrió la carrera por la sucesión en la formación. Sin embargo, desde el principio contó con el favor del dimitido líder Ione Belarra lo que hacía prever, como así ha sido, que el liderazgo recaería en manos de ella, una de las pocas personas de confianza de Pablo Iglesias e Irene Montero después de todas batallas internas que tanto han minado al partido político en los últimos años. 

Línea dura contra el PSOE

 

Tras la marcha de Iglesias del Gobierno de coalición, Yolanda Díaz pasó a ocupar la Vicepresidencia. Proveniente de Izquierda Unida, el talante de la gallega es más valorado por los ministros socialistas que el de su predecesor. 

La parte más dura y de confrontación con el PSOE la lleva, heredada una vez más de Pablo Iglesias, Ione Belarra. Por ejemplo, la diputada navarra, compañera en la Universidad de Irene Montero, sembró la polémica en plenos disturbios por el encarcelamiento de Pablo Hásel por sus palabras sobre la violencia callejera: "Es que ese debate es falso, que ese debate quien lo está planteando son básicamente las fuerzas de la derecha que no quieren reconocer el problema que hay detrás de esas movilizaciones".

Ione Belarra y Pablo Iglesias. 

"Nosotros, lo que hemos dicho es que no vamos a jugar a ese juego, que no vamos a jugar a ese debate que han creado los grandes poderes mediáticos y las fuerzas políticas de la derecha que, básicamente, lo que plantean es: vamos a hablar de si se condena o no se condena la violencia, en vez del problema de fondo que están señalando los jóvenes y las jóvenes que se están movilizando, que es que no hay libertad de expresión en España, tal y como se debería considerar en una democracia homologable", añadió.

Y remató: "Eso es lo que nosotros queremos señalar cuando respondemos a esta cuestión, que a nadie le gusta la violencia, ¡es evidente! Es que eso está fuera de todo debate. No hay un debate en España sobre si la violencia está bien o mal. ¡Ese debate no existe! El debate que han puesto encima de la mesa todos esos jóvenes es que la libertad de expresión está limitada en España y eso es de lo que hay que hablar".

Apoyándose en la estructura de IU

En la cúpula de Podemos se apoya sin reservas a la navarra, ya convertida en la nueva Secretaria General de la formación morada con el ánimo de relevar al hiperliderazgo masculino y centralizado de Pablo Iglesias.

La ministra de Asuntos Sociales comenzó la precampaña de las primarias de Vistalegre IV en un acto realizado en el Jardín Botánico de la Universidad de Valencia en claro guiño a los gobiernos de progreso que se han conformado en la Comunidad Valenciana desde 2015.

Ione Belarra con Irene Montero. 

Belarra prometió apoyar a Yolanda Díaz y quiere que Podemos eche raíces en provincias gracias a la estructura de Izquierda Unida, que cuenta con unos cuadros medios con mucha experiencia en el tejido asociativo y con escaso amor por el conflicto de algunas federaciones moradas.

Unidas Podemos aprobó una resolución a finales de marzo en la que prometían "afrontar un fortalecimiento del espacio político a nivel estatal y en cada territorio. Nuestra fortaleza organizativa y política es la condición de posibilidad para seguir impulsando las transformaciones que este país necesita, desde las instituciones y desde la sociedad civil organizada. Avanzar en la vertebración de nuestro espacio político nos hará ser más fuertes ante los intensos ataques que seguiremos recibiendo, y servirá también para ser cada día más efectivos en la defensa y consecución de la agenda política que defendemos".

La coalición dice estar comprometida "con reforzar la hoja de ruta común que debe fortalecernos ante el próximo ciclo electoral municipal y autonómico, hoja de ruta que debe surgir desde nuestros espacios de base, multiplicando los mecanismos de coordinación y participación conjunta en cada territorio".

Y adelantan que "a nivel estatal esto se traducirá en el fortalecimiento de la Mesa Confederal como espacio de coordinación política y definición de nuestra agenda de trabajo como espacio político, en coherencia con una dinámica que se ha ido asentando en los últimos meses".

Yolanda Díaz y Ione Belarra. 

Más insólitas son las nuevas Mesas Territoriales, autonómicas y municipales, que se reunirán periódicamente (semanalmente o cada quince días) "para coordinar el trabajo político del espacio a nivel social e institucional", aseguran. Y añadían: "Las Mesas Territoriales deben servir además para poner en común iniciativas y para la solución de conflictos".

"La Mesa Confederal incorporará también a sus tareas el seguimiento del trabajo conjunto de Unidas Podemos en cada territorio, transmitirá a las Mesas Territoriales los acuerdos alcanzados e impulsará debates e iniciativas a ser consideradas por las Mesas Territoriales. La Mesa Confederal será también, en su caso, un apoyo a la resolución de conflictos en los territorios", avanzan.

 
COMPARTIR: