23 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Además de este juicio, el joven está a la espera de conocer la pena impuesta por su viaje a Ribadeo en el que se hizo pasar por un funcionario público

La Justicia condena a un año y nueve meses de prisión al Pequeño Nicolás por falsificar su DNI para el examen de selectividad

Francisco Nicolás manteniendo una acalorada discusión
Francisco Nicolás manteniendo una acalorada discusión
Francisco Nicolás Gómez Iglesias, conocido como el Pequeño Nicolás, ha sido condenado a un año y nueve meses de prisión por la falsificación de su DNI para que un amigo realizase la prueba de selectividad del año 2012 en su nombre. Unido a esto, el joven madrileño está a la espera de la sentencia del juicio por su viaje a Ribadeo en el que la Fiscalía reclamó para él siete años de prisión por los delitos de usurpación de funciones públicas, falsedad en documento oficial y cohecho pasivo.

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a Francisco Nicolás Gómez Iglesias, más conocido como El Pequeño Nicolás, a un año y nueve meses de prisión por por delito de falsedad documental que cometió al falsificar un DNI para que su amigo realizará el examen de selectividad en su nombre. Una condena que se encuentra muy alejada de los cuatro años y medio de prisión que solicitaba el fiscal para el joven madrileño.

La Audiencia considera probado que, en el examen de selectividad de septiembre de 2012, Francisco Nicolás planeó junto a su amigo la suplantación de su identidad para que realizara el examen en su nombre utilizando un DNI del primero con la foto del segundo. Debido a esto, el amigo del Pequeño Nicolás ha sido condenado a un año de prisión, mientras que la trabajadora de la Policía que permitió la creación del DNI ha sido condenada a nueve meses de cárcel por cometer una “imprudencia grave”. La condena a la funcionaria no ha sido mayor debido a que los jueces no consideran probado que formara parte del plan ni que se percatara de que la foto era distinta pese a que “se hallaba en condiciones de hacerlo de haber prestado una mínima atención”.

Francisco Nicolás dirigiéndose a uno de sus juicios. 

Esta es la primera de las sentencias que esperaba Francisco Nicolás, ya que el joven todavía está pendiente de la resolución del juicio que comenzó el pasado 11 de mayo en el que la Fiscalía reclamaba para él siete años de prisión por los delitos de usurpación de funciones públicas, falsedad en documento oficial y cohecho pasivo, además, el Ministerio Público pidió la imposición de una multa de 81.000 euros. En este juicio también se sentaron en el banquillo como acusados dos policías que se enfrentan a una petición de dos años y medio de prisión.

Los hechos por los que se le acusaron en este juicio tuvieron lugar en el año 2014, cuando, con tan solo veinte años, Francisco Nicolás acudió a un almuerzo con un empresario en Ribadeo haciéndose pasar por un funcionario público que servía como enlace entre el Gobierno y la Casa Real. Para lograr esta hazaña, Nicolás se puso en contacto con uno de los agentes de policía acusados y le prometió una gratificación económica si le proporcionaba los medios policiales necesarios para hacerse pasar por un cargo público al llegar al almuerzo. Tras esto, solicitó a la Policía Municipal de Ribadeo que les acompañara en la comitiva y alquiló cuatro vehículos con sus respectivos conductores, para los cuales creó falsas acreditaciones del Ministerio del Interior.

Francisco Nicolás durante el juicio por el viaje a Ribadeo.

 
 El segundo agente acusado entró en escena durante el viaje al restaurante, en el que, junto al primero, se hicieron pasar por policías que realizaban labores de escolta a una autoridad. Para ello colocaron acreditaciones oficiales del Ministerio del Interior en dos vehículos. El engaño se realizó de manera tan brillante que incluso el alcalde de Ribadeo se unió a la comida. Junto a estos dos procesos judiciales, el Pequeño Nicolás tuvo que hacer frente en el pasado a una denuncia por injurias y calumnias al Centro Nacional de Inteligencia, acusación de la que salió absuelto, además, parece que las condenas al joven madrileño por los casos del DNI y el viaje a Ribadeo quedarán muy alejadas de los más de once años de cárcel y de la multa de casi 120.000 euros a los que se enfrentaba en un inicio.
COMPARTIR: