19 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La expareja del padre está acusada de matar al niño con alevosía e intentar luego ocultar su cadáver

Comienza a puerta cerrada el juicio contra Ana Julia Quezada por el asesinato del pequeño Gabriel

Ana Julia y el padre del niño asesinado, antes de que fuera detenida.
Ana Julia y el padre del niño asesinado, antes de que fuera detenida.
Este lunes comienza en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Almería el juicio por el asesinato del pequeño Gabriel Cruz, del que se acusa a Ana Julia Quezada, quien era entonces la pareja del padre del niño. Es el primero de los juicios más mediáticos que se celebrarán este otoño. Tras la constitución del Jurado Popular, comenzarán declarando los padres del niño, Ángel Cruz y Patricia Ramírez, que lo harán a puerta cerrada por decisión del Tribunal.

Aproximadamente hace un mes que la Audiencia Provincial de Almería comenzó la selección del jurado, que el lunes culminará con la presentación de 36 personas, mayores de edad y menores de 65 años. Previamente durante este proceso ya han sido descartados todos los candidatos condenados por delitos, los acusados en algún proceso penal, personas suspendidas penalmente de empleo, los miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, militares, diputados, senadores, ministros, secretarios de Estado, directores generales o asimilados y residentes en el extranjero.

De los 36 elegidos finales, la defensa y las acusaciones -Fiscalía, Acusación Particular y Defensa de la acusada- podrán descartar a cuatro candidatos sin motivo alguno, para finalmente quedarse con 9 jurados y 2 suplentes. La dificultad se encuentra en elegir a personas que no estén influidas por un caso tan mediático y que, a ser posible, no tengan prejuicios formados sobre la acusada, algo que parece muy complicado en este asunto.

No presentarse en la Audiencia este lunes para la primera selección de jurado popular acarrea una multa de 150 euros y no hacerlo en segunda citación supone una multa de entre 600 y 1.500 euros. Negarse a prestar juramento o prometer, una vez que se ha sido elegido, supone una multa de 300 euros.

El niño asesinado, Gabriel Cruz Ramírez.

Cada miembro del jurado cobrar 67 euros por día que dure el juicio mas manutención, alojamiento en un hotel y kilometraje desde su residencia hasta la Sala donde se desarrolla el juicio, 0,20 céntimos aprox. por kilómetro.

Los padres declaran este lunes

Si este proceso es ágil, como está previsto que sea, las vistas comenzarán este mismo lunes con las declaraciones de los padres del niños, que se harán a puerta cerrada. Los jurados elegidos tendrán que decidir durante ocho días, en principio, si Ana Julia Quezada es autora del asesinato con alevosía del niño Gabriel Cruz en la tarde del 27 de febrero de 2018 en una finca familiar de la localidad almeriense de Rodalquilar, en el municipio de Nijar.​ 

Durante los días que declaren forenses, familiares y peritos psicológicos las vistas se celebrarán a puerta cerrada. La magistrada de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, Alejandra Dodero, presidenta del Tribunal ha decidido esta medida tras recibir un informe del Servicio de Asistencia a las Víctimas (SAVA) lo aconsejase y la representación legal de Ángel Cruz y Patricia Ramírez lo pidiesen a la Sala.

Los padres de Gabriel.

Durante los días que se buscó al niño por toda la provincia la acusada, Ana Julia, que mantenía una relación sentimental con el padre del pequeño, intentó despistar a los investigadores diciendo que había encontrado una camiseta de Gabriel en el monte. Pero no picaron y la pusieron todavía más en el punto de mira.

Con todas las pruebas recogidas en su contra, la Fiscalía de Almería pide la pena de prisión permanente revisable para Ana Julia Quezada por el asesinato con alevosía del niño Gabriel Cruz. Quezada confesó el crimen ante los investigadores de la Guardia Civil dos días después de ser detenida, el 11 de marzo cuando intentaba trasladar el cadáver del niño en el maletero de un coche de su propiedad. La Guardia Civil la detuvo a la entrada de su garaje. El examen forense determinó que el niño fue golpeado y acabó asfixiado a manos de Ana Julia Quezada, presuntamente.

Prohibido acercarse a los padres

El fiscal también pide diez años más de cárcel por sendos delitos de lesiones psíquicas a los padres del menor, Ángel Cruz y Patricia Ramírez, además de la prohibición de comunicación o aproximación a cada uno de ellos a menos de un kilómetro durante 30 años. El fiscal solicitará también el pago de los 200.203 euros de los gastos generados en la búsqueda del menor, en la que se empleó un amplio operativo de búsqueda que duró 11 días y otros 600.000 euros en concepto de daño moral para los padres, 160.000 para la abuela materna y otros 170.000 por los gastos médicos en conceptos de lesiones psíquicas y secuelas.

Queda por ver si la acusación particular, ejercida por los padres, también pedirán la Prisión Permanente Revisable para Ana Julia, quien tras asesinar al menor cavó una fosa en el exterior de la finca a la que había llevado al niño, y lo enterró con tierra y piedras. Después, arrojó la ropa del niño a un contenedor de vidrio.

Tras la detención de Ana Julia Quezada se levantó el secreto de sumario sobre las actuaciones recogidas en más de 1.500 folios. Pero de todos esos folios, hay 17 que siguen desconocidos todavía. Se trata de las hojas que recogen la información más delicada relacionada con el caso y los comportamientos más maquiavélicos de la presunta asesina.

Intentó amputar el cadáver

Según las informaciones que recabó la UCO (Unidad Central Operativa de la Guardia Civil), Ana Julia presuntamente habría intentado descuartizar el cuerpo del niño para poder enterrarlo en el hoyo que había cavado. Pero, a pesar de que Ana Julia hubiera elaborado un “macabro plan criminal” -en palabras del juez instructor-, la presunta asesina cometió varios fallos que acabarían por descubrirla. Uno de ellos fue el error de cálculo al cavar el hoyo en la tierra para esconder el cuerpo del menor. Al darse cuenta de que el espacio era insuficiente, intentó tomar medidas más drásticas.

Así, tal y como desveló elcierredigital.com, Ana Julia trató de seccionar las extremidades del niño con un hacha, pero debido a su incapacidad para cortar el antebrazo desistió. Fue entonces cuando presuntamente cortó una de las muñecas del cuerpo del niño fallecido. Posteriormente, trasladó el cadáver al garaje de la casa para continuar con su propósito, pero ya sería tarde. Fue detenida y sorprendida con los restos del niño en el maletero de su vehículo.

 

COMPARTIR: