22 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El jurado popular considera que Víctor Laínez falleció a consecuencia de los golpes propinados por el antisistema

Rodrigo Lanza declarado culpable de asesinato en el "crimen de los tirantes" de Zaragoza

El acusado Rodrigo Lanza.
El acusado Rodrigo Lanza.
El jurado del juicio del crimen de los tirantes ha emitido su veredicto considerando a Rodrigo Lanza culpable del asesinato de Víctor Laínez. Aunque no tuviera intención de causarle la muerte, ha dicho, al menos era probable que esta se produjera por la contundencia de los golpes dados asumiendo dicha responsabilidad y que debe responder por ello.

Los miembros del jurado estiman que Rodrigo Lanza golpeó por detrás a Victor Laínez y que una vez en el suelo le propinó más golpes y patadas que acabaron con su vida. Víctor Laínez no tuvo posibilidad de defenderse y la causa de su muerte fueron los severos traumatismos craneoencefálicos a consecuencia de la agresión y no por el impacto que se produjo en la cabeza al caer al suelo, como estimaba el anterior jurado.

Sin embargo, el jurado no ha considerado acreditado que viera una navaja en las manos de Laínez ni que el amigo que lo acompañaba le gritara advirtiéndoles de la existencia de esta, lo que alegaba la defensa esgrimiendo legítima defensa. Igualmente ha estimado que el acusado actuó por motivos ideológicos.

Tras escuchar el veredicto del jurado, la Fiscalía ha mantenido su petición de asesinato con alevosía con el agravante de haber actuado de motivos ideológicos y el atenuante de haber actuado influido levemente por la ingesta de alcohol, como ha estimado el jurado, por lo que ha rebajado su petición inicial de 25 años de prisión a 20 años.

La acusación particular, que ejerce la familia de Laínez ha pedido 23 años de prisión, la misma pena que la acusación popular, que ejerce el partido político Vox.

La defensa de Rodrigo Lanza, que ejerce el abogado Endika Zulueta, ha solicitado una condena por "un delito de lesiones con resultado de muerte, cuyo marco de pena es de dos a cinco años, con la atenuante de la influencia del alcohol" y ha estimado que no se le puede condenar por asesinato.

Rodrigo Lanza durante este segundo juicio.

Zulueta considera que no hay mayoría suficiente en la cuestión 27, en la que el jurado ha respondido que "no" por cinco votos a cuatro, pregunta que hace referencia a si Rodrigo Lanza escuchó al amigo que lo acompañaba advertirle de que Laínez se acercaba a él con una navaja. Exactamente, la pregunta dice lo siguiente: "Considera el Jurado probado que Rodrigo cuando se marchaba del local con sus amigos, al llegar a la primera puerta interior escuchó que Pablo gritó, al menos en dos ocasiones 'Cuidado Rodrigo, detrás de ti que lleva una navaja. Los gritos de Pablo diciendo que llevaba una navaja fueron escuchados por B. y M".

Durante la intervención de Zulueta se han producido tensiones con los abogados de la defensa y con la propia magistrada. "Señoría, ruego que me ampare", decía. "Es muy desagradable este juicio y estoy deseando que termine", respondía la magistrada María José Gil Corredera.

Segundo juicio

Es la segunda vez que se juzgan estos hechos puesto que el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) anuló la sentencia anterior, que condenó a Rodrigo Lanza a cinco años de prisión por un delito de lesiones en concurso con homicidio doloso al considerar que el jurado no había motivado suficientemente su veredicto.

Durante el anterior juicio se llegó a la conclusión de que Rodrigo Lanza agredió por la espalda a Victor Laínez y que éste se golpeó la cabeza al caer al suelo, lesión que le causó la muerte. Sin embargo, el jurado popular descartó que el acusado tuviera intención de acabar con su vida y por tanto el asesinato.

La Fiscalía y la familia del fallecido alegaron que hubo contradicciones por parte del jurado, afirmaciones que mediatizaron su respuesta o falta de motivación del veredicto, por lo que solicitaron la repetición del juicio en una vista celebrada recientemente.

Víctior Laínez, la víctima.

La defensa de Lanza también recurrió el fallo, pero en su caso para que se eliminasen las agravantes de alevosía y motivos ideológicos y la responsabilidad civil de 200.000 euros que el juez impuso al procesado. También solicitó la libertad provisional de Lanza.

Ahora el TSJA ha tenido en cuenta la tesis de la Fiscalía, representada por Carlos Sancho, y las acusaciones, a cargo de Juan Carlos Macarrón, abogado de la familia, y David Arranz, letrado de la acción popular.

 

COMPARTIR: