23 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Sandra Ávila Beltrán fue acusada por las autoridades mexicanas de estar relacionada con los líderes del famoso Cártel de Sinaloa

Retrato de la 'Reina del Pacífico', una de las narcotraficantes más importantes del mundo

/ La reina del pacífico
Nacida en México, siempre ha estado rodeada de los capos más influyentes de la zona. Debido a sus conexiones familiares las autoridades mexicanas y estadounidenses procedieron a su detención en el año 2007. Después de varios periplos entre cárceles, en 2015 salió de prisión tras cumplir con su condena. Este año, el tribunal de México ha ordenado que se descongelen sus cuentas.

Sandra Ávila Beltrán, más conocida como “La Reina del Pacífico” ha sido testigo de cómo, poco a poco, se convertía en un mito frente a la sociedad. Es considerada por muchos como la mujer más importante que jamás ha visto el mundo del narcotráfico, sin embargo, ella niega todo esto y afirma que jamás estuvo implicada en el negocio del tráfico de drogas a pesar de estar rodeada de varios de los capos más buscados del país, como “El Chapo” Guzmán o el “Mayo” Zambada, o de poseer una vida de lujo con coches de alta gama y joyas de alto valor que fueron incautadas en su detención.

Pese de ser la hija de Alfonso Ávila Quintero, fundador del Cártel de Guadalajara, según sus propios testimonios, quiso desligarse del narcotráfico y a sus 18 años decidió apuntarse a la Universidad Autónoma de Guadalajara para estudiar periodismo. Sus antiguos compañeros hablaron en una entrevista para la BBC y declararon que siempre iba enjoyada y que solía acudir a la facultad en coches de alta gama, lo que pudiera indicar que apartada del “negocio” familiar no parecía encontrarse.

En una entrevista con el periodista Julio Scherer, afirmó que los grandes capos de la droga formaban parte del círculo en el que creció pero que en aquellos momentos eran personas normales que no se dedicaban a nada ilegal. Varios expertos dudan de que “La Reina del Pacífico” fuera realmente alguien en el narcotráfico. Un incidente clave en su vida les hace dudar de su culpabilidad. En 2002 el hijo de Sandra Ávila fue secuestrado y esta lo denunció y pidió ayuda rápidamente a las autoridades, “algo que nunca hubiera hecho si realmente tuviera influencia en la organización” según la BBC.

Sandra Ávila Beltrán, La Reina del Pacífico

El mito sobre “la Reina del Pacífico” se acrecentó cuando, en septiembre de 2007 es detenida por primera vez por las autoridades mexicanas en un trabajo conjunto con la DEA (Departamento Antidrogas de Estados Unidos). Fue acusada de ser la encargada de las finanzas del Cártel de Sinaloa y de ser la cabecilla que controlaba un envío de toneladas de cocaína con destino a EEUU.

En el juicio se declaró culpable de ser cómplice de su pareja, Juan Diego Espinosa “el tigre”, reduciendo así su condena por la confesión. “El Tigre” era conocido por ser el antiguo enlace del Cártel de Sinaloa con el Cártel del Norte Valle. El delito por el que Sandra Ávila se declaró culpable fue el de ayudar a Espinosa a escapar de la policía proporcionándole apoyo económico entre 2002 y 2004.

En 2012, se procedió a su extradición a Estados Unidos para ser juzgada del cargo del que allí se le acusaba, tráfico de cocaína. Fue condenada a 70 meses de prisión, pero no fue encarcelada en ninguna prisión estadounidense ya que cumplió sus años de condena en la cárcel de Nayarit.

La Reina del Pacífico” salió libre en 2015 tras considerarse que había cumplido su condena. Después de pasar 7 años en prisión contrató a un grupo de abogados para luchar por todas sus cuentas bancarias y los objetos de valor que se le incautaron. El tribunal de México ha fallado a su favor y este año sus cuentas serán liberadas.

 
COMPARTIR: