29 de noviembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El exportavoz del PSOE en el Congreso es ahora adjunto del jefe de Gabinete del presidente de Gobierno tras abandonar la consultora que fundó en 2019

Pedro Sánchez recompone su 'cuadrilla política': Antonio Hernando se incorpora al equipo de La Moncloa

Antonio Hernando.
Antonio Hernando.
El más difícil todavía se ha instalado en La Moncloa después de conocerse el fichaje de Antonio Hernando, el exportavoz del PSOE en el Congreso, un rostro al que el 'sanchismo' asociaba a la traición por su decisión de mantenerse como portavoz del PSOE en el Congreso tras haberse abstenido en 2016 en la investidura de Mariano Rajoy.

Pedro Sánchez ha decidido extender el espíritu de concordia que ha impregnado el 40º Congreso federal del PSOE al confirmar en el día de ayer que ha fichado para La Moncloa a Antonio Hernando, que hasta ahora encarnaba el rostro de la traición para el 'sanchismo'.

"Es un gran político y debemos tener a los mejores, y él lo es", aseguró el presidente del Gobierno en declaraciones a la Cadena SER. Antes de hacer efectivo el fichaje, Hernando ha salido de la consultora política que fundó hace dos años con Pepiño Blanco, Acento Public Affairs, lobby presidido por el 'popular' Alfonso Alonso que en 2020 facturó 2,1 millones de euros.

La cuadrilla

Sánchez ha tenido que hacer hueco en La Moncloa a Hernando, que cobrará algo más de 63.000 euros por ejercer de adjunto a la jefatura del Gabinete del presidente del Gobierno que lidera Óscar López. Y para ello ha enviado a Llanos Castellanos a Ferraz para ir preparando el próximo ciclo electoral.

Con esta incorporación, Sánchez se reúne con los otros dos componentes insignes de los 'Pepiños boys' que ejercían de fontaneros para José Luis Rodríguez Zapatero hace tres lustros: Óscar López y Antonio Hernando.

Hernando, vida y milagros

A Pedro Sánchez se le ha dado por muerto tres veces en la última década: en 2011 cuando se quedó sin silla en el Congreso, en 2014 al enfrentarse con el favoritísimo Eduardo Madina y en 2016 tras perder la secretaría general del PSOE.

De este último capítulo fue protagonista Hernando, fogueado en la UGT y en varias ONG en materia de inmigración en los noventa. Gracias a esta materia se convirtió en asesor del PSOE en 2001, que fue su trampolín para convertirse en diputado en 2004.

Hernando fue escalando peldaños dentro del PSOE: en 2008 se convertía en secretario de Política Municipal, en 2012 en secretario de Relaciones Institucionales y en 2014 en el número dos de facto del partido tras haber apoyado a su amigo Pedro Sánchez, que le colocaba como portavoz del grupo socialista del Congreso.

Pero esos días de vino y rosas se acabaron en el otoño de 2016, cuando Hernando rompió con Sánchez, al aceptar abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy y se apoyó en la gestora que controlaba el PSOE para quedarse con la portavocía del Congreso... cargo que dejó en la primavera de 2017 cuando su amigo recuperó la secretaría general y eligió a José Luis Ábalos para ocupar el cargo.

Pedro Sánchez. 

"Dormí muy mal cuando tomé la decisión de seguir como portavoz", decía Hernando. Que añadía: "Mi mujer y yo pensamos en Pedro Sánchez como padrino de bautizo de mi hija". Es decir, que esta relación se la llevó por delante el caldeado otoño socialista de 2016.

Sánchez tiene un plan

Las encuestas dan por amortizado a Sánchez por cuarta vez. Pero el presidente del Gobierno no se resigna y ha querido rodearse de sus amigos de Ferraz para intentar retener el poder con una batería de medidas progresistas (regulación de vivienda, abolición de la prostitución, final de la ley mordaza y de la reforma laboral de Mariano Rajoy) que quizá vayan acompañadas de una reforma constitucional.

El presidente, que confía en Félix Bolaños como nueva sombra en sustitución de Iván Redondo, asegura que no teme una posible subida del espacio electoral de Podemos: "Yolanda Díaz es una muy buena ministra de mi Gobierno. Si a mí me pregunta por candidaturas, yo soy extremadamente respetuoso con lo que hagan otras formaciones políticas, en este caso Unidas Podemos. Lo que sí que creo es que sería importante que se diera ese proceso de unión en ese espacio a la izquierda del PSOE porque al final, el sistema electoral en nuestro país penaliza la división".

"Necesitamos a todo el espacio progresista en plena forma. No aspiro solo a ganar las elecciones sino que aspiro a que tengamos una mayor representación parlamentaria porque así podremos hacer cambios mucho más rápidos y más profundos", afirma.

Los cambios que son difíciles de advertir son los relacionados con la factura eléctrica. Sánchez asegura que "es uno de los temas que más preocupa al Gobierno de España. Hemos incentivado la energía renovable y la protección a los vulnerables. También hemos aprobado medidas fiscales y les estamos diciendo a las energéticas que están teniendo unos sobrebeneficios a cuenta del precio de la electricidad. Vamos a abrir un debate a nivel europeo. Juntos somos más fuertes". 

COMPARTIR: