28 de noviembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Tribunal de Cuentas 'indultó' a los herederos del exalcalde que han hecho frente a 4,7 millones, solo un 3,7% de la deuda que dejó Jesús Gil

El agujero de la era Gil y Gil: Marbella abona de sus arcas 400 millones de euros en estos 15 años

Montaje de Jesús Gil en Marbella.
Montaje de Jesús Gil en Marbella.
El Ayuntamiento de Marbella ha hecho frente a una deuda de 400 millones de euros en los últimos quince años. El consistorio malagueño está cerrando las heridas económicas que dejó el gilismo, que hace tres décadas se instaló en la Costa del Sol.

El controvertido empresario Jesús Gil conseguía hace tres décadas la alcaldía de Marbella tras haberse hecho famoso en Los Ángeles de San Rafael, que le llevaron a prisión por la conocida tragedia que provocó 58 muertos y, sobre todo, por su presidencia en el Atlético de Madrid.

Marbella, bajo el gobierno del grupo independiente que Gil fundó, fue el primer ayuntamiento intervenido de la democracia por la corrupción que anidaba en la concejalía de Urbanismo que dirigió con mano de hierro Juan Antonio Roca.

Deudas

El Ayuntamiento de Marbella al fin parece respirar tras haber hecho frente en los últimos quince años a más de 400 millones de euros derivados de la deuda generada en las arcas municipales durante la 'era GIL'.

La cuantía, explican desde el consistorio, se incrementará en 43 millones de euros más para abonar una serie de procedimientos judiciales con sentencia firme que responden a reclamaciones de aquella época. "Hemos tenido que afrontar las responsabilidades económicas de los perjudicados por los desmanes del GIL, una cantidad astronómica que habría sido imposible de asumir por cualquier otro Gobierno municipal y en cualquier otra ciudad", asegura el portavoz municipal y concejal de Hacienda, Félix Romero.

"Hablamos de una cuantía similar al importe del Plan de Obras de Madrid para los próximos dos mandatos, a la obra civil y al equipamiento tecnológico del nuevo estadio Santiago Bernabéu o a la suma del presupuesto para este ejercicio de todos los ayuntamientos, salvo Marbella, que componen la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental", destaca.

Romero asegura que en 2007, después de la disolución de la corporación "y cuando tomamos las riendas del Ayuntamiento, nos encontramos con la necesidad de afrontar una factura de dimensiones inmensas, con importantes deudas con Seguridad Social y Hacienda, una amplia plantilla y un agujero descomunal en las arcas municipales. Lo fuimos solucionando con rigor, sacrificio y también con el apoyo de otras administraciones, aunque no siempre en el grado que nos hubiera gustado".

El edil destaca que tienen "la suerte de que la Junta de Andalucía ha publicado la posibilidad de que los ayuntamientos podamos solicitar el aplazamiento hasta dos años de las liquidaciones que se tengan que realizar por deuda, lo que nos permitirá afrontar incluso con más garantías la situación".

El Tribunal de Cuentas indultó en 2019 a la familia Gil, que solo abonó 4,7 millones

El Tribunal de Cuentas embargó a los cuatro hijos de Gil y Gil 150 propiedades mediante una sentencia de 2013, pero el Ayuntamiento marbellí del PP no la ejecutó y posteriormente comprendieron que sólo conseguirían "rascar" 4,7 millones de euros, que es la herencia de Jesús Gil que asumieron legalmente sus hijos, tal y como consta en el impreso de la autoliquidación del impuesto sobre sucesiones y donaciones de la Comunidad de Madrid (Modelo 650: autoliquidación, adquisición "mortis causa").

Jesús Gil. 

Dos décadas han pasado desde que se juzgó en la Audiencia Nacional el caso Saqueo I a la ciudad de Marbella. A consecuencia de esta investigación, en 2011 el Tribunal de Cuentas, a petición del Ayuntamiento marbellí, dictó el embargo de 150 propiedades de Jesús Gil, que había sido alcalde de esta localidad malagueña entre junio de 1991 y abril de 2002. Tras su muerte, en mayo de 2004, sus hijos heredaron, supuestamente, esas propiedades y todas las obligaciones de pago del padre, al admitir su testamento.

Embargo de locales comerciales

Esta primera sentencia del Tribunal de Cuentas de 2011 decretó el embargo de 43 locales comerciales, 6 viviendas, 5 parcelas y 96 plazas de garaje, todo propiedad de algunas de las empresas de los Gil, como Club Financiero Inmobiliario, Miramco y las Promotoras Alhambra y Alcazaba.

Debido a la sentencia del órgano de Cuentas, la familia Gil, que había aceptado la herencia de su padre fallecido en mayo de 2004, adquiría también la obligatoriedad de pagar 108,3 millones de euros, la cantidad estimada por este Tribunal. Según los auditores, Jesús Gil había desviado en transferencias desde las arcas municipales a sus empresas privadas entre 1994 y 1999 este importe.

La sorpresa salta ahora al conocerse que los hijos del exacalde marbellí solo aceptaron legalmente una herencia equivalente a 4,7 millones de euros, tal como consta en su autoliquidación . Por tanto, lograron eludir el pago de los 104 millones restantes condenados.

Junto a los cuatro hijos de Jesús Gil y Gil, Jesús, Miguel Ángel, Óscar y María Angeles, declarados "responsables directos solidarios de dicho alcance", también hubo cinco culpables más. Entre ellos, concejales y miembros del gobierno municipal en la etapa de Gil -como el exteniente de alcalde Pedro Román Zurdo, los concejales Marisa Alcalá, Rafael González y Antonio Luque o Julián Muñoz, que fue alcalde después de Gil-, como quedó de manifiesto en sentencia de 12 de abril de 2011.

Todos recurrieron en apelación ante el Tribunal de Cuentas esta sentencia que los declaraba responsables. Pero, el 11 de abril de 2013, la misma fue ratificada de nuevo en todos sus extremos por el Tribunal de Cuentas.

A los cuatro hermanos Gil se les reclamó 81.191.869,73 euros "más los intereses devengados hasta la completa ejecución de esta sentencia", en total 108 millones de euros. En la misma causa, el exteniente de alcalde de Gil, Pedro Román, fue condenado a devolver al erario público la cantidad de 56.519.224,79 euros. Fue el único de los condenados que recurrió ante la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo, ganando posteriormente el recurso. Fue el único junto al Ayuntamiento de Marbella, éste como perjudicado.

Nunca lo hicieron los cuatro hermanos Gil Marín, para quienes la sentencia al no recurrir en casación ya era firme, según los expertos consultados por elcierredigital.com. Pero nadie hizo nada por ejecutarles durante estos años.

Una vez conocida la noticia de que los herederos de Gil no asumían enteramente la herencia, el portavoz del Ayuntamiento marbellí, Félix Romero, contó en rueda de prensa que "no es que el consistorio tenga un plan, es que la propia operativa diaria trata de recuperar todos los bienes que se llevaron durante años de este Ayuntamiento. Sabíamos que íbamos a enfrentarnos a un laberinto jurídico complicado para intentar recuperar todo lo que sustrajeron de este municipio".

El portavoz municipal del PP añadió que "podemos estar orgullosos de que hemos logrado recuperar ya 40 millones de euros de aquellos bienes a pesar de todas las trabas legales que nos han puesto para impedirnos llegar a ellos".

COMPARTIR: