09 de mayo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La aerolínea debe devolver un crédito a la financiera panameña 'Panacorp Casa de Valores' con pérdidas tras comprar deuda del Gobierno de Maduro

Más de 6 millones de los 53 concedidos por Sánchez a Plus Ultra servirán para rescatar bonos basura de Venezuela

Exclusiva Avión Plus Ultra.
Avión Plus Ultra.
El Gobierno español ha financiado la deuda nacional de Venezuela a través del polémico rescate de la aerolínea Plus Ultra. De los 53 millones de euros que ha recibido para su rescate la empresa aeronáutica española-venezolana por parte del Ejecutivo de Pedro Sänchez, 6,4 millones serán para devolver el crédito por ese mismo importe que recibió de la firma panameña 'Panacorp Casa de Valores'. Se trata de una financiera panameña, con pérdidas tras comprar deuda del Gobierno de Nicolás Maduro.

El gobierno de Pedro Sánchez ha financiado deuda estatal venezolana con su rescate de Plus Ultra. Precisamente, una de las tareas que debe afrontar ahora la agraciada línea aérea con los 53 millones de euros recibidos del Ejecutivo socialista es devolver el crédito de 6,4 millones recibido de la firma panameña 'Panacorp Casa de Valores'.

Lo más significativo de la operación no es que el tesorero de dicha sociedad sea Mohamed Ibrahim Ibrahim, socio y familiar de Camilo Ibrahim, vinculado empresarialmente a Rodolfo Reyes, uno de los dueños de Plus Ultra, sino que dicha empresa panameña compra y vende bonos de la República de Venezuela y de su petrolera, PDVSA. Y este hecho le ha generado importantes pérdidas, que ahora hay que cubrir de forma inmediata.

La firma panameña 'Panacorp Casa de Valores' acumula bonos del ruinoso estado venezolano que nadie quiere comprar y otros tantos que debe recomprar. "Nadie quiere bonos venezolanos, ni siquiera saber de ellos, salvo parece ser el Gobierno de Pedro Sánchez que por esta vía de rescate de Plus Ultra los ha financiado, mientras dilata en España el reparto de fondos europeos por la pandemia", afirman a elcierredigital.com fuentes de la investigación.

La prestamista de Plus Ultra

Panacorp Casa de Valores, la empresa prestamista de Plus Ultra, sitúa los bonos de deuda estatal venezolana en el nivel D de riesgo, el penúltimo en confiabilidad inversora. Mientras que los bonos de PDVSA, la petrolera estatal venezolana que también maneja esta financiera, sólo están un peldaño por encima en fiabilidad, el C.

Todo indica que el dinero para compensar los devaluados bonos venezolanos, que tiene enterrados en su cartera de inversiones, y los que debe recomprar con pérdidas, los ha rescatado parcialmente la financiera Panacorp a través del rescate de la compañía aérea Plus Ultra con la ayuda gubernamental española.

La citada empresa asume que esta calificación de los activos venezolanos no es baladí. “El riesgo de crédito surge debido a que el deudor, emisor o contraparte de un activo financiero propiedad de la Compañía, no cumple completamente y a tiempo, con cualquier pago que debía hacer la Compañía de conformidad con los términos y condiciones pactadas en el momento en que la Compañía adquirió u originó el activo financiero respectivo”, señala la financiera. Así, en su cartera de riesgo el estado venezolano y PDVSA copan anualmente las peores posiciones dentro del balance de la financiera panameña.

El empresario Camilo Ibrahim.

"En los últimos años Panacorp era consciente de que sufría el riesgo de comerse los bonos venezolanos sin que le devolviera su importe Maduro. Y temía un segundo peligro. Le tocaba a plazo fijo recomprar bonos venezolanos al precio real actual, no al vendido antaño", afirman a elcierredigital.com fuentes de la investigación.

“Los valores vendidos sujetos a acuerdos de recompra (Repos en compra), son transacciones de financiamiento a corto plazo con garantía de valores en las que la Compañía tienen la obligación de recomprar los valores vendidos en una fecha futura y a un período determinado. La diferencia entre el precio de venta y el valor de compra futura se reconoce como gasto por intereses bajo el método de tasa de interés efectiva”, señalan los expertos consultados. La mayor parte de los bonos vendidos con cláusula de recompra son del estado venezolano.

En un escenario para la financiera panameña de constantes pérdidas en los últimos ejercicios, en torno a unos 400.000 euros anuales, sorprende que inyectara la cantidad de 6,4 millones de euros en una compañía en quiebra como Plus Ultra.

Pero quizá el apellido Ibrahim tenía peso a los dos lados del Atlántico. Por ejemplo, Camilo Ibrahim fue socio en varias empresas españolas de Rodolfo Reyes, arruinado por su aventura aérea, y a su vez familiar de Mohamed Ibrahim, director de la financiera panameña Panam Capital Market, la matriz de la sociedad autora del préstamo y tesorero de dicha filial. Como se aprecia todo un cóctel de poder para acudir al rescate de Plus Ultra.

Curiosas conexiones

Las investigaciones llevan a diversas casualidades panameñas. Así, la sociedad Panam Capital Market, matriz de la empresa que ha financiado a la compañía Plus Ultra, tiene como suscriptores de acciones a José Eugenio Silva y Dianteh Isabel Ospino, que figuraban también en una empresa panameña de la hermana del exvicepresidente del PP, Rodrigo Rato, dinero que luego repatriado a España.

Sin olvidar también el pequeño detalle de que Camilo Ibrahim y Rodolfo Reyes "son testaferros del presidente Nicolás Maduro", según afirmó la exiliada Fiscal General de Venezuela, Luisa Ortega.

A su vez, en la sociedad SFCO Properties S.A, registrada en Panamá en 2015, los consejeros de Plus Ultra Rodolfo Reyes y Raif El Arigie, también aparecen como directivos junto a Mohamed Ibrahim Ibrahim, familiar y socio de Camilo Ibrahim en la filial venezolana de Phoenix World Trade Inc. Con esta firma panameña es con la que manejan el sector del retail.

Así, la prensa venezolana detalla que “Rodolfo Reyes es director de Textiles Zanzíbar, la empresa que sustituyó a Zara Venezuela, toda vez que el grupo español Inditex dejó en manos de Camilo Ibrahim la suerte de la marca y el negocio en Venezuela. Los datos de la extinta Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) revelan que entre 2004 y 2012 las empresas Phoenix World Trade Inc, Phoenix World Trading y Zara Venezuela, ahora Textiles Zanzibar, recibieron liquidaciones por casi 70 millones de dólares”.

La exfiscal de Venezuela Luisa Ortega.

La biografía de estos empresarios contada por la prensa de Venezuela no tiene fin, pero suele tocar siempre los mismos puntos. “Raif El Arigie y Camilo Ibrahim formaron parte de Pentech Ingenieros 05, una compañía venezolana dedicada al desarrollo de proyectos industriales y energéticos. Esta empresa pertenece a la española Pentech International SL, a la cual Camilo Ibrahim ha representado en Caracas".

En su web de Internet, Pentech se describe como una “organización multinacional con casa matriz en España”, pero la mayoría de sus proyectos los ha desarrollado para el Gobierno venezolano. Pero además de la web oficial de la compañía, también lo muestra así el Registro Nacional de Contratistas (RNC) que enumera más de diez contratos con la empresa estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y con otras compañías públicas, como Venezolana de Teleféricos o la fallida Empresa de Pulpa y Papel (Pulpaca)”.

Fue en su etapa en la empresa financiera "Bencorp Casa de Bolsa" donde nació la relación de Reyes con los negocios de Camilo Ibrahim, especialmente cuando lo asesoró financieramente en 2007 para la operación de adquisición de la marca Zara en Venezuela. “En esa relación de cliente y asesor financiero terminamos de socios y, bueno, la vida nos ha llevado a ser grandes amigos”, ha admitido el propio Reyes.

Para poner en valor los 53 millones inyectados por el Gobierno de Pedro Sánchez en una aerolínea ruinosa vinculada a personajes unidos al chavismo, si no "testaferros" en palabras de la exfiscal venezolana, hay que comparar este rescate con las ayudas que  las autonomías lanzan para paliar los destrozos económicos del tsunami vírico.

Por ejemplo, el de Madrid, próxima batalla política. El gobierno regional ha convocado avales por valor de 44 millones de euros para recuperar la hostelería, otros 40 millones para el sector audiovisual y escénico, 1,5 millones para librerías, 2,8 millones para el sector turístico... "Así, la suma abonada por Sánchez a Plus Ultra rescataría un sector entero madrileño, que suman de lejos más de los 3.000 empleos directos o indirectos que publicita la aerolínea", señalan fuentes de la operación a elcierredigital.com.

"El Ejecutivo de Sánchez tenía una ocasión de oro para inyectar esos 53 millones de euros en alguno de esos sectores damnificados, tanto a nivel económico como sanitario, en Madrid o en cualquier otra autonomía. Cuestionar la construcción del Hospital Zendal mientras se derivan millones a oscuros negocios financieros de ultramar es exótico. El Zendal no puede quebrar, Plus Ultra sí, y de esa manera se dice adiós a 53 millones de dinero público". afirman estas mismas fuentes a elcierredigital.com.

COMPARTIR: