22 de abril de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El juzgado de Instrucción número 18 de Madrid estima que el informe pericial encargado a la Policía no es "definitivo" para incriminar a la escritora

Archivada la causa contra Valeria Vegas, acusada por la familia de "La Veneno" de falsificar su firma

Valeria Vegas y Cristina Ortiz en la presentación del libro de memorias.
Valeria Vegas y Cristina Ortiz en la presentación del libro de memorias.
El juzgado de instrucción número 18 de Madrid afirma que no se ha podido determinar si la firma de La Veneno, que falleció en 2016, "es auténtica o no, ni si fue realizada por Valeria Martínez", más conocida como Valeria Vegas, de manera que cierra la causa contra ella en la querella interpuesta por María Jesús Rodríguez, madre de Cristina Ortiz, "la Veneno" contra Valeria Vegas, autora de la biografía de "La Veneno".

La denuncia parte del contrato firmado el 13 de abril de 2016 en el que Cristina Ortiz facultaba a Valeria Vegas para escribir sus memorias. Y es precisamente ese libro el que fue usado por la productora de los Javis para realizar la serie 'Veneno', que se emitió en AtresMedia con gran éxito de público.

La madre de Cristina Ortiz denunció la falsificación de la supuesta declaración de voluntad de su hija reflejada en dicho contrato, en el que supuestamente renunciaba en favor de su biógrafa a cualquier beneficio económico por la explotación de los derechos del libro.

El magistrado explica que de los testigos que han declarado, uno ha dicho que La Veneno conocía el contenido del contrato y lo firmó, y otro, que aunque Vegas le dijo que no se ajustaba a lo pactado y que Cristina Ortiz no quería firmar nada, no le comunicó que la firma fuera falsa o que el contrato no existiera.

La única biografía oficial de Cristina Ortiz, La Veneno.

Según el juez, las conductas denunciadas "no están debidamente determinadas" y por tanto archiva el caso, una decisión ya recurrida por María Jesús Rodríguez, madre de la vedette fallecida. El recurso argumenta que existe un informe de otro perito caligráfico, ya adelantado por elcierredigital.com, en el que se negaba que la firma de La Veneno fuera real.

La decisión del juzgado se produce poco después de conocerse la negativa de éste a reabrir la causa por la muerte en 2016 de La Veneno, como solicitó su familia tras un informe pericial que concluía que el fallecimiento era de "origen violento y lesivo-homicida".

La escritora Valeria Vegas declaraba el lunes 14 de octubre de 2019 en el Juzgado Nº 18 de Madrid para responder por las acusaciones que pesan sobre ella de falsedad en documento mercantil y de simulación de contrato. La biógrafa de Cristina Ortiz, La Veneno, se sometió a una prueba de cuerpo de escritura, que la jueza ha remitido al perito caligráfico de la Policía, y negó todas las acusaciones. Poco después declararon dos testigos de la defensa de Vegas, el fotógrafo Lousi Bou y el televisivo Roi Porto.

Valeria Martínez Zaragoza fue acusada de falsificar la firma de La Veneno y se sometió ese día a una prueba del cuerpo de escritura, un documento que la jueza ha remitido el perito caligráfico de la Policía, el cual determinaba que no puede afirmarse que la firma de Cristina Ortiz fuese falsificada por Valeria Vegas en ese documento. La escritora valenciana siempre negó ante la juez las acusaciones que pesaban sobre ella.

Cristina Ortiz, La Veneno.

Los testigos en la defensa de Vegas fueron Roi Porto y Louis Bou. Este último se encargó con su empresa Mista Studio by Louis Bou de realizar las fotos de La Veneno para la portada del libro ¡Digo! Ni puta ni santa.  Roi Porto se encargó de la producción ejecutiva de dicha sesión. Porto es además conocido por haber participado el reality show  '¿Quién quiere casarse con mi hijo?'

Acusada de falsificar la firma

La querella contra Valeria Vegas fue admitida a trámite por el Juzgado número 18 de Madrid, por los delitos de simulación contractual y falsedad en documento mercantil. Esto significa que Valeria Vegas fue acusada de falsificar la firma de la vedette en un contrato de cesión de derechos. Ese contrato sería el que habría permitido editar ¡Digo! Ni Puta ni Santa y quedarse con todos los beneficios de la obra. La querella fue presentada el 2 de agosto de 2019.

Louis Bou/ Twitter. 

Aunque la propia autora admitió en varios programas de televisión que la recaudación del libro iría para la familia de Cristina Ortiz, lo cierto es que la madre nunca recibió ninguna compensación económica. Pero las cosas se agravaron después de que los Javis, productores de Suma Latina, Javier Calvo y Javier Ambrosini, anunciaran su intención de rodar una serie sobre la vida de La Veneno para Atresmedia y que habían negociado los derechos sobre la biografía de Valeria Vegas.

Derechos de explotación

Según la escritora, Cristina Ortiz le habría cedido los derechos de explotación sobre esta obra mediante un contrato firmado el 13 de abril de 2016. Cuando La Veneno falleció, el 9 de noviembre del mismo año, Valeria envió una copia de ese contrato a los familiares de Cristina Ortiz con fecha de 7 de diciembre de 2016 para demostrarles que poseía los derechos sobre la biografía y evitar posteriores problemas, que finalmente tuvo.

La querella recogía que "en la cobertura informativa de la muerte de Cristina Ortiz La Veneno tuvo una participación directa la ahora querellada  (...). Ella, también mujer transexual, había establecido un estrecho vínculo personal con la fallecida desde hacía años, con quien habría establecido una fuerte relación de subordinación o dependencia, de suerte que Valeria actuaría como su "agente" o "representante" convirtiéndose en una persona de su máxima confianza, como lo revela que Cristina le habría contado sus secretos más íntimos para que pudiera escribirle un libro autobiográfico, entregándole para ilustrarlo fotografías inéditas de su álbum personal".

La querella refleja que "Valeria es licenciada universitaria, experta en comunicación audiovisual, culta y de refinadas maneras que atesoraba una importante red de contactos en determinados círculos intelectuales. Sin embargo, su definitivo salto a la fama se produjo tras la publicación del libro autobiográfico de Cristina (...)".

Se refiere la acusación particular a que tras las apariciones televisivas de Valeria Vegas comenzó a colaborar con publicaciones como Vanity Fair, en televisiones como Canal Sur y además ha publicado artículos en El País y la revista Jot Down. Además, escribió otro libro titulado Vestidas de azul, con la editorial Dos Bigotes.

Roi Porto/ Instagram. 

Este libro nació de un famoso documental de un mismo título donde varias transexuales narraban sus experiencias en el Madrid de los 80, una de ellas, Tamara "la gitana", amiga íntima de La Veneno que le regaló una cinta de vídeo con el documental grabado cuando se emitió en televisión. Esa cinta acabó en manos de Valeria y tras verla, decidió inspirarse para escribir su segundo libro. Otra de las protagonistas del documental, Nacha "la poderosa", una de las dos únicas supervivientes de aquel documental, se negó a colaborar con el libro porque no se fiaba de Valeria Vegas, tras su acercamiento a Cristina Ortiz.

La querella recuerda que "la vedette consiguió cerrar un acuerdo económico con el grupo de comunicación Mediaset y ser entrevistada en el programa de entretenimiento nocturno Sálvame Deluxe, el día 15 de octubre de 2016", de hecho, Cristina Ortiz tenía un acuerdo para acudir una semana después de su muerte al mismo programa, donde sería sometida a la prueba del polígrafo, pero su muerte truncó esta vuelta triunfal al mundo de la televisión.

Poco después de su fallecimiento, su hermana María Pepa Ortiz hizo unas declaraciones en el programa "Sálvame" en referencia a la relación entre La Veneno y Valeria Vegas, que replicó el 14 de noviembre en una entrevista. El diario El Español recogería poco después que los beneficios de este libro ya habrían alcanzado los 45.000 euros. Según la denuncia, "Doña Cristina habría cedido a Valeria la totalidad de los derechos de propiedad intelectual de la obra por el precio de mil euros, un dinero que, además, ya habría percibido la fallecida tras la publicación de su primera edición". 

En el correo electrónico que Valeria Vegas habría enviado a la familia de Ortiz sostenía que La Veneno "habría percibido 3.000 euros de los cuales 1.000 euros se los habría entregado a ella en concepto de adelanto y que, si bien nada se decía en el contrato, existió un acuerdo verbal entre ambas para repartirse los beneficios de la obra a partes iguales".

Una de las pruebas más importantes aportadas por la madre de Cristina Ortiz es un informe pericial caligráfico de 31 de mayo de 2017, visado por la Asociación Profesional Colegial de Peritos Judiciales del Reino de España y elaborado por el perito Francisco José Sánchez Arroyo en el que se recoge que, analizada la firma de Cristina Ortiz en ese documento, "la grafía del documento dubitado, no ha sido realizada por doña Cristina Ortiz Rodríguez", es decir, que alguien falsificó su firma. Por ese mismo motivo, la querella solicita que "sería recomendable que se le pudiera practicar cuerpo de escritura a doña Valeria Martínez, con el objeto de conseguir las muestras deseadas para tal fin".

Riesgo de perder la paga

Valeria Vegas siempre argumentó que la cesión de derechos por parte de Cristina se había producido porque la transexual tendría miedo de perder su paga no contributiva por riesgo de exclusión social. Sin embargo, no dudó en acudir a la televisión cobrando. A tal efecto, recoge la querella que "no existe una explicación lógica al hecho de que Cristina llegara a percibir, en el mismo mes de octubre de 2016, alrededor de 2.500 euros por su participación en dos "bolos", ni tampoco el hecho de haber cerrado un acuerdo económico con el grupo de comunicación Mediaset para participar como entrevistada en dos ediciones del programa Salvame Deluxe, el primero el día 15 de octubre de 2016 y un segundo programado para poco después de su muerte, que lógicamente, nunca se llegaría a realizar".

Valeria Vegas. 

Tras conocerse en mayo de 2019 que la productora de los Javis iba a acometer la realización de una serie titulada Veneno. Vida y muerte de un icono, basada en el libro de Vegas, el 16 de julio de 2019 el abogado de la madre de La Veneno mandó un burofax a las productoras implicadas, Suma Latina, de los Javis y Apache Films, que iba a dar soporte técnico a la serie, además del grupo Atresmedia Estudios S.L. "para poner en su conocimiento las irregularidades del contrato de cesión de derechos". Antes de archivar la causa, el juzgado efectuó numerosas diligencias, reclamando a Apache Films, Suma Latina y Atresmedia Estudios los contratos firmados para la serie.

Habrá que esperar para saber si el recurso de María Jesús Rodríguez es considerado o no.

COMPARTIR: