16 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este hombre de 49 años tiene dos antecedentes por venta de drogas y otros dos por violar la ley de pesca e infringir el reglamento de conductores

Así fue la participación de Jesús Muguruza como intermediario en el asesinato del concejal Ardines

Lugar donde los asesinos de Ardines interceptaron al concejal para matarlo.
Lugar donde los asesinos de Ardines interceptaron al concejal para matarlo.
Jesús Muguruza Butrón, detenido como cómplice e intermediario, fue considerado por los investigadores de la Guardia Civil como "figura totalmente determinante" en la preparación del asesinato de Francisco Javier Ardines. Muguruza intervino como intermediario para captar a los dos sicarios argelinos y negoció con Pedro Nieva, considerado como autor intelectual del crimen, la contratación de los autores materiales de los hechos.

Jesús Muguruza Butrón, el hombre que supuestamente intermedió en la contratación de dos matones para matar a Francisco Javier Ardines, por encargo de Pedro Luis Nieva también detenido, quien supuestamente le puso en contacto con los dos argelinos, autores materiales de los hechos, se negó a declarar el día 19 de febrero tras ser detenido, primero por indicación de su abogada del turno de oficio y después por decisión propia.

A los investigadores no les hacía falta porque, en realidad, Muguruza ya había confesado su participación en los hechos el 10 de diciembre de 2018 ante los agentes de la Guardia Civil que le tomaron declaración durante la fase de instrucción del asesinato de Ardines. En aquella exposición de hechos, Muguruza, de 49 años, con antecedentes por tráfico de drogas en Algeciras en el año 2000, detenido en Tánger (Marruecos) en 2007 por el mismo delito, y ya en en Pais Vasco fue detenido en 2011 por infringir la normativa pesquera y en 2012 por infracción circulatoria, se derrumbó y reconoció que "ha estado en la vivienda que Pedro posee en un pueblo de la zona de Llanes".

El ahora acusado de complicidad recordó que había estado de vacaciones con su pareja de hecho, Fátima Moueli, española de origen marroquí, y su hija menor, en Málaga el 5 de agosto de 2018 y "él acompañó a Pedro a la casa de Asturias una semana o diez días antes de irse de vacaciones, sobre la última semana de julio".

Relación de objetos incautados en casa de Muguruza.

Según la versión de Muguruza, los contactos comenzaron el día que Pedro Nieva reconoció ante Jesús, la infidelidad de su mujer con "un primo que vive en la zona de Asturias". Tras esta conversación, Jesús afirmó que "sobre finales del mes de julio de 2018, Pedro le ofreció al manifestante que si le pegaba una paliza al hombre con el que la mujer de Asturias le estaba siendo infiel le pagaría un dinero".

Entonces Jesús, residente en la localidad vizcaína de Erandio, se negó, siempre según su versión, pero Pedro le preguntó "si conocía a alguien que por encargo pudiera ir a Asturias a pegarle una paliza, diciéndole Jesús que conoció a un hombre natural de Argelia (...) y que cree que él lo podría hacer". Se refería a Djillali Benatia, argelino detenido como presunto autor material del asesinato en compañía de su compatriota, Maamar Kelli, también arrestado en Suiza por otro delito y a la espera de extradicción a España, cuyo relato publicamos ya en Elcierredigital.com.

Tarjetas telefónicas y dinero incautado en casa de Muguruza.

Los investigadores de la Guardia Civil sospechan que Muguruza cobró 10.000 euros después del asesinato de Ardines y que Djillali y Maamar cobraron 25.000 euros en vez de los 11.000 acordados por "darle un susto" a Francisco Javier Ardines. Un crimen que habría costado 35.000 euros en total. Cuando la Guardia Civil irrumpió en casa de Muguruza se encontró al detenido junto a su pareja, Fátima, de 46 años, sus dos hijos y a Venancio Castañeda, padrastro de Fátima, pero que vive con la familia.

La participación de Muguruza no se habría limitado a poner en contacto a Nieva y los presuntos asesinos de Ardines, sino que habría acompañado a los autores intelectuales y materiales al lugar de los hechos para preparar el terreno. También concertó citas entre Nieva y Djillali para pactar el precio de la supuesta páliza que se acabaría convirtiendo en un asesinato y, lo más importante, según la Guardia Civil Muguruza habría cobrado por ello.

Muguruza fue una figura "determinante"

Jesús Muguruza y Fátima Oueli no llegaron hace mucho a Vizcaya, vinieron desde su anterior residencia en la Urbanización doña Inés en la localidad alicantina de Torrevieja. Según los investigadores Jesús Muguruza y Djillali Benatia se conocían anteriormente "del trapicheo de drogas".

La caja de caudales donde se halló una importante cantidad de dinero.

 Para los investigadores, "la figura de Jesús Muguruza Butrón en el entramado que se investiga resulta totalmente determinante" y argumentan que "en todo momento ejerció el papel de intermediario entre Pedro Luis Nieva y uno de los autores materiales, Djillali Benatia, tanto en los momentos anteriores como en los posteriores a que se produjera el asesinato, siendo Jesús quien realizó el pago a Djillali Benatia de la cantidad pactada por la comisión del asesinato, labores éstas por las que, al igual que los autores materiales, Jesús Muguruza obviamente habría tenido que percibir de Pedro Luis Nieva una cantidad de dinero".

El registro en casa de Muguruza arrojó el resultado de varios teléfonos móviles incautados, entre ellos un iPhone X de color blanco supuestamente usado por el detenido y varias tarjetas telefónicas de otros miembros de la famila, sin interés. En un cajón hallaron 1.550 euros en metálico, en 20 billetes de 50 euros y 35 billetes de 10 euros.

COMPARTIR: