05 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La publicación ‘Pastoreen el rebaño de Dios’ marca el protocolo de los veteranos líderes de esta religión para gobernar y controlar a sus adeptos

Este es el 'castigo' de la cúpula de los Testigos de Jehová a sus exmiembros: La "muerte social"

El Cierre Digital en
/ Testigos de Jehová.
El proceso judicial entre los testigos de Jehová y sus víctimas sigue su curso. En el juicio, que tiene previsto finalizar a mediados de diciembre, se tratarán temas como la “muerte social” que los antiguos miembros (o adeptos) dicen sufrir por parte de la congregación religiosa. El Cierre Digital ha tenido acceso al escrito ‘Pastoreen el rebaño de Dios’, en el que se marca el protocolo que deben seguir los ancianos de la congregación para temas como los “apóstatas” o el abuso de menores.

La Asociación Española de Víctimas de los Testigos de Jehová (AEVTJ) se encuentra actualmente sumida en un proceso judicial contra los testigos de Jehová. Estos últimos denunciaron a la asociación y a la junta directiva por un presunto delito por el “derecho al honor de la confesión religiosa”. El juicio, que comenzó el pasado 8 de noviembre —y cuenta con el letrado experto en sectas Carlos Bardavío como defensa de la AEVTJ— se extenderá hasta mediados de diciembre.

Entre las solicitudes que los testigos de Jehová plantean en el escrito al juzgado —al que ha tenido acceso elcierredigital.com— se encuentran la “eliminación del nombre” de la asociación, del “contenido injurioso recogido en los estatutos”, su “extinción” y “la cesación de la divulgación de comentarios o informaciones semejantes a través de cualquier medio”. Además, se pide una “indemnización de daños y perjuicios” a la AEVTJ por las informaciones difundidas.

Según explicaba Israel Flórez, presidente de la AEVTJ, en una conversación con elcierredigital.com, esta denuncia es un intento por hacerlos “desaparecer, porque dicen que ellos no son causantes de ningún tipo de víctimas”. Además, tal y como afirma, “no quieren que se sepa lo que está pasando dentro”.

La “muerte social” a los apóstatas

“La gente suele conocer solamente que hay una problemática [para los testigos de Jehová] que es la sangre. Pero hay un problema de trasfondo muy grande. Si se mantiene un número de testigos de Jehová hoy en España es porque se les obliga a estar dentro, porque si se van, a sus familiares y amigos les dicen que ya no les pueden hablar. Les coaccionan para que no les hablen, para que no les saluden [esto es lo que se llama muerte social]. Y si no evitan el contacto con el expulsado o apóstata, como ellos les llaman, entonces se pueden ver envueltos en un comité judicial e incluso ser expulsados de los testigos de Jehová”. Así daba a conocer Flórez en una conversación con elcierredigital.com algunos de los problemas más relevantes a los que se ven enfrentados los antiguos adeptos a la congregación religiosa. Unos que, afirmaba, los testigos de Jehová intentarían rebatir en el juicio.

Israel Flórez, presidente de la Asociación Española de Víctimas de los Testigos de Jehová.

Sin embargo, elcierredigital.com ha tenido acceso a la publicación de la Watchtower Bible and Tract Society —la empresa de los testigos de Jehová— ‘Pastoreen el rebaño de Dios (1 Pedro 5:2)’ que marca el protocolo de los ancianos de la congregación para gobernar a sus adeptos. En el escrito de 274 páginas se expone la actuación de estos miembros ante asuntos tan controvertidos como la pornografía, el abuso infantil, los suicidios y, por supuesto, cómo manejar a los expulsados o desasociados.

22481_pastoreen-rebano-dios

Portada de la publicación 'Pastoreen el rebaño de Dios'.

Si bien no se especifica literalmente a lo largo del escrito que se deba dar la denominada “muerte social” a los apóstatas, sí que se hace referencia en diversas ocasiones. Concretamente, en el capítulo 12 se especifica como “conducta descarada” el “tratar innecesariamente con personas expulsadas o desasociadas”.

Tratar con “desasociados”, una “conducta descarada”

La denominada “conducta descarada” es aquella a la que ellos consideran “conducta que traspasa todos los límites socialmente aceptables (…) actos que revelan falta de respeto, desatención o hasta desprecio por las normas, leyes y autoridad divinas”.

En este apartado, afirman que “se deberá tomar acción judicial si a pesar de los repetidos consejos un hermano tiene trato voluntario, continuo e innecesario con personas expulsadas o desasociadas que no son familiares”. Una acción judicial que, por lo que se infiere entre las páginas, sería orquestada por los propios testigos de Jehová.

También, expresan que “si se sabe que un miembro de la congregación tiene trato innecesario con familiares expulsados o desasociados que no viven en su casa, los ancianos utilizarán las Escrituras para aconsejarlo y razonar con él. (…) Si es obvio que un cristiano está violando el espíritu o intención del mandato sobre la expulsión y no hace caso del consejo, ya no cumpliría los requisitos para tener privilegios en la congregación por no ser ejemplar”.

Testigos de Jehová.

Además de estos apartados, que parecen invitar a aquellos que son miembros a no tener contacto con los que no lo son, más adelante, en el capítulo 25 —donde se expresa el procedimiento para personas expulsadas o desasociadas—, se especifica que “un anciano puede visitar a un expulsado en cualquier momento que sea oportuno o incluso llamarlo por teléfono”, sin embargo “no se debe contactar con apóstatas activos, con personas que intentan inducir a otros a pecar ni con los que han hecho saber que no quieren tener nada que ver con la congregación cristiana”.

Desasociados por la sangre

Además del trato a este tipo de personas, que ya no formarían parte de los testigos de Jehová, en el escrito —concretamente, en el capítulo 18— se establecen las “acciones que pueden indicar que alguien se ha desasociado”. Entre ellas, se encuentran “manifestar la firme decisión de ya no ser reconocido como testigo de Jehová”, “afiliarse a otra organización religiosa y manifestar su intención de seguir en ella” y “actuar de una manera que viole la neutralidad cristiana”.

Otro de los supuestos por los que una persona podría desasociarse llama especialmente la atención: “Aceptar sangre por voluntad propia y no arrepentirse”. Según el escrito, “si alguien acepta una transfusión de sangre por voluntad propia, quizás por hallarse sometido a extrema presión, un comité (no judicial) obtendrá los hechos y determinará cuál es su actitud. Si está arrepentido, el comité le prestará ayuda espiritual. (…) Si los ancianos del comité determinan que la persona no está arrepentida, deben anunciar su desasociación”.

El problema de los testigos de Jehová con su negación a recibir transfusiones de sangre ha sido difundido por la prensa en diversas ocasiones. Elcierredigital.com ya habló de uno de estos casos en el año 2019, cuando una joven testigo de Jehová se encontraba en estado crítico por no autorizar dicha transfusión de sangre.

Trato con periodistas

A lo largo del escrito, los testigos de Jehová hacen referencia en numerosas ocasiones a los ya citados comités judiciales que, tal y como expresan en el capítulo quince, se mantienen en secreto fuera del círculo de los testigos.

Testigos de Jehová con una de sus publicaciones.

“Si un periodista o un abogado que represente al acusado se comunica con los ancianos, estos no deben dar ninguna información sobre el caso ni confirmar la existencia de un comité judicial. Más bien, deben ofrecer la siguiente explicación: 'El bienestar físico y espiritual de los testigos de Jehová es de primordial importancia para los ancianos, que con gusto dan ayuda espiritual a los miembros de la congregación. Esta ayuda se ofrece de manera confidencial; así, quienes acuden a ellos pueden hacerlo sin preocuparse de que lo que digan sea divulgado más tarde. Por esa razón, no hacemos comentarios en cuanto a si los ancianos se han reunido o se están reuniendo con algún miembro de la congregación'. De ser necesario, los ancianos pueden obtener el nombre y número de teléfono de la persona que solicita la información y decirle que su abogado se pondrá en contacto con ella, tras lo cual llamaran al Departamento de Asuntos Legales”, queda reflejado de este modo el trato con periodistas.

Entre las cuestiones que pueden dirimir en comité judicial se encuentran algunas tales como el abuso a menores, los divorcios y los suicidios.

COMPARTIR: