29 de mayo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La AUGC alerta sobre la falta de agentes dedicados especificamente a materias de Seguridad Ciudadana en la España vaciada

Denuncian la precaria situación de la Guardia Civil, sin medios ni efectivos para atender a la población rural

La Guardia Civil es fundamental en el medio rural.
La Guardia Civil es fundamental en el medio rural.
La Guardia Civil pierde a pasos agigantados su carácter de policía del medio rural en España. Lo hace en silencio pero inexorablemente. A la pérdida de efectivos se suma la falta de incentivos para que los nuevos guardias pidan destinos rurales poco apetecibles para la mayoría. En Huelva, Burgos, La Rioja o Ibiza es difícil cubrir el cupo de agentes necesarios para atender las necesidades de los ciudadanos en el medio rural.

La España vaciada o despoblada también ha llegado a la Guardia Civil. La asociación mayoritaria en el Cuerpo, la AUGC, ha alertado de la pérdida de efectivos dedicados a labores de Seguridad Ciudadana en lugares como Burgos, La Rioja, Teruel, Huelva o Ibiza, sin ir más lejos. Las causas son diferentes en cada caso, aunque se da un denominador común en todos ellos: La falta de acuartelamientos en zonas rurales y de incentivos para pedir trasladados a ellos y la peligrosidad de algunos destinos.

Dentro de un par de meses se celebrará un nuevo juicio contra Igor el ruso por el asesinato de dos guardias civiles y un pastor en la provincia de Teruel. La pareja asesinada era una de las únicas tres patrullas que vigilan decenas de kilómetros cuadrados en la zona.

Cuartel abandonado de la Guardia Civil.

El caso de Teruel es extrapolable a muchas otras provincias. En 2011 se inauguraron dos nuevos cuarteles, en Calaceite e Hijar, pero de los 765 efectivos quedan 650 repartidos en 31 cuarteles, es decir 115 menos que hace nueve años. De ellos, 250 se dedican a patrullar en poblaciones y medios rurales en una de las provincias más extensas de la geografía española. Además, ninguno de esos puestos están abiertos las 24 horas, otros solo abren un día a la semana y la mayoría lo hace de lunes a viernes entre las 9 y las 14 horas. El único que no cierra nunca es el de Teruel capital, porque corresponde al de la Comandancia de la provincia.

Caos en Huelva

En el otro extremo de la Península, en Huelva, la AUGC ha denunciado que se ha producido un "duro golpe para la seguridad ciudadana, que ha perdido nada menos que 45 guardias civiles en el último año". Este año llegaron 60 nuevos guardias pero se marcharon un centenar, que junto al movimiento interno de otros efectivos han dejado un déficit de 45 guardias menos.

"La situación es incluso más grave en determinadas unidades que han sufrido recortes en el número de efectivos, como ha ocurrido en el Puesto de Almonte, donde se marchan once guardias civiles y se incorpora solo uno. A pesar de los destinos publicados siguen existiendo muchas vacantes sin cubrir en la provincia, más de cien, pero incluso aunque se cubrieran todas ellas, sería necesario incrementar aún más el catálogo de esta provincia, como de hecho ha reconocido la propia Jefatura de la Guardia Civil en Huelva", dicen desde la AUGC.

La Guardia Civil vigila y evita robos en el campo.

En Huelva dan ejemplos claros de la inseguridad que esta medida acarrea: "El ejemplo lo tenemos días pasados, durante el robo producido en los establecimientos de El Rompido, cuando solo una patrulla cubría los Puesto de Lepe, Cartaya y El Rompido y además la pareja estaba formada por un guardia civil de Lepe y otro de El Rompido. Es evidente que, ante cualquier incidencia que ocurra, es imposible acudir a una llamada de emergencia, porque no hay más efectivos en la zona", añaden desde la Asociación.

Concurso de traslados

En La Rioja se la prometían felices con el nuevo concurso de traslados, pero tras hacer cuentas, la AUGC también descubrió que faltaban 67 guardias, ya que 74 dejarán la región al haber sido aprobado su traslado, junto a otros 17 que se encontraban en prácticas. El problema es que solo 24 agentes han solicitado destino en La Rioja, lo que deja el déficit señalado de 67 agentes.

Guardia Civil vigilando los cultivos.

Este problema afecta muy gravemente, por ejemplo, a Baleares, pero en concreto a la isla de Ibiza, donde no quiere ir nadie por el precio de alquiler de la vivienda y sin incentivos en la nómina para hacer frente a este gasto. Ibiza es el último destino pedido por los guardias que salen de la academia, eso ha provocado el actual déficit del 20 por ciento de la plantilla. Durante algunas noches la Guardia Civil sólo dispone de un coche patrulla para toda la isla. En los próximos días 48 agentes de Ibiza y 3 de Formentera abandonarán las Islas Baleares hacia sus nuevos destinos. El problema es que esos puestos no serán cubiertos. Un guardia destinado en Ibiza cobra un plus de 85 euros mensuales, mientras que si elige cualquier punto de Canarias cobraría un mínimo de 500 euros de complemento.

En Burgos la cosa no va mejor, a pesar de que a la provincia llegarán 69 efectivos, lo que sirve para paliar la salida de 55 agentes, y además para sumar 14 a la plantilla actual de 232 guardias civiles. El problema es que como los nuevos guardias tienen un mes para incorporarse, entre el 21 de enero y el 21 de febrero, la plantilla se queda con 43 efectivos menos durante un mes.

Según están las cosas la nueva directora de la Guardia Civil, María Gámez, tiene todavía un largo trecho que recorrer para que la Benemérita no pierda su carácter de cuerpo policial de la España rural.

 

COMPARTIR: