20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Solo en el año 2020, más de 2.000 agentes especializados participaron en operaciones de intervención de cannabis

Crece el cultivo de marihuana en España: Caen dos organizaciones en Zaragoza y Cataluña

Imagen de la macroplantación desmantelada en Zaragoza
Imagen de la macroplantación desmantelada en Zaragoza
En los últimos años España se ha consolidado como el invernadero mundial de la marihuana. La implicación de nuestro país en el tráfico de este estupefaciente ha provocado que todos los cuerpos de seguridad estén envueltos en operaciones de desmantelamiento de organizaciones criminales. Los dos últimos casos de detenciones relacionadas con este tema se han producido hace pocos días. La Guardia Civil en Zaragoza además desmanteló una plantación de marihuana de 2.600 unidades.

Hace varias décadas la marihuana se cultivaba principalmente en Marruecos y desde allí se importaba a España para la venta internacional y el consumo nacional. No obstante, el cultivo de marihuana en nuestro territorio ha crecido enormemente en los últimos años. Tal ha sido el aumento, que las organizaciones criminales europeas la están comprando principalmente de nuestro país. Se ha convertido en el primer eslabón de la cadena del fenómeno delictivo que supone la venta de marihuana. Los españoles se están ahorrando las inversiones en traslados de mercancía de Marruecos y están produciendo a nivel nacional.

El posicionamiento de España en el puesto número uno a nivel internacional en cuanto al cultivo de esta droga ha provocado el aumento del número de operativos de desmantelamiento relacionados con esta sustancia. El pasado año 2020 más de 2.000 agentes especializados participaron en operaciones de intervención de cannabis, ya fuese en el momento de la venta o en las plantaciones. Además, nuestros cuerpos de seguridad están colaborando con instituciones internacionales para llevar a cabo algunos de estos operativos.

Este pasado miércoles la Guardia Civil comunicó el desmantelamiento en Zaragoza de una macroplantación de marihuana al aire libre, que fue llevado a cabo en el marco de la operación “Mariapilatos”. Una investigación que se había iniciado en mayo con las sospechas sobre la existencia de una finca de cultivo de marihuana en Mequinenza, una localidad de Zaragoza. Finalmente, la Guardia Civil localizó la zona de plantación con cuatro bancales contiguos en los que se albergaban 2.656 plantas de marihuana. Cuatro personas, de entre 23 y 28 años, fueron detenidas por delitos contra la salud pública, por cultivo y elaboración de droga y por pertenencia a grupo organizado.

La Policía Nacional registra una plantación indoor de una red albanesa de drogas

Ese mismo día la Policía Nacional comunicó la detención de más de 100 presuntos delincuentes por otra macrooperacion, esta vez contra el crimen organizado de origen albanés. Se desmanteló un grupo internacional que se dedicaba al tráfico y cultivo masivo de marihuana en España. Es la detención de mayores dimensiones de todo el año. Tras 51 registros llevados a cabo por los Mossos d’Esquadra, la Policía Nacional, autoridades de Alemania y Albania y la EUROPOL en Tarragona, Barcelona, Girona y Castellón, se incautaron una tonelada de droga y 25.000 plantas de marihuana.

Estos dos operativos policiales, llevados a cabo en los últimos días, son una muestra de la relación directa de España con el cultivo de la marihuana, ya sea por organizaciones criminales de origen español o de otros lugares de Europa. El segundo caso es un ejemplo de los grupos delincuentes que intentan asentarse en España para producir aquí su mercancía y venderla posteriormente a los diferentes países de la Unión Europea.

El cultivo de marihuana que se realiza en España puede ser en plantación al aire libre o en pisos. Los vecinos de las personas que cultivan la droga también están sufriendo las consecuencias de este negocio ilegal, entre ellas, la del olor penetrante que acaba por introducirse en sus casas, impidiéndoles incluso dormir. El entramado de riego necesario para la realización de esta actividad también está generando humedades en los edificios y la manipulación de las conexiones eléctricas ha provocado incendios debido al inasumible coste de la potencia necesaria para el cultivo de esta droga.

COMPARTIR: