25 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este criminal chino, condenado a muerte, ha publicado desde la cárcel su libro 'El secreto culpable'

Los relatos de Yongbiao: Escribió una novela en la que contaba cómo asesino a cuatro personas

/ Yongbiao
El asesino Yongbiao, mató a cuatro personas en el año 1995.Sin embargo, las autoridades chinas no lograron capturarle hasta veinte años después. En 2010 publicó una famosa novela basada en los crímenes de los que él mismo era el autor.

Liu Yongbiao se crió en el seno de una familia humilde en la provincia de Anhui, China. Con pocos recursos económicos, ya que la zona donde vivían era más bien pobre, logró convertirse en un aclamado escritor, pero lo que nadie esperaba es que su novela estuviera basada en hechos reales. 

Se definía a sí mismo como un hombre de campo que, frustrado por no haber podido entrar en la universidad, comenzó a escribir textos para la revista literaria de la ciudad de Hefei, capital de Anhui. El éxito de su escritura no llegaría hasta 2010 con el lanzamiento de su novela “El secreto culpable” que fue publicada por una de las mayores empresas editoriales del país. En esta novela, el escritor narró los hechos de los que él mismo era protagonista aunque nadie de su entorno imaginó que más que un escritor era un asesino.

Liu Yongbiao, el asesino de Anhui

Por esta novela, Yongbiao recibió numerosos premios pero ni los lectores ni el mundo literario pensaron que lo que contaba en su libro había ocurrido realmente años antes. En 2013 pasó a formar parte de la Asociación de Escritores de China, algo que muy pocos escritores chinos de su provincia han conseguido. Un año después  escribió otra novela de éxito, esta vez de género romántico, que fue adaptada para una serie de televisión que se desarrollaría en cincuenta capítulos. 

En los años previos a su captura, el asesino se dedicaba a escribir y a dar clases de literatura, y había sido nombrado editor de un periódico de estudiantes. Cuando fue detenido, muchos de sus alumnos hablaron para los medios de comunicación y explicaron que el profesor era muy solitario y reservado y que no hablaba nunca de su vida personal. Además, según afirmaron, era una persona exigente pues en numerosas ocasiones criticaba duramente el trabajo de los estudiantes.

El crimen

La madrugada del 29 de noviembre de 1995, Liu Yongbiao y su vecino conocido como Wang, se dispusieron a robar a un cliente de un hostal del que ellos mismos eran huéspedes y que estaba regentado por dos ancianos y su nieto. Al parecer, Yongbiao y su cómplice asestaron a su víctima un golpe en la cabeza que acabó con su vida. Para esconder el crimen asesinaron también a la pareja que administraba la pensión y a su nieto de solo trece años.

A pesar de haber cometido cuatro asesinatos en un corto periodo de tiempo y en el mismo sitio donde ellos se habían hospedado, la policía no logró dar con ellos. 

Retratos robots realizados por la policía china de los sospechosos del crimen

Se analizaron toallas, huellas dactilares y gracias a los testimonios del resto de personas que se alojaban allí, se realizaron retratos robots de los sospechosos. Sin embargo, Yongbiao y Wang lograron escapar de la justicia durante 20 años durante los que llevaron una vida normal. Lo único que sabía la policía china era que los culpables eran de la provincia de Anhui porque tenían un acento muy marcado. Debido a la falta de pistas el caso se terminó archivando.

En junio de 2017 las autoridades ya tenían suficientes pruebas como para detener a Yongbiao y a su vecino. Gracias a los avances de la tecnología y a una muestra de ADN que había en un cigarrillo de la habitación del hostal, lograron dar con el escritor. Tras numerosas investigaciones fue así como se resolvió el crimen, con la detención de Yongbiao en su propia casa. 

Liu Yongbiao en dependencias policiales después de ser arrestado

Cuando llegaron los agentes, el asesino les estaba aguardando como confirmó con sus propias palabras “Llevaba esperándoles todo este tiempo”. Las fuerzas de seguridad de China afirmaron que la misma noche de su arresto el escritor mandó una carta a su mujer en la que se declaraba culpable del crimen y aseguraba haber vivido con miedo durante veinte años. Por otro lado, su supuesto cómplice del que solo ha trascendido su apellido, Wang, fue también detenido.

Yongbiao finalmente fue condenado a muerte en el año 2018, por robo y homicidio, según la sentencia dictada por el Tribunal Popular Intermedio de Hozhu. 

COMPARTIR: