30 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La abogada que defiende a César Román había presentado un recurso de apelación por vulnerar, presuntamente, sus derechos fundamentales

El TSJM ratifica la condena de quince años de cárcel del 'Rey del Cachopo' por el homicidio de Heidi Paz

El 'Rey del Cachopo' junto a su abogada, Ana Isabel Peña.
El 'Rey del Cachopo' junto a su abogada, Ana Isabel Peña.
Tras jugar su última carta para conseguir su absolución, César Román, el 'Rey del Cachopo', ha sido condenado a 15 años de prisión por el homicidio de su expareja, Heidi Paz, con los agravantes de parentesco y género. Su abogada, Ana Isabel Peña, había presentado un recurso de apelación que aseguraba que se habían vulnerado los derechos fundamentales de su cliente, algo que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha desestimado.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha confirmado, en la Sala de lo Civil y Penal, su condena a 15 años de prisión a César Román, conocido popularmente como ‘Rey del Cachopo’, por el homicidio de su exnovia, Heidi Paz, en el mes de agosto de 2018. Dadas las características del crimen, se le atribuyen también las agravantes de parentesco y género.

Este tribunal ha desestimado completamente el recurso de apelación que presentó la defensa de Román, Ana Isabel Peña, contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, pues considera que ninguno de los derechos del procesado ha sido vulnerado durante los procesos judiciales. El ‘Rey del Cachopo’ jugaba, con este recurso, su última carta para quedar absuelto de las acusaciones de homicidio.

El proceso judicial

En junio de 2021 los tribunales fallaban contra el ‘Rey del Cachopo’: la sentencia condenaba a César Román a quince de años de prisión y a indemnizar a los hijos de la víctima, con 142.229 euros a cada uno, y a la madre, con 100.000, por un delito de homicidio, con los agravantes de parentesco y género. El pasado 24 de febrero, el conocido como ‘Rey del Cachopo’ jugaba su última carta ante la justicia para intentar quedar absuelto de unas acusaciones que rechaza de pleno.

En un recurso sobre el que deliberaba el pasado mes de febrero el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), el empresario denunciaba haber sido víctima de "un juicio paralelo" desde que comenzó la instrucción, comparándose con el mediático caso de Dolores Vázquez. El fallo de la Audiencia Provincial de Madrid fue impugnado por la presunta vulneración de los derechos fundamentales de presunción de inocencia, igualdad de armas y derecho de defensa, entre otros.

La deliberación del TSJM, que estaba prevista para el pasado 14 de diciembre, se tuvo que aplazar a solicitud de la letrada de Román, Ana Isabel Peña, al no poder acudir a la vista por motivos de salud graves. La abogada pidió el alta voluntaria para poder asistir al juicio y que este pudiera llegar a celebrarse. Tras el juicio, le dieron la baja de nuevo, situación en la que se encuentra desde septiembre, como consecuencia de una patología que lleva padeciendo desde junio y que se vio agravada al infectarse de covid-19.

En este juicio, Ana Peña, aboga del 'Rey del Cachopo', aportaba nueve querellas pendientes, por injurias y calumnias, en las que hay, según afirma, falsos testimonios: Contra Alejo Córdoba García, contra Celestino Martínez Rojas, contra Gloria Francis Bulnes Solorzano, contra Natividad Rodríguez Pascual, contra José Luis López Reyes, contra Raúl Inestroza Campos, contra Sara Lacorte Salcedo y contra los dos policías nacionales.

Ana Isabel Peña, abogada del 'Rey del Cachopo'.

Asimismo, aportaba la copia del Auto número 457/2019, de fecha 27 de junio de 2019, de Sobreseimiento, dictado por el Juzgado de Instrucción número 4 de Navalcarnero, en las Diligencias Previas 656/2018, de las que se solicitaron ya copia testimoniada.

Además, presentaba un recurso de revisión interpuesto en su día contra la resolución de inadmisión de Incidente de Nulidad del que se hizo mención en el recurso de apelación; así como la Resolución del mismo Juzgado 32 alegando que lo rechaza hasta en 2 ocasiones por ser incompetente territorialmente, cosa totalmente incierta según explica la abogada de Román.

Aportaba, también, la Guía para el Uso Forense del ADN. Según la abogada, se trata de un elemento fundamental para que la sala pueda comprobar, sobre la base de las alegaciones al informe de ADN y otros obrantes en la causa, que se violan, en la opinión de la defensa de César Román, los Derechos Fundamentales del defendido.

En un comunicado difundido hace varios meses por la propia defensa de Román, se indicaba que se habrían denunciado más de 27 vulneraciones de derechos fundamentales acontecidas durante todo el proceso. Por ejemplo, en el citado recurso de apelación, se trataba el tema de las llaves de la nave donde se encontraron los restos cadavéricos de Heidi Paz. 

“Todas estas vulneraciones de derechos fundamentales y cortapisas que sigue imponiendo la Sección 26 de la Audiencia Provincial no hacen más que dar indicativos a esta defensa sobre que nunca ha existido un proceso justo, ni desde el principio ni hasta que acabe; y los daños serán más graves que los que se le causó en su día a Dolores Vázquez, y esperemos que tras la reciente Sentencia del Tribunal Supremo sobre indemnizaciones de personas que han estado injustamente en prisión pueda al menos ser un ejemplo de lo que supone prejuzgar a una persona por caer mal o bien. Todo llega, y sin duda se restituirán los derechos de mi defendido”, concluía la letrada Ana Isabel Peña.

El ‘Rey del Cachopo’, la huida

César Román, más conocido como el ‘Rey del Cachopo’, presunto asesino de Heidi Paz, inició su huida el 14 de agosto de 2018. Los agentes del grupo VI de Homicidios de la Policía Nacional pudieron reconstruir esta huida por la que se dictó orden de búsqueda y captura contra él hasta ser finalmente detenido en noviembre en el mismo restaurante de Zaragoza donde había encontrado trabajo.

Durante el registro de la habitación que ocupaba en una vivienda de Zaragoza realizada el día después de su detención, los investigadores hallaron suficientes pruebas para reconstruir esta huida precipitada de César Román, que se produjo el mismo 13 de agosto en dirección a Guadalajara, desde allí tomó un autobús de la línea Alsa a las 15.10 horas del día 14 de agosto, que le llevó hasta Zaragoza, tomó el Bus número 1 y en el asiento número 50 llegó a la capital de Aragón.

Billete de bus que usó César Román.

Allí contrató el día 15 de agosto una habitación a Kendry Julio Hernández Díaz, en la calle Portugal de Zaragoza, cerca de la estación de tren de Delicias, durante tres meses por 250 euros mensuales. Como era día 15 sólo pagó la mitad, 125 euros, pero recibió un justificante por este desembolso. Para poder formalizar el contrato presentó un "reconocimiento de identidad en trámite de expedición del Documento Nacional de Identidad" a nombre de Julio César Jurado Rodríguez, con sus datos reales y firmado por el Comisario General con fecha de 26 de julio de 2018. El Rey del Cachopo había manuscrito en un folio los nombres y direcciones de cuatro pisos que alquilaban habitaciones en el barrio zaragozano de Delicias.

Tras instalarse en la ciudad del Ebro buscó trabajo en varios restaurantes, presentándose como José Rafael Rujano Contreras. Es decir, que donde vivía usaba una identidad (Julio César Jurado) y donde trabajaba otra diferente (Rafael Rujano). Incluso en el trabajo presentó como domicilio la calle Unceta 22, cerca también de la estación de Delicias y llegó a hacerse varias varias tarjetas de visita con este nombre y el falso domicilio.

Román se había dejado barba y crecer el pelo y adelgazó diez kilos, además de fingir perfectamente el acento venezolano. La diferencia con el hombre que huyó tres meses antes del escenario del crimen era tal que un policía que entró de paisano a las cocinas del restaurante para identificarlo, haciéndose pasar por un repartidor, tuvo dudas de si realmente era él.

Durante ese tiempo César Román efectuó numerosas búsquedas en su teléfono móvil sobre el asesinato de Heidi Paz y se fabricó un perfil falso en la red Facebook con nombre de mujer, Elena Lorena Ruiz, usado para intentar separar a una de sus exparejas de su actual marido.

El 15 de noviembre la Policía acabó con la aventura zaragozana del 'Rey del Cachopo', que permaneció en la prisión madrileña de Soto del Real, a la espera de que la jueza de Violencia de Género número 6 de Madrid ordenara la apertura de juicio oral.

COMPARTIR: