27 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Una larga lista donde aparecen nombres como 'El Dioni', Emilio Rodríguez Menéndez o Pepe 'el del Popular', todos capturados salvo Antonio Anglés

'Atrápame si puedes': Las grandes fugas mediáticas de España

Emilio Rodríguez Menéndez y El Dioni.
Emilio Rodríguez Menéndez y El Dioni.
España ha registrado un total de 176.063 denuncias por desapariciones de personas desde el año 2010. Se desconocen cuántos de estos desaparecidos son voluntarios. En nuestra historia reciente muchos personajes decidieron irse a por tabaco y no volver. Perseguidos por la Justicia, implicados en caso de robo o por necesidad de huir de deudas, elcierredigital.com repasa los casos más populares. Muchos en esta lista fueron al final capturados demostrando que nadie escapa de la Justicia.

Las películas plantean muchas escenas en las que vemos a personajes carismáticos huir con el dinero de un robo o tras cometer un crimen espantoso, pero la realidad supera a la ficción y no tenemos que irnos muy lejos para observar ejemplos.

En España se han dado fugas de personajes públicos más de una vez. Los protagonistas de estas historias lograron sus cometidos, pero sólo momentáneamente, ya que, finalmente, fueron detenidos. Todos, salvo Antonio Anglés, el tristemente célebre asesino de las niñas de Alcàsser.

La fuga de El Dioni

Dionisio Rodríguez Martín, un cuarentón de 1,83 metros de estatura, bizco y calvo, que dio uno de los "golpes" más limpios de los últimos años sin pegar un tiro se ha convertido en todo un héroe popular. Es el condenado por robo más querido del país. Cumplió uno de los sueños anhelados del español medio: robar al rico, a un banco, objeto de todos los odios del español cabreado.

El Dioni.

El robo fue el 28 de julio de 1989, mientras trabajaba conduciendo el furgón de seguridad de una empresa de recaudación, Dionisio simplemente decidió marcharse con el dinero mientras sus compañeros se bajaron del vehículo. Consiguió llegar hasta Portugal, desde donde logró huir a Río de Janeiro a gozar de una vida rodeado de prostitutas, hasta el momento en el que fue capturado 55 días después.

El fugitivo de Alcasser

Antonio Anglés sigue siendo un misterio para España. Uno de los autores de los asesinatos de Alcasser logró huir de la justicia mientras que su compañero, Miguel Ricart, fue condenado a 170 años de prisión. De hecho, este 28 de marzo se cumplieron 27 años de la desaparición de Antonio.

Aspectos que lució Antonio de joven.

Lo único que se sabe es que el 28 de enero de 1993 huyó de Valencia. Una vez allí se cortó y tiñó el pelo de rubio en una peluquería. Su fuga incluyó el robo de un vehículo a punta de pistola y un avistamiento en Portugal. En la capital lusa tomó el barco City of Plymoth con destino a Dublín. Anglés fue descubierto como polizón y lo encerraron en un camarote. Sin embargo, nunca llegó a Dublín. Desde entonces se ha especulado mucho con el destino final del fugitivo más buscado. 

Se barajan dos teorías. La primera, que Anglés se ahogó en el Mar del Norte y que en realidad el barco no lo rescató tras caer al mar y que, por tanto, la tripulación mintió sobre su posterior huida para evitar engorrosos interrogatorios y papeleos tras llegar a puerto. Esta hipótesis no ha quedado, hasta el momento, demostrada y fue desmentida por el capitán del barco en el documental referido.

La segunda versión es la más inquietante porque es la más creíble. El comandante de la Guardia Civil Juan Miguel Pérez, responsable de la detención de Miguel Ricart, y el que continuó con la búsqueda de Anglés durante años, declaró públicamente estar convencido de que "sigue vivo" y explicó que la hipótesis de su muerte en el mar era una "hipótesis no confirmada".

La huida de la Dulce Neus

Casada con un rico empresario inmobiliario, Juan Vila Carbonell, Nieves Capdevila pasó a ser una figura pública por inducir a sus hijos a matar a su marido. Según la mujer, el matrimonio estuvo marcado por malos tratos físicos y psicológicos tanto hacia ella como a sus hijos.

Dulce Neus.

El 1 de julio de 1986 aprovechó un permiso penitenciario para darse a la fuga. La polémica se sirvió inmediatamente cuando empezaron los rumores de que el director del Diario 16, por aquel entonces Pedro J. Ramírez, había financiado su huida a cambio de una entrevista exclusiva. Llegó en autocar a Portugal y desde ahí huyó a Colombia. Finalmente fue detenida en Ecuador un año después por vender joyas falsas y fue extraditada a España.

Pepe 'el de el Popular'

Este empleado del Banco Popular creó una bolsa paralela a la del banco para el que trabajaba y ofreció a clientes remuneraciones superiores al 12 por ciento. Con un interés sin competencia (el resto de las entidades ofrecía productos dos puntos por debajo), no tardó en convencerlos a todos. Supuestamente, el dinero iba a parar a cuentas corrientes, libretas o depósitos. Pero ninguno de ellos pasó a ser reflejado a la contabilidad de la oficina.

José Pérez Díaz, 'Pepe el del popular' antes de su fuga. 

En una época en la que la informática estaba prácticamente en pañales, a los clientes no les extrañó que los saldos y los supuestos intereses fuesen anotados a máquina. Y por si un interés del doce por ciento no era poco reclamo, el bancario asturiano aseguraba a sus vips que era un dinero sobre el que el Fisco no tenía ningún control. Alta rentabilidad y ni un céntimo a pagar a Hacienda. El 5 de marzo de 1991 huyó de su más que posible negro futuro y se instaló en México donde esquivó la acción de la justicia con otra identidad durante 18 años.

Una figura común con todos, Rodríguez Menéndez

Su verdadero salto a la popularidad se produjo cuando se encargó de la defensa de Neus Soldevila, conocida como la Dulce Neus, pero las razones que lo llevaron a huir de España fueron sus continuas aventuras en los medos y sus continuas informaciones falsas que perjudicaron a un gran número de figuras públicas como Mariano Rajoy.

Emilio Rodríguez Menéndez.

En pleno furor del país por la fuga de Antonio Anglés, uno de los asesinos de las Niñas de Alcásser, Emilio se inventó una entrevista con un modelo argentino que se hizo pasar por el criminal fugado. Un reportaje de gusto deplorable. En 2006 estas aventuras periodísticas le llevaron a prisión. En concreto por la difusión del vídeo sexual contra Pedro J. Ramírez. Se ordenó el ingreso en prisión del abogado para que cumpliera una pena de dos años de cárcel. 

Sin embargo, poco duró en la cárcel. En agosto de 2008 se fugó. El letrado había conseguido un permiso que le había concedido un juez de vigilancia penitenciaria al que recurrió la negativa de la Junta de Tratamiento de la cárcel de autorizar su salida durante unos días.

Emilio y su mujer, Vanessa Palomares, con la que se casó en 2005 poco antes de ingresar en prisión. partieron rumbo a Francia y luego a Paraguay. Acabaron de nuevo en Buenos Aires, donde la policía española los localizó y detuvo al abogado poco después, en octubre de 2010, al salir de un piso en el conocido barrio bonaerense de Palermo.

En 2012 fue detenido en Lisboa y encarcelado en Salamanca temporalmente. España reclamaba su extradición, pero la justicia argentina lo denegó. En 2014 la revista Interviú lo cazó en la Cava Baja del barrio madrileño de La Latina cenando en un famoso restaurante. 

COMPARTIR: