24 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El que fuera responsable de la Unidad Central Adjunta Operativa (UCAO) está siendo investigado por los casos Tándem, BBVA, Kitchen, Iron y Land

El excomisario Enrique García Castaño declarará este miércoles para intentar librarse de ingresar en prisión

El excomisario Enrique García Castaño.
El excomisario Enrique García Castaño.
El que fuera responsable de la Unidad Central Adjunta Operativa (UCAO) de la Policía Nacional, Enrique García Castaño, irá a declarar este miércoles ante el juez Manuel García Castellón, en la Audiencia Nacional, investigado por el llamado caso Villarejo. La "vistilla" revisará la libertad con medidas cautelares, en la que se encuentra García Castaño desde su primera declaración y que podría transformarse en un auto de prisión.
Enrique García Castaño, conocido como "El Gordo", ya declaró el pasado 18 de enero ante el instructor Manuel García Castellón en relación a esta macro causa en la que se investigan las actividades presuntamente ilícitas de su socio y también comisario jubilado, José Manuel García Villarejo, que se encuentra en prisión provisional desde noviembre de 2017.
 
En esta ocasión, el exjefe de la Unidad Central Adjunta Operativa (UCAO) fue interrogado sobre la séptima pieza de la causa y una de las más sensibles, la "Operación Kitchen", que investiga el pago con fondos reservados al chófer del extesorero del PP Luis Bárcenas para sustraerle documentación sensible del Partido Popular que, supuestamente, obraba en su poder.
 
Durante sus declaraciones García Castaño siempre negó que aquel operativo sin tutela judicial hubiese sido ilícito. El excomisario fue emplazado de nuevo para asistir a la Audiencia Nacional y prestar declaración en relación a los proyectos Land -supuesto espionaje entre los herederos de Procisa- e Iron  -espionaje a un despacho de abogados-, dado que la extensión del resto de declaraciones que se tomaron aquella semana obligó a suspender esta parte del interrogatorio.

El excomisario Enrique García Castaño.

La acusación particular, ejercida por el partido Podemos, que está personado en la causa, solicitó al juez que convocase una vista para revisar las medidas cautelares en las que se encuentra García Castaño, ya que considera que hay indicios criminales suficientes contra él como para ordenar prisión preventiva. García Castaño ya fue detenido el 11 de julio de 2018 y puesto en libertad 48 horas después. Tiene el pasaporte retirado, prohibición de salir de España y obligación de comparecer cada quince días en un juzgado.

Ante la petición de Podemos, a la que la Fiscalía Anticorrupción no se opuso por razones procesales, el juez decidió esperar a que el investigado terminase de prestar declaración en todas las piezas en las que es testigo, para tomar una decisión sobre su libertad. Desde la última declaración de García Castaño se han practicado nuevas diligencias en el caso "Kitchen" y por eso su testimonio vuelve a ser importante.

Fuentes jurídicas tampoco descartaron un interrogatorio sobre la pieza número 9, los servicios de espionaje que habría estado realizando Villarejo para el BBVA durante más de una década y en la que también está siendo investigado García Castaño.

La situación procesal de "El Gordo" en el caso Tándem dio un giro el pasado mes de febrero. El anterior instructor, contra criterio de la Fiscalía Anticorrupción, le venía investigando en unas diligencias aparte, es decir, fuera de la causa. El juez actual deshizo esta situación e incorporó las pesquisas a la investigación general por entender "innegable" que García Castaño formaba parte de la "organización criminal" de Villarejo. En aquel auto por el que se acumulaban las diligencias a la causa general, el juez explicaba que si en su día pudieron existir dudas sobre el grado de implicación del exjefe de la UCAO, "se ha venido constatando un incremento de los indicios existentes" contra él "en cuanto integrante de la organización criminal que se investiga, como se desprende de las piezas separadas 2, 3, 7 y 9" (Iron, Land, Kitchen y BBVA).

"El Gordo", de quien el juez presume una "colaboración mucho más intensa de lo que se apreció en su día" con el clan de Villarejo y "una comunidad de objetivos y un modus operandi muy semejante" al suyo, está siendo investigado entre otros, por presuntos delitos de malversación, prevaricación, cohecho y blanqueo de capitales.

COMPARTIR: