22 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El exdirector de Gestión Económica del organismo SCS y su número dos fueron condenados tras 'trocear' contratos para repartirlos a empresarios afines

Un caso de corrupción salpica al Gobierno de Revilla, que asegura no conocer a los condenados "ni de vista"

/ Revilla
Dos exaltos cargos del Gobierno de Cantabria troceaban licitaciones para otorgar contratos a empresarios afines. Miguel Ángel Revilla recuerda que las competencias del Servicio Cántabro de Salud están en manos del PSOE y afirma que la corrupción le "repugna".

Todo parece girar en torno a la salud en la política cántabra. Y es que hace unos días Raúl Pesquera tomaba posesión de la Consejería de Salud tras la renuncia "por motivos personales" de Miguel Rodríguez.

En el acto, Miguel Ángel Revilla justificó su insólito desánimo porque acababa de sufrir "un achaque de salud". Algunos periodistas quisieron ver que lo que le había afectado es la condena de dos exaltos cargos del Servicio Cántabro de Salud (SCS).

Y es que hace unos días la Audiencia Provincial de Cantabria condenaba al exdirector de Gestión Económica del SCS Julián Pérez Gil y a su número dos, Javier González, tras evidenciarse que troceaban contratos para repartirlos a empresarios afines sin pasar por concurso.

"Que quede claro que no amparo la corrupción, que me repugna y que no la tolero", aseguró Revilla, que dice no conocer "ni de vista" a los condenados. "Yo no les he nombrado, ni sé quiénes son, ni he hablado nunca con ellos, ni les conozco", aseguró.

Revilla insinúa que son sus socios del PSOE los que deben dar explicaciones ya que era consejera la socialista María Luisa Real cuando ambos fueron condenados. Pero el PP, a través de María José González, le preguntó "por qué ha tolerado, no ha perseguido y ha amparado un caso de corrupción en su Gobierno".

Revilla y la corrupción

La corrupción es un material especialmente sensible para Revilla, ya que comenzó a adquirir entidad política en Cantabria cuando el expresidente Juan Hormaechea fue condenado por corrupción. El PRC digirió muchos de sus votos.

Revilla ha hecho gala desde entonces de la ética política, asegurando que el PRC nunca ha tenido nada que ver con la corrupción. Varios de sus libros, y en muchas de sus intervenciones televisivas, el presidente critica a condenados de otros partidos. Eso sí, cuando la corrupción ha salpicado a su Gobierno, pone excusas. 

Medio siglo de vida pública

Miguel Ángel Revilla es un 'animal político' que se ha diseñado un aura apolítica con la intención de eternizarse en la vida pública. Y la jugada le ha salido redonda: a sus 79 años preside Cantabria a lomos de una formación minúscula y personalista.

Le toca renovación al Partido Regionalista de Cantabria, liderado por este banquero que utiliza una especie de nacionalismo cántabro de baja intensidad para ganarse apoyos transversales. Y no es que la renovación le apetezca a Revilla, que moriría sobre el escenario.

Sino porque, tal y como reconoce, "es ley de vida". Todas las quinielas apuntan como sustituto a Francisco Javier López Marcano, que el pasado año asumía la consejería de Industria, Turismo, Innovación, Transporte y Comercio.

A Marcano, a sus 67 años, le apetecía volver a la arena política después de verse obligado a dejarla en 2015 porque Podemos condicionó una abstención que permitiese la investidura de Revilla con su 'cabeza', muy señalada por unas ayudas públicas al Racing del Santander que, tras muchos años, se han quedado sin castigo judicial.

Revilla tiene un plan

La intención de Revilla, tal y como señalan fuentes del PRC a Elcierredigital.com, es intentar ganar en las autonómicas de 2023 y, una vez renovado en el cargo ya octogenario, ceder la presidencia de Cantabria y del PRC a otra persona.

Revilla. 

El favorito en todas las quinielas es Marcano, que según esas mismas fuentes "no es especialmente el gran amigo de Revilla, pero es de su misma escuela ética. El consejero es más turbio que el presidente, del que nadie duda que se eche un euro al bolsillo. Pero ambos se entienden bien y Revilla sabe que en el PRC, tan moldeado a su imagen y semejanza, no hay demasiado banquillo".

Si Marcano vuelve a tener algún problema judicial, las opciones de Revilla para designar sucesor son Paula Fernández, actual consejera de Presidencia, Interior, Justicia y Acción Exterior, o Guillermo Blanco, consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Revilla nunca cambia

Año 1984. El mítico espacio 'La Clave', de José Luis Balbín en TVE, mira a Cantabria y allá va un desconocido parlamentario autonómico llamado Miguel Ángel Revilla, perteneciente al entonces minoritario Partido Regionalista de Cantabria.

Ojo al discurso de Revilla: "Bien sabe dios que yo en la política estoy a disgusto. Y estoy deseando que estos socialistas, que dicen que lo van a arreglar todo, lo hagan, para marcharme a Polaciones a pescar. Así de claro. El primer día que se cumplan las condiciones que anuncian que se van a hacer, yo cuelgo mi chaqueta de político. ¡Porque la odio! Si yo fuera un político, no estaría en el Partido Regionalista de Cantabria. Me hubiera apuntado a uno de los grandes para llegar arriba, no a un partido donde encima me cuesta de mi bolsillo la mitad de lo que gano. Eso es así de claro".

En 1988 Revilla accedería al liderazgo del PRC, en 1995 se convertiría en vicepresidente de un Gobierno liderado por el PP, en 2003 accedería a la presidencia porque el PSOE le apoyó como tercera fuerza para echar al PP, en 2011 perdió el poder mientras ganaba puntos en los platós televisivos madrileños y en 2015, convertido en una especie de líder regeneracionista, recuperaba el trono. En 2019, por fin, el PRC se convertía en la primera fuerza de Cantabria y adquiría voz en el Congreso.

¿Por qué gana en Cantabria?

Una persona que trabajó en los aledaños de los gobiernos de Revilla cuenta a Elcierredigital.com que los triunfos de este exótico dirigente son varias: "Es un gran comunicador: suple sus carencias intelectuales y sus problemas, algunos de salud relacionados con el riñón, con chistes, villancicos, canciones y anécdotas".

"Además, ha dotado de estabilidad al PRC, que ha conseguido hacerse fuerte en medio de un panorama lastrado por la eterna falta de liderazgo del PP y el PSOE en la región, que no encontraron recambio para un personaje carismático como el expresidente Juan Hormaechea".

Y añade: "El PSOE entró a partir de 2003 en tal declive que intentó compensar su desgaste extendiéndole un 'cheque en blanco político' a Revilla, que llegó a la presidencia siendo tercera opción. Revilla aquí preside, pero no gobierna".

"Lo que le gusta es aparentar pero, al menos, es una persona ética que ha sabido sobreponerse con su aire rural en una ciudad como Santander que sigue siendo muy clasista: aquí son importantes los apellidos y pesa si eres santanderino de toda la vida (STV). Y él es de un municipio de 200 habitantes, Polaciones, que camina con albarcas y canta unas canciones montañesas conocidas como 'boñigadas'", continúa.

Cierto es que Revilla no pasa por sus mejores momentos tras sufrir un abucheo de los hosteleros cántabros a pesar de que él es un 'hombre de bar'

Franquismo y democracia

Abusa Revilla de los discursos entre emotivos y demagógicos. Y cuando visita a Bertín Osborne, Pablo Motos o Iñaki López (encantados con el presidente autonómico con más tirón de audiencia) elabora un discurso en el que se presenta como un demócrata 'de toda la vida'.

No es fácil imaginárselo, viendo lo que decía en 1973. En aquel año hasta los franquistas de primera hora estaban blanqueando sus camisas azules. Pero un joven Revilla, gerifalte del Sindicato Vertical fascista, no se cortaba.

"Tenemos que hacer comprender al mundo que el pensamiento joseantoniano, adecuadamente actualizado, tiene plena vigencia en el contexto actual. Tenemos una ideología que siempre he pensado que era exportable, en función, naturalmente, de una actualización del pensamiento de José Antonio", afirmaba.

COMPARTIR: