29 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Al principio del siglo XIX, en Alemania, Italia y Francia, aparecieron los primeros huevos hechos con chocolate con pequeños regalos adentro

La tradición de los huevos de Pascua, un postre que no puede faltar en el final de la Semana Santa

Huevos de Pascua.
Huevos de Pascua.
La Pascua es uno de los momentos más esperados del calendario por poder compartir un rato con la familia, celebrar un evento religioso junto a los seres queridos o por disfrutar de la maravillosa tradición de los Huevos de Pascua. Hoy en elcierredigital.com les explicamos de donde viene la tradición de los huevos de Pascua.

En muchos sitios de nuestro planeta, como Estados Unidos, Inglaterra y algunos países centroeuropeos, son muy típicos los huevos de Pascua como símbolos de fertilidad, de esperanza y de renacimiento.

A pesar de esto, la costumbre de los huevos de Pascua no viene de los Estados Unidos, sino que en realidad el nacimiento de este hábito es anterior y nada tiene que ver con el continente americano.

El huevo comenzó a cobrar importancia en la mitología egipcia cuando el Ave Fénix después de haberse quemado en su propio nido y, poco después, renació de un huevo que había creado en un principio.

Por esto, los egipcios empezaron a introducir huevos en las tumbas de los fallecidos con la esperanza de que pudieran resucitar, e incluso, en algunas civilizaciones cristianas los pintaban de color rojo para simbolizar la sangre de Cristo. Además, griegos e hindúes tenían la teoría de que la vida había nacido de un huevo.

Con la llegada de los primeros cristianos se empezó a considerar al huevo como un símbolo de resurrección que representaba el renacer de Jesucristo. Y varios siglos después, en la edad Media los huevos, que eran considerados muy valiosos, comenzaron a ser decorados y regalados como reclamo de la buena suerte para los seres más queridos.

Cuál es el origen de los huevos de Pascua?

Huevos de Pascua.

Así es como en esta época del año, con la llegada de la primavera, comenzó a celebrarse el festín del huevo como sinónimo de regocijo y celebración. Las distintas culturas han ido decorando de forma diferente los huevos, que en un principio eran pintados a mano con colores estridentes para representar la luz del sol.

A pesar de su evolución hasta principios del siglo XIX, no aparecieron los primeros huevos de Pascua hechos de chocolate con pequeños regalos adentro, como los conocemos en la actualidad. Esta invención tuvo lugar en Alemania, Italia y Francia.

Regalar huevos de Pascua se convirtió con el paso del tiempo en una costumbre y por ello en Pascua es tan típico comprar y regalar huevos a nuestros seres más queridos, pero poco a poco, las diferentes culturas han ido personalizando la tradición de los huevos de Pascua.

En la actualidad, esta costumbre aún se conserva, aunque con diferentes hábitos. Por ejemplo, en muchos países durante el Domingo de Ramos, los cristianos llevan los huevos al templo para que sean bendecidos y después de esto se los comen. Sin embargo, en otros países como Estados Unidos, regalan huevos de chocolate o de plástico, que contienen golosinas en su interior. Un hecho que responde a la alegría que supone la resurrección del Señor en la religión católica y que se asemeja siempre con el dulce.

Además, en los últimos años se ha añadido a un divertido personaje, que hace aún más singular esta tradición, el conejo de Pascua, que es el encargado de entregar los huevos. Un hecho que se ha convertido en costumbre, aunque a veces se les suele esconder los huevos a los más pequeños de la casa para que se diviertan buscándolos.

COMPARTIR: