29 de enero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Joaquín Amills, presidente de SOSdesaparecidos, afirma que "una persona vió una camisa en una roca del Cabo de Peñas que podría ser de la psicóloga"

Desaparición de Sandra Bermejo: "Su rastro se pierde la noche de la luna de sangre, fecha especial de los grupos esotéricos"

El Cierre Digital en Sandra Bermejo y el Cabo de Peñas.
Sandra Bermejo y el Cabo de Peñas.
Sandra Bermejo desapareció el pasado 8 de noviembre en el Cabo de Peñas (Asturias). De 32 años y Psicóloga de profesión, su paradero continúa siendo desconocido. Son muchas las teorías que se han planteado en torno al caso. "El día 30 de noviembre recibimos un correo electrónico de una persona que había ido a Cabo de Peñas. Este hombre nos dice que ha visto una prenda de color blanco donde desapareció Sandra", sostiene a elcierredigital.com Joaquín Amills, presidente de SOSdesaparecidos.

Continúan las investigaciones sobre la desaparición de la psicóloga Sandra Bermejo. Ante las últimas informaciones publicadas en diversos medios de comunicación, elcierredigital.com se ha puesto en contacto con Joaquín Amills, presidente de SOSdesaparecidos.”Hay que recalcar que Sandra no ha sido captada por una secta. Teníamos conocimiento de que estaba integrada en grupos esotéricos en Madrid, aficionados a beber el brebaje de la planta de la Ayahuasca, utilizada por los chamanes”, sostiene Amills.. 

Además, el presidente de SOSdesaparecidos ha añadido que “Sandra es de una forma de ser muy segura de sí misma, le gusta mucho la espiritualidad” y que “ella tenía una amplia rutina social por lo que se descarta la captación por parte de una secta. La Policía está investigando la relación que mantiene Sandra con este tipo de grupos esotéricos”.

Un hecho a destacar es que “el día de su desaparición, es decir, el 8 de noviembre se dió el fenómeno de la luna de sangre y está muy vinculado a este tipo de grupos esotéricos. Es una casualidad que se dé el mismo día que desaparece Sandra”.

Una camisa blanca

El paradero de Sandra Bermejo sigue sin averiguarse, aunque han aparecido varias pistas fiables en cuanto al avance de la investigación. “El día 30 de noviembre recibimos un correo electrónico de una persona que había ido a Cabo de Peñas. Este hombre nos dice que ha visto una prenda aparentemente de color blanco”, afirma Amills. 

La visibilidad de si se trataba de una bufanda o un pantalón era complicada, aunque al final, el hombre concluyó que se trataba de una camisa blanca “aunque estaba sucia”. El hombre facilitó el sitio donde localizó la prenda a SOSdesaparecidos. “Se encontraba al final del camino de Tablas y hay un sendero que conduce a este mirador. Al final hay una playa pero no tiene acceso a pie”. 

La Policía ya ha analizado la prenda y ha procedido a enseñársela a la familia de la psicóloga. “Es una camisa de marca conocida aunque la familia no reconoce si la prenda pertenece a Sandra, pues no está al tanto de toda la ropa que tiene. Aunque no pueden negar que pertenezca a Sandra”, confirma Amills. La aparición de la camisa en la roca es desconcertante. “La camisa ha llegado a una roca, bien porque la arrastrara el mar o bien porque la hayan depositado allí. Es una pista más”.

Tras obtener la pista sobre la camisa “inmediatamente fuimos a la Policía de Gijón para ofrecerles esta información. No nos contestaron pero tomaron interés. La Policía Nacional ha estado revisando la zona con drones”. Además Amills añade que “la Policía Nacional cometió el error de afirmar que se había tratado de un suicidio y no revisó el vehículo de Sandra para poder sacar alguna pista o no revisar la zona para ver si había rodaduras de otros vehículos”.

Desaparición no voluntaria

Las autoridades continúan investigando la desaparición de la psicóloga. “La pista reafirma que la desaparición es no voluntaria e ignoramos que pueda estar relacionada con la pertenencia a este tipo de grupos esotéricos”, añade Amills. El pasado 8 de noviembre la psicóloga Sandra Bermejo de 32 años desapareció en el Cabo de Peñas, Asturias. Dos semanas después, sigue sin haber rastro de la mujer que se mudó desde Madrid a Gijón hace dos años. 

Las alarmas saltaron cuando no acudió a un encuentro con una amiga con la que iba a ir al teatro.El día de su desaparición le habían cancelado dos citas y decidió aprovechar el tiempo para ir a relajarse al acantilado del Cabo de Peñas —era gran aficionada a la naturaleza y al senderismo— antes de acudir a clases de teatro. “Ella va andar y a hacer deporte a un lugar que le encantaba”, confirma Amills.

SOSdesaparecidos emitió la alerta de búsqueda de la joven cuando la familia dejó de tener noticias de ella —denunciaron el 9 de noviembre su desaparición; no había hecho videollamada con ellos ni respondía a los mensajes de su amiga—, ya que no creen que se haya producido de forma voluntaria.Familiares, amigos, voluntarios y los servicios de emergencia peinaron durante varios días los alrededores de Cabo de Peñas en busca de pistas que pudieran ayudar a encontrarla. Lo único que se ha encontrado por el momento ha sido el vehículo que conducía. En su interior, una mochila con todas sus pertenencias salvo su teléfono móvil.

Sandra Bermejo

Sandra Bermejo.

La última ubicación del teléfono móvil de Sandra indica que la joven se encontraba en las inmediaciones del acantilado del Cabo de Peñas el día 8 de noviembre a las 17:15. Esta circunstancia y el mal tiempo que hacía ese día, han hecho barajar la hipótesis de que la joven se accidentase. La búsqueda de Sandra se ha efectuado por tierra, mar y aire y los perros han marcado dos ubicaciones, ambas cerca de donde aparcó la joven. 

La zona carece de señalización y es peligrosa si no se conoce, está llena de acantilados y zonas rocosas de difícil acceso. “Para andar con seguridad por la zona hay que conocer el camino, llevar el calzado adecuado, estar preparado y conocer el terreno”, explican los expertos. Tampoco funcionan las cámaras de seguridad de un bar cercano a la última ubicación de Sandra. “Para mí fue un error buscar en un acantilado” y “no hay secreto de sumario y la familia está personada por el abogado de SOS Desaparecidos”, apunta Amills.

COMPARTIR: