25 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El excoordinador municipal de Pozuelo, donde vive Albert Rivera, dimitió el 12 tras una dura carta enviada a la Mesa del Consejo General de Ciudadanos

Miguel Ángel Berzal, exconsejero nacional de Ciudadanos: "Me bajo del carro de la farsa ciudadana, ya que pensé que era la diligencia de un lejano Oeste, pero la película terminó"

Miguel Ángel Berzal en su despacho.
Miguel Ángel Berzal en su despacho.
El fracaso de Ciudadanos en las elecciones municipales de la Comunidad de Madrid ya se ha cobrado su primera víctima y lo ha hecho, precisamente, en la agrupación local a la que pertenece el líder del partido naranja, Albert Rivera, Pozuelo de Alarcón. Miguel Ángel Berzal, que fue fundador del partido en esta importante localidad madrileña y consejero nacional de Ciudadanos, envió una dura y crítica carta de dimisión el pasado día 12 de junio a la Dirección Nacional de esta formación.

Miguel Ángel Berzal, miembro del Consejo General de Ciudadanos, antes concejal,  fundador y coordinador de la agrupación local y portavoz en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón dimitía por carta el pasado 12 de junio y la hacía porque "ya no queda más opción que asumir la verdad y confesar que he sido un ingenuo, pero la dignidad es lo último que se pierde y heme aquí ante mi destino, enfrentando una decisión madurada, abandonar el partido de la CIUDADANIA, aquel que pudo ser y no fue, un partido de libres e iguales que con el paso del tiempo se ha convertido en una maquinaria para detentar el poder, sólo el poder y nada más que el poder".

Berzal fundó la importante agrupación de Pozuelo de Alarcón, que tiene entre sus afiliados a muchos ocupantes de la lujosa urbanización de La Finca, como el mismo Albert Rivera entre ellos, en junio de 2014. Fue elegido coordinador por las bases en unas elecciones primarias y candidato a alcalde en 2015, llegando a conseguir cinco concejales y quedarse a 51 votos de conseguir el sexto. En el IV Congreso Nacional del partido celebrado en febrero de 2017 el partido lo incorporó como miembro del Consejo General, es decir Consejero.

Pero ahora, según la carta que ha dirigido Berzal al partido "hoy día no queda nada de aquellos momentos, no se hacen primarias en las agrupaciones municipales, los candidatos son impuestos por el aparato del partido y con las recomendaciones de los comisarios políticos donde se han realizado primarias, en las autonómicas, surge la duda sobre la transparencia, denunciada el pasado 24 de mayo ante la Fiscalía Anticorrupción. No sólo se ha subvertido la democracia interna sino que también se controlan las opiniones críticas, espiando de forma deliberada los grupos de mensajería. Nuevamente aparecen los responsables territoriales que buscan imponer su criterio y evitar el debate".

Extracto de la carta de Berzal al Consejo General de Ciudadanos.

El exconsejero incluso habla en su escrito de que "se puede abundar en los desmanes porque el singular sistema de financiación denunciado por la prensa deja entrever diversas irregularidades que deberían ser investigadas por la Fiscalía, como es la compra de puestos en las listas municipales y no sabemos si también en otras listas de mayor rango" y deja una frase lapidaria que resume lo que ha sido el partido de Rivera en estas últimas elecciones locales: "Me bajo del carro de la farsa ciudadana, pensé que era la diligencia de un lejano Oeste, pero la película terminó. Acta esta fábula".

Resultados de mal en peor

El resultado electoral en las municipales y autonómicas de Madrid obtenidas por Ciudadanos han sido definitivas para que Berzal tomase la decisión de abandonar el partido naranja. Localidades importantes antes para la formación de Rivera como Majadahonda, Las Rozas, Boadilla del Monte, Villaviciosa de Odón y Pozuelo de Alarcón han tenido unos resultados ridículos si se comparan con las expectativas de los últimos cuatros años.

En su dimisión Berzal critica duramente a la cúpula del partido: "Ciudadanos anunció un movimiento, una suerte de viaje democrático, un proyecto para las personas, sin embargo, se utilizó la democracia para construir una granja de líderes, aupados al estrado por su oportunismo y en muchos casos por su mediocridad" y se despide argumentando su abandono del partido de Rivera: "Presento mi dimisión como miembro del Consejo General porque se han subvertido los principios elementales de la representación política, falseando las elecciones internas, ninguneando a los afiliados críticos, apartando a las personas valiosas, entronizando a los mentirosos, escupiendo en la conciencia a los valientes".

Se queja también el exconsejero de que ya advirtió "en mi última intervención en el Consejo General que el sistema de elecciones primarias no reunía las mínimas garantías para los afiliados y sólo por este hecho los resultados podrían ser manipulables. El tiempo demostró que los fallos del sistema de primarias eran la excusa para colocar a personas a dedo en puestos que no se habían ganado por su mérito y talento".

Miguel Ángel Berzal, exconsejero de Ciudadanos.

Los números parecen darle la razón, ya que en las elecciones del 21 de octubre de 2018 en Cataluña, donde obtuvieron 1.100.000 votos, que en las generales de 28 de abril fueron 470.000 votos y en las municipales de mayo se convirtieron en 300.000 votos. "Más de 800.000 esperanzas perdidas en Cataluña donde el éxito pasado será irrecuperable. Quien abandona sus orígenes condena su futuro. Ya nada será igual en el mapa político de Badalona, Reus, incluso Barcelona y tantos otros pueblos de España", dice Bernal.

"Tupida red de sicarios políticos"

El exportavoz de Boadilla es especialmente crítico con la dirección del partido a quien acusa de haber creado "una tupida red de sicarios políticos, donde se machaca la disidencia y la critica, donde la opinión desaparece bajo un podrido enjambre de aplaudidores, trepas y pelotas, corifeos sin oficio ni profesión conocida (...) En muy poco tiempo Ciudadanos se ha convertido en una agencia de colocación de familiares, de amigos".

Berzal también aprovecha para hablar de su experiencia como concejal portavoz de Pozuelo de Alarcón y como miembro del Consejo General, cuando "los comisarios políticos intentaron convencerme para colocar a colegas con dudosas relaciones dentro de la agrupación de Pozuelo con el fin de preparar su aterrizaje en las elecciones de 2019; consideraban que como miembro del aparato del partido obedecería las instrucciones para facilitar la endogamia y nepotismo que empezaban a practicar sin ningún sonrojo, pero se equivocaron de persona y tomaron su venganza, se me apartó dejando atrás mi capacidad, el trabajo realizado, mi independencia y dignidad".

Según ha podido saber elcierredigital.com, la carta, enviada por mail, ha caido como un jarro de agua fría en los órganos de dirección del partido, que se esperaban una salida de Miguel Ángel Berzal "más silenciosa" en pleno proceso de negociación para la constitución el sábado 15 de junio de ayuntamientos tan importantes como el de Madrid, donde Begoña Villacís, la candidata de Ciudadanos logró en el último momento la Vicealcaldía, que no es poco teniendo en cuenta que fue el tercer partido más votado (11 concejales), sólo con 3 concejales más que el PSOE, 4 menos que el PP y 8 menos que Más Madrid.

COMPARTIR: