14 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La actriz y pintora argentina mantuvo una relación durante diez años con Jesús David Álvarez, el mayor de la saga del Grupo y de la Bodega VegaSicilia

Gran revuelo en el mundo financiero por la entrevista a Silvia Jofre sobre el primogénito de Eulen a 'El Cierre Digital'

Silvia Jofre.
Silvia Jofre.
La entrevista concedida por la actriz y pintora argentina Silvia Jofre a 'Elcierredigital.com' ha generado un gran revuelo en los ámbitos económicos, políticos y sociales de España. En su charla con este medio, la artista repasaba sus diez años al lado del empresario Jesús David Álvarez, primogénito de la saga fundadora de EULEN y las bodegas VegaSicilia. Un tiempo en el que fue testigo privilegiado de la guerra fratricida de los herederos del fallecido David Álvarez.

La publicación de la historia de Silvia Jofre en Elcierredigital.com ha conmocionado a los círculos políticos, financieros y sociales. La actriz y pintora argentina narró los diez años en los que compartió su vida junto al empresario Jesús David Álvarez, primogénito de la saga que controla EULEN y las bodegas VegaSicilia.

Silvia había triunfado en su Argentina natal con el grupo musical Las Primas, pero empezó a destacarse en el mundo artístico como actriz y como pintora especializada en retratos. De hecho, fue el mundo de la pintura el que le hizo conocer al citado empresario cuando éste se mostró interesado por adquirir un cuadro de Picasso que la actriz vendía como intermediaria. Ni más ni menos que La dama en Edén Concert de Picasso, fechado en 1919, en plena ‘etapa azúl’ del artista malagueño.

La actriz Silvia Jofre.

Jofre dejó su carrera al iniciar su historia con Jesús David Álvarez, una relación que se hizo más estrecha a partir de 2010.  “Él no quería que yo trabajase. Ni como actriz ni como pintora. Por eso me desvinculé completamente de mi mundo laboral y, ahora, es muy difícil volver”, confesaba en la conversación para Elcierredigital.com.

En 2011 llegó su punto culminante en el mundo del espectáculo cuando rodó con Pedro Almodóvar en La piel que habito. Así lo recordaba en la entrevista: “Yo estaba en un buen momento. Imagínate lo que suponía rodar con alguien como Pedro Almodóvar. Estuve seis meses en 2011 haciendo promoción de la película. En Argentina fue una locura. Todas las radios me entrevistaron. Para ellos era llamativo que una compatriota rodara con un cineasta así. A los de la productora no les gustó que me pusieran la etiqueta de Chica Almodóvar. Yo allí había sido muy popular en los 90 por el grupo musical Las Primas. Fue la prensa de mi país la que me puso esa etiqueta, no yo. Sé que a Pedro no le gustó esto, pero yo sigo considerando un honor haber rodado con él”.

Jesús David Álvarez, que según la actriz Silvia Jofré mantuvo una relacion paralela de diez años con ella. 

Durante sus años juntos, el empresario, según Silvia, hizo varias promesas a la actriz, sobre todo cuando la relación entró en un punto muerto. El 23 de noviembre de 2015, una fecha que se ha quedado fijada para siempre en el subconsciente de la actriz, el empresario llegó a un acuerdo con ella. “Una parte del pacto era que íbamos a oficializar la relación y otra que montaríamos una productora para poder volver a trabajar como actriz. La primera parte la cumplió. La segunda sólo a medias porque realmente ha dejado de ingresarme dinero después de que ya he comprado los derechos de una obra de teatro y haber hablado incluso con directores para ponerla sobre las tablas”, recordaba Silvia Jofre en su charla.

Una batalla por la herencia

Sin duda alguna, la parte del testimonio de Silvia Jofre que más ha llamado la atención ha sido en lo que respecta al enfrentamiento entre los miembros de la familia Álvarez. El origen del conflicto hay que buscarlo en la decisión del fallecido don David Álvarez de casarse con Maite Esquizábel, su secretaria. Era su tercer matrimonio y el empresario tenía 82 años, 38 más que Maite. La reacción de sus siete hijos, nacidos de su primer matrimonio con María Vicenta Mezquiriz, fue dispar. Los dos mayores, María José y Jesús David, se mantuvieron a favor de su padre. Los otros cinco intentaron inhabilitarlo.

El patriarca de la saga propietaria del Grupo Eulen y Vegasicilia, David Álvarez, con sus siete hijos. 

Finalmente, a la muerte de fundador de EULEN y VegaSicilia, el 26 de noviembre de 2015, el testamento establecía una pensión vitalicia para su viuda y el tercio de mejora para sus hijos fieles. Los cinco restantes impugnaron el testamento.

Sin embargo, la aparente unidad entre Jesús David y María José ha sido puesto en entredicho por parte Silvia en la entrevista concedida a nuestro periódico: “Según él, su hermana era incapaz y sólo estaba de fiesta en fiesta, mientras él hacía todo el trabajo. Decía que él era el único que tenía que trabajar como un burro”.

“De sus otros cinco hermanos, los que estaban en contra de su padre, imagínate lo que pensaba. Todos se odian en esa familia. Nadie confía en nadie. Si se pueden traicionar lo hacen. Al inicio de la relación yo le dije que me gustaría hacer un retrato a Paloma Segrelles que estaba casada con su hermano Emilio. En ese momento me dijo: “Se van a divorciar y ésta no se va a llevar nada”. Cuando descubrieron la infidelidad de Emilio, él me decía: “Es un gili..... A mí no me habrían pillado en algo así”, explicaba Silvia Jofre sobre las relaciones familiares del que fuera su pareja.

El propio fundador de la saga sabía de las malas relaciones de sus vástagos y cuando el Rey Emérito Juan Carlos I le concedió un título nobiliario, el Marquesado de Crémenes, uno de los últimos que de su reinado, David Álvarez pidió que fuera vitalicio y no hereditario. “A Jesús David le sentó fatal. Él era el primogénito y habría sido el siguiente Marqués de Crémenes. Cuando se enteró me llamó hecho una furia”, asegura Silvia Jofre.  

María José Álvarez, presidenta de Eulen. 

Una batalla a que día de hoy no ha terminado y se ha cobrado otra víctima, el propio Jesús David, que dejó de ser vicepresidente y Consejero de EULEN en septiembre de 2018. “Su hermana María José se la tuvo guardada siete meses. De hecho, en esa época empezaron a pincharnos el teléfono. Ahí empezó la peor etapa de David. Su declive y debacle” rememora Silvia Jofre para Elcierredigital.com.

La historia de Silvia y Jesús David parece que tendrá su final ante la justicia tal y como ella avanzó: “No tiene solución. Todo estaba domiciliado a su nombre y ha dejado de pagar nuestras cosas en común y, aunque no me gustaría, creo que acabaremos viéndonos en un Juzgado. Él se encargaba de todo porque no quería que yo hiciera nada. Sin embargo, hicimos un pacto y montó mi empresa, mi productora, que ahora he tenido que cerrar. No quiero llegar a este punto, pero creo que no quedará otro remedio que ir a los Tribunales, aunque sé que no está bien anímicamente”.

COMPARTIR: