20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La médico forense Patricia Alcaraz estima que el modus operandi con el que fueron muertas las víctimas puede responder a un "serial killer"

Perfil del "asesino en serie" que atermoriza el Levante español con el asesinato de cuatro mujeres encontradas en acequias

La Guardia Civil rescata el segundo de los cadáveres.
La Guardia Civil rescata el segundo de los cadáveres.
Cuatro muertes similares en 6 meses en el Levante español. El caso sigue sin resolver aunque los investigadores sospechan que las víctimas no tenían relación con su asesino. La médico forense especialista en valoración de daños corporales Patricia Alcaraz traza para elcierredigital.com el perfil de quien ya es considerado por muchos un asesino en serie.

En los últimos seis meses se han encontrado los cuerpos de cuatro mujeres en las provincias de Valencia y Castellón. Todas fueron asesinadas mediante estrangulamiento y han sido halladas en acequias. Tres de las cuatro víctimas son mujeres de más de cuarenta años. Una cuarta era una joven de 19 años que ejercía la prostitución. Estos elementos han hecho que muchos comiencen a hablar de un posible asesino en serie. Aunque la Policía no quiere etiquetarlo como tal para no inquietar a la población. Pero lo cierto es que todo parece responder al comportamiento de un "serial killer" porque difícilmente podemos pensar en la existencia de cuatro asesinos que actúen del mismo modo.

Lo cierto es que todas las víctimas son mujeres, todas murieron ellas estranguladas, todas ellas atacadas por la espalda, sin posibilidad de defenderse, y todas ellas arrojadas a una acequia después. Ninguna fue violada. Por lo que, el móvil no era la gratificación sexual. El movil por tanto es la gratificación psicológica, el asesino busca saciar deseos de venganza por posibles experiencias traumáticas en la infancia sobre una base de personalidad patológica, que no enferma, dato que apunta a crimen “organizado”.

Tres de las mujeres asesinadas.

Entre asesinato y asesinato han transcurrido mas de 30 dias, es decir, ha habido un “periodo de enfriamiento”, dato que indica que no se trata de un asesino que mata de forma impulsiva o “desorganizada”, sino que mata de forma “organizada y planificada”.
Podría ser un primer asesino, y luego darse un “efecto imitación”, es decir, salir otra persona que copie al primero y asesine de “semejante” manera, pero desconoce los datos reales del fallecimiento y de la investigación, con lo que es imposible que copie igual, así que esta teoría se podría descartar.

Podría ser un hombre, o podría o una mujer. Sin embargo las mujeres asesinas que actúan solas, suelen atacar a víctimas en su domicilio o lugar de trabajo, y tienden a preferir un arma concreta para cometer los asesinatos como la ingestión de veneno o inyección mortal, no pareciendo corresponder a este caso.

Todas las características citadas, tres o cuatro victimas “mujeres”, misma forma de morir, misma forma de deshacerse del cadáver, con periodo de enfriamiento, y en concreto con esa concreta forma organizada y planificada de cometer los crímenes (no respondiendo a impulsos propios de descontrol de enfermedad mental, sino sabiendo lo que hace) y teniendo en cuenta solo la información que se desprende de los medios de comunicación, parece que estamos ante un asesino en serie, mas aún teniendo en cuenta que el Código Penal actual considera "asesino en serie" a partir de dos victimas.

Pero la palabra “en serie" es una etiqueta que ayuda a la Guardia Civiil a encontrar al asesino, ya que nos orienta a un perfil muy concreto de persona que dista mucho de los otros tipos de Asesino Múltiple.

Por ejemplo, el Asesino Itinerante (Spree Killer) comete un número variable de asesinatos en ciudades diferentes en un breve lapso de tiempo, derivados todos ellos de una misma acción y, en consecuencia, sin periodo de enfriamiento emocional entre ellos. El perfil típico se corresponde con el de psicóticos que llevados por sus delirios salen a la calle provistos de armas sembrando la muerte en su recorrido hasta que se suicidan si se ven acorralados. Raramente son detenidos con vida.

Lo que esta claro es que estamos ante un asesino, probablemente varón, cuya etiqueta "en serie” es útil exclusivamente para la Guardia Civil, que sin lugar a dudas ya lo tiene localizado. Porque por más que el asesino intente deshacerse de los cuerpos, o intente borrar sus huellas dejándolos en agua, no debe de olvidarse que “el cuerpo habla”, y que nadie puede cometer crímenes sin cometer un error.

COMPARTIR: