01 de agosto de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Se trata de un posible delito de acceso injustificado que podría suponer penas de prisión e inhabilitación para los funcionarios por intromisión

Filtraciones: Grave vulneración de la privacidad sin precedentes en el caso de Rocío Carrasco

Rocío Carrasco, documental.
Rocío Carrasco, documental.
Se han detectado accesos injustificados al VioGén de Rocío Carrasco por parte de una decena de funcionarios públicos en la Comunidad Valenciana por el mero morbo o curiosidad de obtener información sin que dicha consulta se derive de ninguna labor profesional.

Para entender bien la gravedad de lo que ha ocurrido debemos de explicar en primer término qué es el VioGén. Es un sistema específico de protección de las víctimas de violencia de género.

Se trata del Sistema de Seguimiento Integral aplicable a nivel nacional para la protección de casos de Violencia de Género de la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior creada en 2007. Su fin es el de unificar y englobar los expedientes de violencia de género con los datos y resoluciones correspondientes para realizar valoraciones de riesgo, tareas de seguimiento y protección, prevención y alarmas de incidencias que pudieran conllevar peligro para la integridad de las víctimas.

Se tiene acceso al mismo desde los Servicios Sociales, la policía y los Juzgados. Para acceder a este se necesita utilizar la clave personal de cada profesional y desde Interior se han detectado accesos injustificados de funcionarios a partir del 22 de marzo a colación de la difusión del documental de Rocío Carrasco Contar la verdad para seguir viva.

Rocío Flores. 

Respeto de los funcionarios que han protagonizado la supuesta intromisión, la Secretaria de Estado de Seguridad bloqueó su acceso al sistema VioGén y la Consejería de Justicia de la Generalitat Valenciana abrió un expediente informativo para conocer el alcance de lo ocurrido, uno disciplinario en el ámbito profesional y puso los hechos en conocimiento de la Fiscalía a los efectos de que pudiera solicitar la investigación de los hechos ante la posibilidad de que fueran constitutivos de delito. Efectivamente se han abierto diligencias penales de investigación en las tres provincias desde las que se realizó la posible intromisión, pero ha trascendido que en el caso de las de Alicante se han archivado y por tanto en vía penal estas quedarán impunes.

¿Existen garantías de que no hayan existido más accesos injustificados?

No, se han detectado varios casos en relación con el VioGén de Rocio Carrasco, pero ello no quiere decir que no hayan podido existir más, y lo que es peor, respecto de cualquier otra persona víctima de Violencia de Género pero al no ser mediático puede no haberse detectado.

Anteriormente no existían dudas con relación a la protección de los datos de violencia de género, pero ante esta situación son muchas las incertidumbres y debates abiertos en torno a si el tratamiento de los datos está protegiendo correctamente a las víctimas.

Evidentemente en la inmensa mayoría de los funcionarios así es, pero el hecho de que una decena de funcionarios aparentemente inconexos, aunque curiosamente pertenecientes a la Comunidad Valenciana, hayan protagonizado supuestas intromisiones, crea una sensación de desconfianza e incertidumbre.

Es intolerable que un sistema de protección de las víctimas pueda llegar a exponerlas a una absoluta indefensión. ¿Qué puede suponer el acceso injustificado al sistema de VioGén de Rocío Carrasco?

Alberto García Cebrián. 

Puede suponer un atentado a la intimidad de Rocío Carrasco agravado por constituir los datos de su expediente de violencia de género. Puede constituir un supuesto delito de descubrimiento y revelación de secretos del artículo 197del Código Penal. ¿Los datos de Rocío Carrasco fueron meramente consultados o existió algún tipo de difusión o utilización de estos?

Es muy difícil de acreditar, pero en cualquiera de los accesos se han podido extraer, utilizar y difundir datos confidenciales y protegidos. No debemos de limitarnos a valorar lo que haya podido ocurrir con los datos de Rocío Carrasco, pues lo que se ha destapado es una mala práctica en la que presuntamente se consultan datos de las victimas de violencia de género sin que el motivo y finalidad sea una gestión necesaria para la correcta protección.

Si existe una mala utilización de los datos de VioGén se podría dar lugar a una situación de absoluta indefensión para las víctimas pues no debemos olvidar que en ellos constan: Datos de contacto, datos personales, resoluciones, valoraciones de riesgo para la víctima, alarmas y gestiones de prevención de maltrato.

Estos datos están especialmente protegidos y por ello, ocultos a cualquier consulta injustificada por lo que esta supuesta vulneración ha creado una sensación generalizada de desprotección para las víctimas. No todos los funcionarios tienen acceso al VioGén, sino sólo aquellos que se dedican a la protección de víctimas de violencia de género y que se supone que ejercen su profesión desde la más estricta confidencialidad y sensibilidad.

El concepto jurídico que permite el acceso a datos confidenciales del VioGén es que la persona que acceda este “legítimamente autorizada”, lo que no supone una capacidad de acceso general, sino que es necesaria una habilitación específica de acuerdo con los fines que justificaron la obtención de los datos, esto es, a colación de una determinada gestión específica respecto de la persona de la que se consultan o utilizan los datos, en ningún caso de manera caprichosa o arbitraria. Esta autorización no ampara los accesos de curiosidad personal o las consultas injustificadas, mucho menos la captación y divulgación de los datos.

El delito de descubrimiento y revelación de secretos lleva aparejada una pena de prisión de uno a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses, aplicándose en su mitad superior cuando las conductas afecten a datos de carácter personal especialmente sensibles, como es el caso. Además, cabría la posibilidad de inhabilitación profesional conforme artículo 198 del Código Penal.

COMPARTIR: