05 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El titular de Fomento utilizó el puente de la Fiesta Nacional para un viaje de ocio al país andino con su familia tres días antes del inicio oficial

El Gobierno de Sánchez conoce al constructor que viajó de turismo a Perú con el ministro Ábalos y que está vinculado a una multinacional española

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, comenzó en el día de ayer su viaje oficial a Perú que durará hasta el próximo miércoles. Sin embargo, la mano derecha de Pedro Sánchez en su toma de posesión en La Moncloa lleva en el país andino desde hace más de tres días, cuando llegó acompañado de su familia y un conocido constructor para hacer turismo durante el puente de la Fiesta Nacional de España

La noticia publicada por El Cierre Digital sobre la ausencia del ministro José Luis Ábalos en los actos oficiales del Día de la Hispanidad, precisamente en el primer año en el que el Gobierno de Pedro Sánchez se sitúa en la tribuna preferencial del Paseo de la Castellana en el desfile de las Fuerzas Armadas, ha llamado poderosamente la atención. Sectores de la vida política, empresarial y social española no dan crédito todavía a la noticia publicada por nuestro periódico sobre la ausencia de este conocido político unido estrechamente a los intereses de Pedro Sánchez.

Solo hubo dos ausencias significadas, la de Ábalos y la del ministro del Interior Fernando Grande-Marlaska que se disculpó por unas molestias físicas, dos ministros que junto a la titular de Defensa, Margarita Robles, mantienen una dura lucha ideológica y de poder con otros miembros del ejecutivo, como la Vicepresidenta Carmen Calvo con la que tienen serias discrepancias.

El hecho de que José Luis Ábalos haya "pasado olímpicamente”-como reconocen personas muy próximas al ejecutivo de Sánchez- de un día tan emblemático para “su Gobierno” como el 12-O pone de relieve las serias discrepancias que existen dentro del ejecutivo socialista. Ábalos decidió, con conocimiento de los miembros del Gobierno, adelantar su viaje oficial a Perú, que debía comenzar ayer día 15 de octubre para pasar varios días de “puente” visitando las maravillas arqueológicas de este país andino.

El famoso “Jet-Lag” de Ábalos

El hecho de que el ministro José Luis Ábalos adelantase su viaje oficial a Perú tenía, además, otras connotaciones añadidas. Se le esperaba en el edificio de la representación española en Lima, pero su ausencia injustificada en el acto oficial que el embajador de España en Perú había organizado para celebrar el Día Nacional de España levantó de nuevo las sospechas. El embajador Ernesto de Zulueta Habsburgo-Lorena había comunicado a los empresarios españoles la presencia del ministro para tal acto y se le esperaba por decenas de compatriotas para comentar todo lo que acontece a los intereses nacionales en este país andino. La ausencia del ministro Ábalos fue muy comentada y se justificó con una escueta frase: “Tiene Jet-Lag, ha sido un viaje muy duro”.

Los corrillos en la embajada española no paraban de comentar que esta ausencia iba unida al interés del ministro Ábalos por conocer el Machu-Pichu y el hecho de haberse traído en un viaje oficial a su familia, su compañera sentimental Carolina y a los dos hijos habidos de esta relación. Junto a ellos aparece la sombra de un conocido constructor vinculado a una multinacional española con intereses en Perú. El Gobierno de Pedro Sánchez conocía perfectamente este viaje de Ábalos al país andino junto a este relevante empresario. Tal y como se comentó por los ministros en los corrillos del Paseo de la Castellana. Los rumores indicaban que Ábalos estaba ligado al “Sexto Congreso Iberoamericano de Seguridad Vial”, que se celebraba en el hotel Sheraton de Lima del 16 al 18 de octubre en el que curiosamente se abordaban la seguridad vial en las carreteras iberoamericanas y al que significativamente iban importantes responsables y CEOS de una conocida empresa constructora española.

La agenda oficial de Ábalos con los constructores

El ministro José Luis Ábalos ha mantenido ya y va a mantener hasta mañana miércoles  encuentros en la Embajada con empresarios españoles del sector que participan en más de 37 proyectos por un valor de 7.341 millones de euros, un encuentro que tiene como objetivo apoyar y reforzar las inversiones españolas en el país iberoamericano, en el que España es el primer país inversor con una cuota del 18 % sobre el total de inversiones extranjeras.

El ministro de Fomento José Luis Ábalos

Ábalos también visitó el lunes las obras del Complejo Deportivo de Villa María del Triunfo (Complejo Deportivo Andrés Avelino Cáceres), que ejecuta el consorcio Sacyr-Saceem, que será una de las sedes de los Juegos Panamericanos 2019 y con unos empresarios con los que mantiene una cierta amistad.

Hoy martes participa en la inauguración del VI Congreso Iberoamericano de Seguridad Vial, que cumple 10 años desde su primera edición y lo hará bajo el lema "Soluciones para carreteras y ciudades más sostenibles".

El congreso está organizado por el Instituto Vial Ibero-americano (IVIA), del que forma parte la Dirección General de Carreteras del Ministerio de Fomento.

También hoy, Ábalos se reunirá con el director ejecutivo de la Agencia de la Promoción de la Inversión Privada en Perú (ProInversión), Alberto Ñecco, que se encarga de promover la inversión privada y su posterior incorporación de los proyectos al servicio público.

Para finalizar su viaje oficial a Perú, el miércoles Ábalos visitará las obras de construcción de la línea 2 del Metro de Lima, que realiza un consorcio en el que participan las empresas españolas ACS y FCC.

Se espera con expectación la vuelta del ministro José Luis Ábalos a España para que dé una explicación sobre su ya famoso puente en Perú y su ausencia significada de los actos en el Día de la Fiesta Nacional siendo la primera presencia oficial del Gobierno Sánchez en un acto tan importante a nivel popular.

COMPARTIR: