19 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El presidente ruso pretende reformar la Constitución para ser de nuevo elegido y ha gobernado desde 1999 hasta 2008 y desde 2012 hasta ahora

Vladimir Putin: Aspira a tener el poder hasta el 2036, más tiempo que Stalin y menos que Pedro el Grande

Vladimir Putin.
Vladimir Putin.
El pasado tuvo lugar en Rusia la primera fase de votación de unos comicios sobre cambios constitucionales que se prolongarán hasta este miércoles y permitirá que el presidente, Vladimir Putin, permanezca en el cargo durante otros dos períodos presidenciales de seis años, permitiéndole gobernar hasta 2036 si se aprueban las enmiendas constitucionales que quiere introducir.

“Sin Putin, no hay Rusia” expresó, un subjefe de su gabinete del Kremlin, y es apoyada por millones de rusos que durante décadas han votado para que Vladimir Putin siga al frente, como presidente o como primer ministro. 

Esta votación tiene una serie de enmiendas propuestas por el mismo Putin el pasado mes de enero, la cual estaba prevista presentarse el 22 de abril, pero por causas de la pandemia no pudo ser. Dicha aprobación por parte de los rusos  podría renovarse este miércoles 1 de julio de 2020, tras el referéndum nacional para enmendar la constitución de Rusia. 

El presidente a sus 67 años de edad no descarta postularse nuevamente para presidente en el 2024, cuando termina su periodo actual y según se espera tiene gran probabilidad de estar hasta el 2036.  Según la actual Constitución, el jefe del Kremlin no puede presentarse a la reelección en 2024, cuando concluye su actual mandato, ya que limita a dos los periodos presidenciales consecutivos. Sin embargo, la innovación aprobada por el Parlamento elimina de la Constitución la palabra “consecutivos” y al mismo tiempo señala que a partir de su entrada en vigor no cuentan los mandatos ejercidos con anterioridad. 

El desfile de la Victoria en Moscú en 2020.

Este referéndum comienza un día después del desfile del Día de la Victoria en la Plaza Rojo de Moscú que conmemora el 75 aniversario de la rendición de Alemania nazi al final de la Segunda Guerra Mundial en Europa. “Es imposible imaginar cómo sería el mundo sin el Ejército Rojo no hubiera llegado para defenderlo” declaró, el presidente Putin el miércoles pasado.

El objetivo principal del despliegue militar era impulsar el orgullo patriótico en momentos en que la capital sale del confinamiento. Una semana antes de lo que el alcalde planeaba, mientras que los críticos dicen que está diseñado para inclinar la balanza en favor del presidente. A su vez el líder opositor Alexei Navalny aludió que el gasto de este desfile era innecesario y propuso boicotear dicho referéndum.

Unas de las propuestas presentadas presentan mejoras sociales, una definición del matrimonio como la unión de un hombre y una mujer, y la redistribución de los poderes ejecutivos dentro del gobierno para fortalecer su presidencia. 

Estos cambios presentados ya fueron aprobados por las dos cámaras del Parlamento, la Corte Constitucional y fueron sancionados por Vladimir Putin. El mandatario señaló  que estos cambios serían sometidos a votación, aunque no fuese necesario legalmente, lo que muchos consideran un esfuerzo para darle una apariencia democrática a los polémicos cambios en la constitución. 

Unas de las preocupaciones es que se celebre una votación durante una pandemia histórica como la que está atravesando el planeta entero. La Salud pública de rusia sigue reportando más de 7.000 casos nuevos diariamente de infectados de COVID-19 con un total de 606.000 en el país ruso. Actualmente Rusia es el tercer país con más contagiados, detrás de Estados Unidos y Brasil. 

El partido al frente del Kremlin aseguró que no debe haber alguna preocupación reiterando que la nación ha podido frenar la pandemia y garantizar los protocolos necesarios  para todos los votantes. 

Añadió que también habrá un límite de personas que le permitan entrar a votar en los comicios electorales y  otras áreas como la capital de Moscú establecieron sistemas electrónicos de votación. 

De ganar las votaciones Putin podría convertirse en el gobernante más longevo de Rusia, por delante de Stalin y solo por detrás de Pedro el Grande. Ha gobernado la federación rusa desde 1999 hasta 2008 y desde 2012 hasta ahora, pero si sale adelante la modificación constitucional podría acumular un total de 36 años en el poder. Mucho más que los 12 años de Stalin al frente de la URSS y menos que los 43 años que reinó Pedro el Grande en Rusia.

COMPARTIR: