25 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En 1919 las protestas nos convirtieron en el primer país que blindó la jornada de ocho horas por ley, y ahora se producen por el precio del carburante

Las huelgas que han paralizado España: De 'La Canadiense' al actual bloqueo masivo de transportistas

Camioneros ponen un cartel de 'SOS Transporte'.
Camioneros ponen un cartel de 'SOS Transporte'. / Huelga de transporte en España, 2022.
La actual huelga de transportistas, motivada por la brutal subida del precio de los combustibles, está consiguiendo paralizar el transporte en España. Incluso algunas empresas como Danone están anunciando que, de seguir así, se verán obligadas a parar la producción. La inminente falta de suministros lleva a recordar otras grandes huelgas que paralizaron el país: La Canadiense, la Huelgona, la Marea Blanca y otras más. Hacemos un recorrido por la lucha de los derechos laborales en España.

Estos días se está viviendo una situación que afecta directamente a la falta de alimentos y otros productos en supermercados y establecimientos. Los transportistas están a un paso de llegar a la huelga total, pues cada vez son más camiones y furgonetas los que se unen a las protestas –más de 50.000 se han unido en las últimas horas. Empresas como Danone, Calvo, Pascual o Estrella Galicia han anunciado ya que, si la situación continúa, deberán paralizar la producción.

La huelga comenzó el pasado 14 de marzo; un parón indefinido que, mediante bloqueos en los accesos a las carreteras de distintas provincias españolas, pretende mostrar el descontento de los transportistas por sus condiciones actuales. ¿El motivo principal? La subida de precios de la energía y el gasóleo como consecuencia directa de la guerra en Ucrania. Pese a que el Gobierno ha ofrecido una ayuda directa de 500 millones de euros en el gasóleo para profesionales, las asociaciones de trabajadores creen que no es suficiente y piden mayor concreción. Hasta que no lo consigan, no retomarán la actividad.

La actual huelga de transportistas lleva a pensar en muchas otras anteriores. Los derechos de los trabajadores en España, aunque a veces se olvide, no son fruto de la buena intención de los políticos ni mucho menos de la providencia. Detrás de cada uno de los derechos laborales hay luchas de la clase obrera en las que se han perdido vidas, se ha derramado sangre y, sobre todo, se ha paralizado el país –o parte de él.

‘La Canadiense’ hizo mejor a España

Corría el año 1919 y, en Barcelona, la empresa eléctrica Riegos y Fuerzas del Ebro, asociada a la Barcelona Traction –conocida como La Canadiense por su origen–, despedía a ocho oficinistas que pretendían crear un sindicato para luchar por la igualdad de derechos y salarios de los trabajadores. Tras la decisión, todos los trabajadores de la unidad decidieron ponerse en huelga al considerar injusta la medida. ¿La respuesta de la empresa? El despido de todo el que secundó la huelga.

Sin embargo, la totalidad de los trabajadores de la empresa decidió ponerse en huelga, en solidaridad con el despido colectivo, algo que pronto contagió al Sindicato Único de Agua, Gas y Electricidad de la CNT, desde donde se convocó a una huelga de todo el sector. La ciudad de Barcelona quedó completamente paralizada, pues el parón afectó a la electricidad, al gas y al sector ferroviario. Barcelona se quedó a oscuras durante varios días, y los cortes se extendieron a toda Catalunya.

Trabajadores tirando un tranvía durante la huelga de 'La Canadiense'.

Ante tales circunstancias, se despidió a más de dos mil personas y el gobernador declaró el estado de guerra. Unos tres mil obreros fueron detenidos y se proclamó la huelga general en Barcelona. El Gobierno se vio obligado a aceptar las exigencias de los trabajadores: libertad de los detenidos, readmisión de los despedidos, reapertura de los sindicatos y la aprobación de la jornada de ocho horas para todos los sectores. Además, se obligó a los empresarios a pagar a los huelguistas la mitad de los salarios que se les descontaron por los paros.

De este modo, España se convirtió en el primer país en el mundo en blindar la jornada de ocho horas por ley.

'La Huelgona' y otros grandes parones

En 1962 se vivió una huelga en el sector de la minería en España: La Huelgona. Aún en el régimen franquista, estos trabajadores consiguieron que un ministro de Franco fuera a negociar con ellos. Así, lograron que se publicase un decreto urgente que les otorgaba una mejora en sus condiciones laborales, sobre todo, en cuanto al salario.

Durante la segunda legislatura del socialista Felipe González, se vivió una de las huelgas que más se recuerdan en la actualidad. La UGT rompía con su partido de cabecera, el PSOE, y se unía a Comisiones Obreras para convocar una jornada de paro general que duraría 24 horas. Pero, ¿qué la desencadenó? La causa fue la aprobación del Gobierno de una medida que abarataba el despido y la introducción de los contratos temporales –contratos basura– para los jóvenes. El Plan de Empleo Juvenil fue solo la gota que colmó el vaso, pero más de ocho millones de trabajadores se rebelaron en contra de las políticas sociales y económicas de González. Aunque tardaron meses en conseguirlo, gran parte de las reivindicaciones dieron su fruto.

Manifestación durante la huelga de 1988.

El 2012 se presentó cubierto de blanco, pues se produjo una huelga en el sector sanitario en Madrid que se conoció como la 'Marea Blanca'. Esta huelga está muy ligada al movimiento 15-M, que llenó las plazas más importantes de las ciudades españolas de ‘indignados’ por la situación tan precaria que se vivía en el país. De este modo, la 'Marea Blanca' luchaba contra las privatizaciones y los cierres de centros de salud. Aunque los servicios de urgencias y otros relacionados con enfermedades graves se mantuvieron activos, durante 10 meses se ofrecieron únicamente servicios mínimos. Tras este tiempo, el gobierno de Mariano Rajoy suspendió los planes de privatización.

En 2013, la huelga del sector de jardinería y limpieza dejó una imagen de Madrid abarrotada de basura y con olor a podrido; en 2018, los trabajadores de Ryanair en España exigieron que se les aplicase la legislación española mediante una huelga; en 2019, la huelga de taxis en Madrid y Barcelona contra los VTC consiguió dejar a estas grandes ciudades sin este servicio durante 16 días. Aunque las huelgas generales no tengan ya el mismo impacto ni la clase obrera tenga un espíritu tan combativo como el que se tenía hace años, los derechos laborales solo se consiguen luchando por ellos, aunque eso implique paralizar el país como lo están haciendo los transportistas españoles.

COMPARTIR: