25 de abril de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Toreros, concursantes de televisión, actores, humoristas y deportistas: Los partidos apuestan por la popularidad en detrimento de la formación

El peligroso giro hacia la frivolización de la política española con la proliferación de candidatos extravagantes

Los partidos políticos se llenan de rostros populares / elcierredigital.com
Los partidos políticos se llenan de rostros populares / elcierredigital.com
Desde el humorista Arévalo, que quiere ser candidato a la alcaldía en Valencia, hasta el escritor Fernando Sánchez Dragó o el televisivo Rafa Lomana, muchos nombres de personajes populares se barajan en la órbita política de Vox, pero no es el único partido que se apunta. Pepu Hernández, en el PSOE; Toni Cantó y Felisuco en Ciudadanos, Abellán en el PP. La lista es amplia y hay quienes no ocultan su preocupación por los efectos secundarios de tanta frivolización.

The show must go on reza la máxima más célebre del mundo del espectáculo. Que el mundo es un gran teatro ya lo dijo Calderón de la Barca y que la política estaría más cerca del circo a nadie le parece raro. En España las posturas cada vez están más enconadas y las ideologías se polarizan como en los peores momentos de nuestra historia reciente. En su afán por acercarse a la población, los partidos políticos deciden adornar sus listas con nombres populares de la tauromaquia o la televisión.

Sin que importe en absoluto la formación, pero sí los discursos bien aprendidos llenos de lugares comunes, el circo político siempre extiende su lona y los payasos que se creen domadores y funambulistas con vértigo se dan la mano ante el regocijo de una sociedad que cree que no tiene nada que perder tras una década de crisis económica que ha venido para quedarse y que ha dejado a la luz los males endémicos de un sistema que parece agonizar sin morir del todo, como los malos enfermos. Mientras tanto, una serie de nombres populares en las listas de partidos que van de la izquierda de la derecha a la derecha de la izquierda, amenazan con convertir el Parlamento español en una versión low cost del Un, dos, tres.  Esta posible frivolización de la política española ya ha empezado a preocupar en ciertos foros, ante la imprevisibilidad de las consecuencias de este fenómeno. 

Vox: el discreto encanto de la ultra derecha

Vox ha dado el campanazo al anunciar que su número 1 en las listas para el Congreso de los Diputados por Albacete será el polémico Rafa Lomana, protagonista de programas de deporte extremo y conocido principalmente por haber participado en Supervivientes en 2014 y su enfrentamiento con su mediática hermana la socialité Carmen Lomana.

A pesar de su mala relación con su hermana, en lo político parecen tener gustos coincidentes. En las elecciones de junio de 2016, Carmen fue candidata de Vox al Senado, coincidiendo este hecho con la aparición de unas fotos de Lomana compartiendo noche con Juan Carlos Monedero de Podemos que llevó a algunos medios a especular con una relación entre ellos.

Rafael Lomana, candidato de Vox.

El partido que lidera Santiago Abascal también lleva en sus listas para el Senado al escritor José Marco Davo y la nómina de celebrities de Vox parece que continuará en las próximas semanas y los nombres que su rumorean son para todos los gustos. Desde el humorista Arévalo, que ha manifestado su deseo de ser candidato a la alcaldía en Valencia, hasta el escritor Fernando Sánchez Dragó, son muchos los nombres de personajes populares los que se barajan en la órbita política de Vox, seducidos por su discurso.

El PSOE: cuando fuimos los mejores

Aunque las encuestas dan al PSOE un buen resultado, queda lejos de aquel PSOE de los ochenta de Felipe González y Alfonso Guerra tan hegemónico que capitaneó la España post-Transición. Es tradición del PSOE tirar de nombres populares cuando están en crisis. A principios de los 90 lo intentaron con varios y solo picó el anzuelo el juez estrella Baltasar Garzón que, rebotado con el partido, acabó resucitando casualmente el caso GAL.


El entrenador Pepu Hernández.

Pedro Sánchez colocó a un astronauta, Pedro Duque, y a un presentador de televisión y escritor (Màxim Huerta) y ahora tiene como candidato a la alcaldía de Madrid al exseleccionador nacional de baloncesto Pepu Hernández. Hernández por el momento ha optado por un perfil bajo sabedor de que su momento llegará en la campaña que promete ser tan reñida como la de las generales de abril.

El PP: más estrellas que en el cielo

Siguiendo el lema de la Paramount Pictures, cada vez que Pablo Casado anuncia un candidato los periodistas nos frotamos las manos. Por ahora en su lista destaca el tertuliano de la Sexta Pablo Montesinos que será el número 1 del partido conservador para el Congreso en Málaga. A este fichaje le ha seguido el del torero Miguel Abellán.

El diestro comenzó su andadura en el ruedo en 1997, con su debut en Vinaroz (Castellón), y al año siguiente ya tomó la alternativa en Alicante. El final de los 90 y el inicio del nuevo milenio fueron sus mejores años, ya que abrió numerosas puertas grandes de toda España, entre ellas la de Las Ventas dos veces (1998 y 2000), la considerada más importante del mundo.

Dio el salto a las portadas del corazón a raíz de su relación con la actriz Natalia Verbeke en 2005. Cinco años duró su historia, terminando en buenos términos en 2010. Desde entonces se le han adjudicado varias historias que nunca se han confirmado con otras famosas. Desde 2016 sale con una joven anónima llamada Beatriz Saénz de Miera, estudiante de Administración y Dirección de Empresas y de Marketing.

Pero para fichaje con solera política el de Adolfo Suárez Illana. El hijo del que fuera primer presidente de la democracia, siempre con gesto adusto, es el número 2 del PP por la circunscripción electoral de Madrid. Este puesto político es más fácil de conseguir que el que intentó en 2003 cuando quiso ser presidente de Castilla-La Mancha.

Adolfo Suárez Illana durante una entrevista.

Fue en su presentación como candidato en el que su padre Suárez realizó su último acto público en Albacete evidenciando la enfermedad degenerativa que padecía. Su campaña estuvo llena de anécdotas hilarantes como aquella en la que en un mitin en Barrax (Albacete) aseguró estar muy unido a esta localidad porque su empleada de hogar era natural de allí. Barrido por José Bono y su aparato, Suárez Illana no consiguió la presidencia de la autonomía castellano-manchega después de haber intentado, con idéntico resultado, ser torero. Ahora, lo tiene mucho más fácil para triunfar y tener un patrimonio popular más allá de su apellido.

Podemos: preparando sorpresas

Por el momento el partido liderado por Pablo Iglesias no tiene ningún fichaje estrella, pero, podría estar preparándolos. Ante la espantada de nombre míticos para la formación como Errejón o Bescansa, nombres populares podrían estar a punto de desembarcar en las listas de la formación morada.

"A lo mejor damos alguna sorpresa, estamos evaluando la posibilidad de convencer a alguna persona de la sociedad civil para que participe en nuestras listas pero los regalitos los abrimos uno por uno", afirmaba este domingo crípticamente Pablo Echenique.

Ciudadanos: entre Felisuco y Toni Cantó

Ciudadanos es una de las formaciones que más nombres famosos ha incorporado históricamente a sus candidaturas, algunas incluso con escándalos de Primarias de por medio, como las celebradas para alzar al humorista Félix Álvarez, Felisuco, de candidato naranja a la presidencia de Cantabria, una elección que, como ya contamos en elcierredigital.com, tuvo más sombras que luces.

A la espera de que Malú entre en campaña cantando o actuando en algún mitin, Rivera podrá apoyarse en otro personaje célebre, Toni Cantó. El actor ha sido elegido en Primarias candidato a la presidencia de la Generalitat Valenciana. Cantó llegó desde la extinta UPyD en 2016 a la formación de Albert Rivera. Actualmente es diputado en el Congreso por Madrid por Ciudadanos, pero tendrá que abandonar sus cargos en Madrid para ocuparse del partido a nivel autonómico. Toni Cantó parece agotar así tres de sus "Siete vidas" políticas, de diputado de UPyD a Ciudadanos y ahora, del Congreso a la Generalitat. 


El diputado Toni Cantó.

Javier Imbroda, exseleccionador nacional de baloncesto, también encabezó en 2018 la lista por Málaga de Ciudadanos a la Junta de Andalucía. El entrenador de baloncesto fue una de las últimas incoporaciones de Albert Rivera y tras el pacto entre el Partido Popular y Ciudadanos para gobernar, Imbroda fue nombrado Consejero de Educación y Deportes de la Junta de Andalucía.

El presentador Agustín Bravo es uno de los famosos que también ha mostrado su apoyo público a Ciudadanos. La cara de programas de televisión como "El telecupón" o "La noche de los magníficos" ya había mostrado públicamente su simpatía por Ciudadanos desde hace tiempo, cerrando incluso la lista al Congreso por Sevilla en 2016 de manera testimonial.

COMPARTIR: