24 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Su padre Sergio García Reyes, conocido psiquiatra de la capital, fue diputado por el PCE en la primera legislatura de la Asamblea de Madrid

Mónica García, la líder de Más Madrid que dijo no a Pablo Iglesias: Velocista, médico y "pistolera"

Mónica García durante
Mónica García durante "Filomena" en el Retiro.
Mónica García Gómez es la diputada de Más Madrid de moda y todo por enfrentarse a Pablo Iglesias casi en directo. Tras el anuncio de Iglesias de presentar su candidatura a la presidencia de la Comunidad de Madrid y realizar la oferta de coalición a Más Madrid, Mónica García compareció ante las cámaras para zanjar el debate y la oferta del todavía vicepresidente segundo: "Las mujeres estamos cansadas de hacer el trabajo sucio para que en los momentos históricos nos pidan que nos apartemos".

Que hasta hace unos días Mónica García no haya sido muy conocida, no significa que haya que infravalorar su experiencia ni que sea una recién llegada a la política ya que, aunque solo lleva seis años en el ruedo madrileño, se había fogueado antes en las "mareas blancas" de la comunidad de Madrid desde 2013.

Mónica nació el 16 de enero de 1974. Es licenciada en Medicina por la Universidad Complutense de Madrid, especializándose en Anestesiología, una de las prácticas más difíciles y delicadas de la Medicina. Casi toda su carrera profesional la ha desarrollado como profesional en el Hospital Doce de Octubre, en Madrid, donde trabaja desde 2004. Poco después hizo un doctorado en Dirección médica y Gestión Pública en la Escuela Nacional de Sanidad e Instituto de Salud Carlos III. En su ficha de declaración de Actividades de la Asamblea de Madrid constaba como médico en excedencia, aunque en 2019 retomó su trabajo en el Hospital y por tanto, pasó a no tener dedicación exclusiva en la Asamblea por lo que le reclamaron 13.000 euros cobrados de más.

En su declaración de bienes se manifiesta casada en separación de bienes, propietaria en "nuda propiedad" por herencia de dos pisos y de un Renault Trafic y en cuentas corrientes, dos de ellas compartidas, declara 111.000 euros en total. En año 2017 ganó 67.000 euros.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida de Mónica_García_G (@monicagarciag_)

El instagram de la diputada.

En la casa donde Mónica nació y se crió, la medicina era una conversación común ya que tanto su padre, Sergio García Reyes, como su madre, Rosa María Gómez Rojo, fueron psiquiatras en el hospital Provincial, antiguo Francisco Franco y actual Hospital Universitario Gregorio Marañón, desde finales de los 70 hasta su jubilación.

En casa de Mónica también estaban muy presentes los ideales comunistas, ya que su padre era militante de carnet del PCE e incluso fue uno de los 11 diputados que salió elegido en la primera legislatura a la Asamblea de Madrid, cargo que ejerció entre el 27 de junio de 1983 y el 26 de junio de 1987. Sergio García presentó en la Asamblea 12 iniciativas, realizó una comparecencia, seis interpelaciones y cinco preguntas para respuesta oral en Pleno. Su especialidad era, evidentemente, la Sanidad y en concreto la situación de la salud psiquiátrica en los hospitales madrileños.

El padre de la ahora diputada también formó parte del conocido como "clínicas de Ibiza", una escuela que aglutinaba a un grupo de psiquiatras -el más conocido sería Enrique González Duro- que tenía sus consultas en el entorno de la madrileña calle Ibiza, un barrio "pijo" de Madrid en las cercanías del parque de El Retiro. De hecho,  Mónica se crió en la casa familiar ubicada en un séptimo piso de la calle Ibiza. La conocida por el sobrenombre de "escuela de las clínicas de Ibiza" proponía "liberar los manicomios, porque liberar a los locos era entonces una metáfora de liberar al país", aseguraba el doctor García en una entrevista grabada en vídeo como parte de una tesis doctoral sobre la psiquiatría de finales de los años 70 del siglo pasado.

Su madre, Rosa, publicó un trabajo muy reconocido entre sus colegas, junto con otros compañeros del departamento de Psiquiatría del hospital Gregorio Marañón, sobre los atentados del 11 de marzo de 2004 y la terapia a los familiares de las víctimas.

Sergio García, padre de Mónica.

Con ese caldo de cultivo parece lógico que la diputada Mónica García militase en movimientos sociales de la izquierda madrileña. Aunque por su afición deportiva -llegó a ser semifinalista de los 100 metros vallas en los campeonatos de España- quiso especializarse en Traumatología pero escogió la Anestesiología porque podía ayudar a paliar el dolor. Durante años entrenó en las instalaciones del INEF de la Universidad Complutense y ahora, a los 47 años, todavía sale a correr algunos días cuando tiene tiempo. También es una apasionada de la fotogafía y cuando puede veranea en autocaravana por España.

Cuando en octubre de 2012 lgnacio González, recién nombrado presidente de la Comunidad tras el abandono de Esperanza Aguirre, anunciaba la privatización de seis hospitales públicos madrileños, Mónica García, entonces portavoz de la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (AFEM), inició una campaña para pelear contra esta decisión. Las "mareas blancas" salieron a la calle durante todo el 2013 para defender el sistema público de Salud y finalmente ganaron al consejero de Sanidad y cerebro de aquella operación, Javier Fernández-Lasquetty, que terminó dimitiendo en 2014.

Para entonces Mónica ya era asidua de los programas de televisión pues, sabedora del poder de los medios de comunicación, iba a todos los programas que se lo ofrecían a defender los hospitales públicos y la necesidad de invertir en ellos. De aquellos años le sobrevive el apodo de "la pistolera" que le pusieron en las filas del PP después de que hiciese el gesto de apuntar al consejero como si tuviera una pistola durante una de las sesiones de control en la Asamblea. Los diputados "populares" la siguen llamando "la pistolera" cuando se refieren a ella en petit comité.

En ese caldo de cultivo, ideal para Podemos, fue "captada" por Iñigo Errejón y estando embarazada de su primera hija -tiene tres, cinco años la pequeña y nueve el mayor- comenzó a militar en la nueva formación de Iglesias, Errejón y Monedero. En 2015 José Manuel López era el candidato de Podemos a la Comunidad de Madrid y la incluyó en el número 22 de la lista. La candidatura obtuvo 27 diputados y Mónica comenzó a ser diputada regional, compaginando su trabajo en el hospital con la política. En declaraciones al diario El País, López ha dicho sobre ella: "Hay parlamentarios que hablan muy bien, pero hay otros que bucean entre papeles. Mónica es de estos".

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida de Mónica_García_G (@monicagarciag_)

La diputada en otra fotografía.

Pero en 2019 Más Madrid se escinde de Podemos y Mónica García no lo duda un instante y se va con Errejón, que la coloca como número 5 del partido para las elecciones a Cortes Generales, aunque no sale y regresa a la política regional. En Más Madrid compartió cabeza de lista durante algún tiempo con Pablo Gómez Perpinyà, que con inteligencia de politólogo dio un paso atrás ante el tsunami Mónica García durante la pandemia del COVID, ya que ha sido la portavoz del partido durante estos meses.

Cuando Amancio Ortega, dueño del gigante Inditex, anunció que donaba 320 millones de euros a la Sanidad española, Mónica García replicó en una entrevista en Madridiario.com que "este tipo de donación que viene de una persona que dice que hace ingeniería fiscal para no pagar impuestos en España, me parece un premio de consolación a la tercera fortuna del mundo. Los impuestos son los que nutren a la Sanidad pública, y si los pagara no necesitaríamos esta caridad. Algunos dicen: es que ha pagado 300 millones, y yo me pregunto cuánto tendría que haber pagado si hubiera pagado todos los impuestos que no ha pagado porque tiene las empresas en otros países. A través de los impuestos es como verdaderamente se financia la Sanidad. Me parece un lavado de imagen más propio de la beneficencia que de un sistema sanitario público serio, el cual se nutre de los impuestos".

Habrá que esperar al próximo 4 de mayo para saber si el "no" a Pablo Iglesias ha servido o le pasará factura en votos a Más Madrid y a Mónica García.

COMPARTIR: