16 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La presunta víctima denuncia que habrían modificado imágenes de su cuerpo para parecerse al de la actriz que aparece en las filmaciones

Investigan a un oficial y a tres tenientes del Ejército de Tierra por acusar a una soldado de participar en vídeos porno

El general Ángel Serrano, el teniente coronel Carlos Granados, la capitana Cristina Serrano y la teniente coronel María Gracia Cañadas están siendo investigados por presuntamente haber atribuido vídeos de carácter pornográfico a una soldado. La denunciante asegura que habrían modificado imágenes de su cuerpo para que pareciera el de la actriz que aparece en las filmaciones de la web de contenido para adultos.

Cuatro altos cargos del Ejército de Tierra español son investigados por su presunta implicación en una trama para atribuir vídeos pornográficos a la soldado C. V. B. Así, la magistrada del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Daroca (Zaragoza) investiga a un general y dos tenientes coronel implicados en este caso que se remonta a febrero del año pasado y que le ha costado una sanción y problemas de salud a la presunta víctima, según ha informado el diario Público y ha podido saber este periódico.

La jueza ha ordenado tomar declaración a los cuatro militares por entender que “los hechos relatados hacen presumir la posible comisión de un delito”. En este sentido, la denuncia de la soldado hace alusión a la existencia de los delitos de injurias graves y falsedad documental, por la manipulación de diferentes imágenes.

Según fuentes cercanas al caso consultadas por elcierredigital.com, habrían modificado las imágenes de la soldado para que su aspecto físico se pareciera al de la mujer que protagoniza diversos vídeos de una web de contenidos pornográficos. La situación ha provocado a la denunciante un “trastorno adaptativo con síndrome de ansiedad”.

Entre los investigados se encuentran el general Ángel Serrano, quien firmó la resolución que para sancionar a la soldado de forma definitiva; el teniente coronel Carlos Granados, quien puso en marcha el expediente sancionador; la capitana Cristina Serrano, jefa de la batería a la que estaba asignada la denunciante y que actuó como testigo de cargo, y la teniente coronel María Gracia Cañadas, jefa de la unidad y quien firmó el informe que posteriormente dio lugar al expediente sancionador.

En febrero del año 2018 el teniente coronel Granados ordenó abrir una investigación sobre la soldado después de recibir el informe donde Gracia Cañadas aseguraba que la presunta víctima había explicado durante unas maniobras a cinco de sus compañeros “que participaba en una página de carácter pornográfico, mostrando una serie de imágenes”, así como animándolos a entrar en el portal web para ganar clicks, pues eso le supondría un beneficio económico.

militares

En dicho informe Gracia Cañadas también incluía “pantallazos” de los vídeos y de fotos de la soldado que, según la denuncia, habían sido manipuladas y, posteriormente, se pone en marcha el expediente. Tanto Cañadas como la capitana Cristina Serrano señalaron a la soldado como la protagonista de los vídeos pornográficos, pero fueron las únicas personas en identificarla, puesto que el resto de los testigos, que eran militares de tropa, no señalaron a la soldado como la mujer que aparecía en las filmaciones con seguridad.

En el expediente que se le abrió a la soldado consta un informe médico que describe las evidentes diferencias corporales que presenta en su cuerpo con la actriz que aparece en los vídeos. Se trata de cicatrices, tatuajes y modificaciones estéticas. Además, la mujer de los vídeos pornográficos habla inglés con facilidad y sin ningún acento peninsular, habilidad que no comparte con la militar. Tras esta investigación y sin más pruebas que lo anteriormente mencionado, la soldado fue sancionada con doce días de suspensión de empleo y sueldo por una falta grave.

María Gracia Cañadas fue investigada por los tribunales militares después de que su subordinada denunciara abuso de autoridad, acoso profesional y extralimitaciones en el ejercicio del mando, pero finalmente acabó siendo exonerada de los cargos. Cañadas fue la primera mujer que alcanzó el fajín de Estado Mayor en España y sonaba en círculos militares como la principal candidata a convertirse en la primera generala del Ejército.

Altas militares a pesar de sus problemas de salud

En agosto del año pasado, la teniente coronel declaró el alta de la soldado, a pesar de que llevaba seis meses de baja por un pinzamiento de la columna que se terminó complicando y produciéndole un aborto forzado. Además, la soldado también sufrió un ataque de ansiedad que empeoró el estado de su lesión, lo que le llevó al hospital desde la estación de tren de Zaragoza cuando iba a partir hacia Madrid.

Semanas después, la soldado no pudo cumplir otro alta militar debido a sus problemas de salud y nuevamente le abrieron un expediente disciplinario por falta grave al no haberse incorporado a su destino.

El militar que instruía el expediente no pudo citar en su unidad a la soldado para que fuera a declarar por el asunto de los vídeos, ya que las dolencias de la soldado se lo impedían. Tras esto, Gracia Cañadas emitió el alta militar a la presunta víctima.

COMPARTIR: