08 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El Rey Emérito sale librado por el momento de esta controvertida y polémica causa judicial

La verdad sobre la operación Tándem: los presuntos chantajes del comisario Villarejo

Los últimos acontecimientos ocurridos en torno al comisario Villarejo favorecen provisionalmente al rey Juan Carlos I, quien, por el momento, sale librado de la Operación Tándem en la que se investigaban unas grabaciones en las que Corinna Zu Sayn-Wittegenstein le acusaba de cometer varios delitos

José Manuel Villarejo Pérez ha sido durante muchos años comisario de Policía y protagonista de numerosas polémicas y casos judiciales como el “Ático” de Ignacio González, el caso del “Pequeño Nicolás” o la causa del “Doctora Pinto”. El 3 de noviembre de 2017 Villarejo fue detenido por los supuestos delitos de blanqueo y organización criminal en la Operación Tándem e ingresó en prisión sin fianza el 5 de noviembre de 2017 en el Centro Penitenciario de Estremera en Madrid. La Operación Tándem investiga a una presunta organización criminal liderada por Villarejo y su hombre de confianza, el abogado Rafael Redondo.

Las grabaciones de Corinna

La amiga íntima del Rey relataba en una conversación en su domicilio de Londres con Villarejo y Juan Villalonga, ex presidente de Telefónica, como Juan Carlos I posee una cuenta en Suiza y tiene una parte de su patrimonio en el extranjero, todo ello oculto bajo la identidad de su primo Álvaro de Orleans de Borbón y del abogado suizo Dante Canonica. Sin embargo, la Audiencia Nacional ha expuesto que no existen pruebas de lo que relata Corinna.

Diego De Egea y Torrón, Juez del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, dictó el pasado 7 de septiembre el sobreseimiento provisional de la pieza aparte de la causa judicial denominada ‘Operación Tándem’ que afecta al Rey emérito Juan Carlos I. Las investigaciones se han llevado a cabo por las filtraciones de unas grabaciones en las que Corinna contaba al ex comisario Villarejo como el rey la utilizó para la realización de unos presuntos delitos. Del mismo modo, el juez De Egea ha levantado el secreto de sumario de esta pieza V.

El magistrado manifiesta en el auto que los presuntos delitos relatados por Corinna no se sustentan de pruebas que los confirmen, pues “en ninguno de los documentos encontrados en la carpeta principal hay ningún dato añadido que justifique las manifestaciones. Tampoco Corinna aportó documentación que pudiera fundamentar las alegaciones efectuadas en la conversación.”.

Otra de las razones que objeta el juez de la Audiencia Nacional es la ausencia de denuncias particulares hacia el presunto autor de los delitos, ya que desde las grabaciones fueron realizadas en el mayo del año 2015 y los delitos que Corinma comenta pertenecerían al periodo de tiempo comprendido entre 2009 y 2012. Dado que las grabaciones se hicieron públicas el 11 de julio de este año, De Egea considera que ha pasado el tiempo suficiente para que Corinna hubiese denunciado los hechos delictivos, cosa que la amiga del rey no ha hecho.

Don Juan Carlos junto a Corinna Zu Sayn-Wittegenstein

Corinna asegura en la conversación grabada que fue utilizada como testaferro, pero, según el juez instructor de la causa, no aporta ninguna prueba que lo demuestre y no concreta cuales fueron esos actos en los que fue utilizada. Del mismo modo, Corinna “pone de manifiesto la entrega de cantidades de dinero que pudo recibir, así como la titularidad de algún bien inmueble, actos en los que ella tuvo que llevar a cabo necesariamente una actitud activa”, apunta el magistrado y señala que esas “entregas de dinero y de algún inmueble que bien podrían estar organizadas y efectuadas de mutuo acuerdo en base a su relación de amistad”.

Para justificar el sobreseimiento y archivo de la causa, Diego De Egea y Torrón argumenta también que el relato de los hechos que hace Corinna pudo estar motivado por la ruptura de la relación de amistad entre ambos en el año 2009, pudiéndose tratar de una venganza.

Además, el magistrado estima que el Rey Juan Carlos abdicó en 2014, por lo que los supuestos delitos que cometiera habrían ocurrido durante su etapa como rey y, por lo tanto, habrían estado sujetos a la inviolabilidad de su persona, por lo que no tendrían consecuencias sobre él.

En cuanto al presunto delito de descubrimiento y revelación de secretos que se investigaban a Villarejo, el juez los ha desestimado al no existir “indicios racionales”. De Egea asegura que no está clara la autoría de las grabaciones, así como la intencionalidad de Villarejo grabar dichas conversaciones. También, señala que es poco probable que haya sido Villarejo la persona encargada de hacer públicas las grabaciones por su situación jurídica de prisión provisional.

Las piezas separadas Iron y Land

El juez archivó las principales piezas de la investigación, las piezas Iron y Land, denominadas así por los nombres con los que el propio Villarejo bautizó esos dosieres. En estas piezas se investigaba a cuatro miembros del despacho Herreros y Asociados que acudieron presuntamente al ex comisario para que éste hiciera un informe de seguimientos de unos ex socios que habían montado otro despacho por su cuenta y se habían llevado a numerosos clientes. Sin embargo, según el juez, los clientes no sabían que Villarejo ostentaba un cargo policial, creyendo que y estaban contratando a una empresa de detectives.

Enrique García Castaño, el que fuera también comisario, fue destituido durante el gobierno de Rajoy por su relación con Villarejo. Le acusaron de vender datos confidenciales a Villarejo, que obtenía desde su puesto de mando en la Comisaría General de Información. Los investigadores creen que Castaño fue el hombre que proporcionó los datos utilizados por Villarejo para realizar los informes Land y Iron.

Otras causas archivadas

El juez archivó también las imputaciones contra los miembros de la familia Cereceda que contrataron los servicios de Villarejo en un contencioso por una herencia. Esta pieza, de nombre Land, continúa secreta. En el marco de la operación llegó a ser detenida Susana Cereceda. Además, Diego de Egea archivó la pieza contra el comisario Carlos Salamanca con la oposición de Anticorrupción.

El empresario Juan Muñoz

El empresario Juan Muñoz, marido de Ana Rosa Quintana, fue detenido el pasado 31 de julio por contratar presuntamente los servicios de Villarejo para un chantaje. A Muñoz se le atribuyen los delitos de descubrimiento y revelación de secretos y extorsión. También fue detenido su hermano y un abogado que trabaja para ambos.

La detención de Muñoz es la séptima pieza relacionada con el archivo secreto de Villarejo, del que se incautaron más de 40 terabytes al comisario.

COMPARTIR: