22 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El boletín "El Cable de Podemos" aconseja a las bases morados debatir sobre uno de los incumplimientos socialistas más polémicos, la vivienda

Pablo Iglesias empuja a sus bases contra el PSOE en la recta final de la campaña electoral madrileña

Pablo Iglesias. / Podemos
Pablo Iglesias. / Podemos
Podemos ha aconsejado a sus círculos que aborden el tema de la 'ley de Vivienda', que es uno de los incumplimientos socialistas que más enfadan entre las bases del propio PSOE. La formación morada está recriminando a su socio estatal que no se atreva a cumplir su acuerdo programático de Gobierno.

Pablo Iglesias asegura que no quiere reproches contra PSOE y Más Madrid para evitar que en las elecciones autonómicas del 4M se repita la debacle progresista de las últimas elecciones madrileñas (en las que Manuela Carmena perdió la alcaldía tras su empeño de desembarazarse de los morados y de IU).

Pero Podemos no parece mantener su palabra ya que 4 días después del arranque oficial de la campaña, el 22 de abril, sus militantes y simpatizantes recibieron el boletín interno El Cable, que difunde "información para debatir en los círculos" morados.

Y en la última edición de este boletín el PSOE sale malparado por sus reiterados incumplimientos del programa de Gobierno estatal en materia de vivienda, hecho que provoca un hartazgo entre las propias bases socialistas.

Debate

El Cable dice que "durante las últimas semanas, en el Gobierno de coalición se está llevando a cabo un debate urgente para impulsar una Ley de Vivienda estatal, de la cual Unidas Podemos es coproponente. Una ley que va ya con retraso, según los compromisos adquiridos por el PSOE en los acuerdos de Gobierno y de los Presupuestos Generales del Estado. Se trata de un momento histórico para nuestro país que no puede seguir dilatándose, y que no habría sido posible sin el empuje de la sociedad civil, especialmente del movimiento en defensa del derecho a la vivienda".

Iglesias. Foto. Youtube. 

El boletín morado asegura que "hace poco más de un año, el relator especial de la ONU sobre la Extrema Pobreza y los Derechos Humanos, Philip Alston, denunció en una visita a nuestro país la existencia de 'una crisis de vivienda de proporciones inquietantes' y el grave déficit de vivienda social en España".

Regulación de alquileres

"La futura 'ley de Vivienda' debe tener unos contenidos mínimos, los incluidos en el acuerdo de Gobierno, y que también llevan años planteando tanto los colectivos sociales como los organismos internacionales. La nueva ley debe garantizar la vivienda como un derecho subjetivo y un bien de primera necesidad, que pueda ser reclamable ante los tribunales, y no un bien de mercado al servicio de especuladores", aseguran desde Podemos.

Y piden la "suspensión de los desahucios sin alternativa habitacional digna y adecuada. La ley debe incluir la aplicación directa de las recomendaciones de los pactos internacionales ratificados por el Estado español y de sus organismos. Movilizar todos los recursos necesarios para garantizar el derecho a la vivienda con medidas como destinar el 75% de las viviendas de la Sareb al alquiler social o incluir la obligación de llegar progresivamente a destinar en 2023, como mínimo, el 0,7% del Producto Interior Bruto a dicho objetivo".

El Cable dice que "sacar adelante esta ley es un compromiso del acuerdo de Gobierno y, por lo tanto, un compromiso con nuestro pueblo en la senda marcada por el movimiento de vivienda en las calles y por los organismos internacionales de derechos humanos. Defender la vivienda como un derecho es una de las batallas que dignifican la lucha política del espacio en el que estamos".

Ábalos, en problemas

Antes de la campaña, al ministro José Luis Ábalos se le vio incómodo en el Congreso ante una pregunta de Euskal Herria Bildu sobre el incumplimiento socialista: "El Gobierno está estudiando diversas medidas, entre ellas, la nueva ley por el derecho a la vivienda y el impulso a la construcción de un parque de vivienda. El problema es la oferta, la tenemos que estimular y, en esto, estimular a las administraciones".

"Estamos de acuerdo con el problema y con los objetivos. Pero nosotros no reducimos la ley ni las bonificaciones fiscales, pero tampoco tenemos que desperdiciar esta posibilidad. Todo lo que hace la gente por el interés general es bonificado, para eso existe la bonificación. El objetivo del Gobierno es ahora 100.000 viviendas públicas y estamos ya en las 24.000", añadía.

COMPARTIR: