30 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Está organizada por la empresa italiana Arthemisia que alquila espacios de titularidad pública abonando en contrapartida un porcentaje de taquilla

Martínez-Almeida cobra nueve euros a jubilados y parados por ver la exposición municipal de Botero

Presentación oficial de la exposición.
Presentación oficial de la exposición.
La exposición "Botero. 60 años de pintura”, ubicada en el Palacio Cibeles, sede del consistorio de Madrid, ha generado recientemente una gran polémica en relación con el precio de su entrada reducida, de 9 euros para colectivos como mayores o desempleados. Y es que muchas voces consideran este precio excesivo para grupos sociales especialmente vulnerables, máxime cuando las instalaciones que albergan la exposición son de titularidad pública.

Nadie puede dudar de la variedad y calidad de la oferta cultural de la ciudad de Madrid. Además de su innegable interés como consecuencia de su ingente patrimonio artístico, a diario se organizan actividades que permiten al visitante sumergirse en el mundo del arte y la cultura, con sus múltiples ramificaciones. Sin embargo, esta posibilidad no está al alcance de todos los bolsillos. En este sentido, la “Exposición Botero. 60 años de pintura”, ubicada en el Palacio Cibeles, sede del Ayuntamiento de la capital de España, es una muestra de ello.  

La exposición, que alberga hasta 67 cuadros en gran formato del pintor colombiano, la produce la empresa italiana Arthemisia, que suele alquilar espacios de titularidad pública gratuitamente o abonando en contrapartida un porcentaje de la taquilla para organizar sus actividades. En este sentido, el consistorio madrileño colabora cediendo sus instalaciones a esta poderosa “productora” de eventos culturales para la realización de esta actividad.

La exposición de obras de Fernando Botero, que los visitantes pueden disfrutar desde el pasado 17 de septiembre y hasta el próximo 7 de febrero, se enmarca en el espacio conocido como CentroCentro, un entorno que la propia página oficial de Turismo de la ciudad de Madrid define así: “un espacio público y abierto dedicado al arte contemporáneo, que presta especial atención a las prácticas artísticas y curatoriales tanto locales como nacionales e internacionales”.

Aunque de esta descripción se deduce la vocación pública del entorno, los requisitos para acceder a esta espectacular reunión de cuadros de Botero no parecen estar en consonancia. Y es que no son pocos los que han mostrado su disconformidad con el precio de las entradas. La tarifa estándar de acceso para el visitante general asciende a los 12 euros, pero no es este el motivo de la controversia.

La auténtica polémica llega con el valor de la entrada reducida. Según la web oficial de la exposición, “personas con discapacidad y su acompañante, personas en situación de desempleo, personas mayores de 65 años, titulares del carné joven, estudiantes menores de 25 años y miembros de familias numerosas” pueden beneficiarse de esta tipología de entrada, cuyo precio es de 9 euros. Una cantidad que algunos visitantes de la exposición han considerado “abusiva”.

No todos podrán disfrutar del particular estilo de Botero en la capital española.

Elcierredigital.com ha contactado con varios de ellos. “Estamos hablando de unas instalaciones públicas”, afirma un visitante. “Hay que fomentar la cultura desde los estamentos públicos, cómo se le puede pedir nueve euros a una persona que está en el paro?", añade otro.

En cualquier caso, la entrada a la exposición sí que es gratuita en ciertos casos: para menores de 12 años, grupos de entre 15 y 25 personas que pertenezcan a asociaciones y colectivos de interés público y social siempre que reserven con antelación, y guías oficiales de turismo de Madrid. Del mismo modo, están disponibles entradas de grupos escolares a 8 euros siempre que reserven previamente, y las de grupos estándar a 8 euros, también previa reserva.

Este medio ha tratado de contactar con el consistorio que preside Martínez Almeida para conocer su posición en cuanto a esta problemática, pero no ha recibido respuesta hasta el momento. Sea como fuere, el precio de la entrada reducida es llamativo si lo comparamos con tarifas de otros enclaves de interés cultural en la ciudad.

Un ejemplo claro es el Museo Nacional del Prado. Esta institución lleva tiempo permitiendo que, diariamente, los visitantes puedan acceder a sus instalaciones de forma gratuita en un horario concreto, algo que hacen otras entidades similares como el Museo Nacional de Arte Reina Sofía. Asimismo, en cuanto a la entrada reducida del Prado, de la que se pueden beneficiar mayores de 65 años, miembros de familias numerosas y titulares del carné joven, su precio no llega a los 4 euros.

COMPARTIR: