13 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Productos típicos regionales y gran tradición en un evento popular declarado de Interés Turístico Internacional en 2008

Albacete en fiestas: Un colorido paseo gastronómico por una de las mejores y más antiguas ferias de España

La  Feria de Albacete, una ocasión para conocer su rica gastronomía.
La Feria de Albacete, una ocasión para conocer su rica gastronomía.
La Feria de Albacete es uno de los eventos más esperados, no solo para los lugareños, sino también para las miles de personas que la visitan todos los años. De hecho, en 2008 fue declarada de Interés Turístico Internacional por ser una de las mejores fiestas populares de España.

Para quien todavía no conozca, la Feria de Albacete se celebra todos los años del 7 al 17 de septiembre en honor a la Virgen de los Llanos, patrona de la ciudad. Desde 1783, este gran evento se celebra en el mismo lugar, en el Recinto Ferial conocido como "la sartén" o los "redondeles", denominado así por tratarse de un conjunto arquitectónico que visto desde el aire se asemeja a la silueta de una sartén, compuesto por el Paseo de la Feria (rabo de la sartén) y tres círculos concéntricos, situado a 10 minutos andando del centro de la ciudad.

El público inunda los puestos de la Feria de Albacete para degustar los productos típicos. 

Además de la gran variedad de espectáculos que ofrece como conciertos, verbenas y teatros, la Feria de Albacete no se entiende por completo si no atendemos a la comida. Durante estos diez días de feria, prácticamente "se vive en el Recinto Ferial", allí se desayuna, se come, se cena y se toman los mojitos y las copas. A cualquier hora del día o de la noche podemos encontrar una amplia oferta gastronómica con cientos de puestos y casetas para probar las elaboraciones y platos más típicos de Albacete.

La gastronomía siempre ha gozado de gran importancia en la Feria, pero este año se le está dando un reconocimiento especial también por parte de los entes públicos. El Stand de la Diputación ha organizado un auténtico viaje por la gastronomía de Albacete bajo el título ‘¿Gustas?’, mediante varios talleres de demostración de cocina -Show Cooking”-  que se celebrarán durante los días 9 al 17 de septiembre. Todos se realizarán a las doce del mediodía y su  finalidad es resaltar la importancia de los productos manchegos, que aunque bastante humildes, se puede hacer una excelente cocina de vanguardia.

Las sabrosas berenjenas de Almagro son un clásico manchego extendido por toda España. 

El lunes, día 9, cocinará en el stand de la Diputación, Teresa Gutiérrez del Restaurante ‘Azafrán’ de Villarrobledo. El día 10,  Fran Martínez,  del Restaurante ‘Maralba’ de Almansa, que cuenta con dos estrellas Michelin. El día 11 estará a cargo de Rafael Herreros, del Restaurante ‘Dalas’ de Albacete, mientras que el día 12 cocinará Alejandro Fernández, chef de ‘El Corte Inglés’. Ya el día 14  los cocineros serán la pareja formada por Florentino y Encarna, del Restaurante ‘Los Morunos’ de La Roda. El jueves 15, José Javier Moreno de Euro-Toques Albacete hará las delicias de los presentes y el 16, Javier García Albuguer, del Restaurante ‘Martina´. El día 17 Antonio Martínez Bleda, del Restaurante ‘Frontera’ de Tobarra cerrará estos talleres culinarios públicos.

Con todos ellos se podrá conocer de primera mano la cocina de vanguardia de Albacete al tiempo que se  disfruta de un paseo por la Feria haciendo paradas por los puestos más populares.

Si comienzamos el recorrido por el Paseo (rabo de la sartén), una de las tradiciones es tomarse un vaso de vino dulce acompañado con un barquillo de canela. Después se puede continuar hacia el puesto de las “Berenjenas de Almagro”, con su aliño especial, y que podemos comprar para llevar, aunque lo típico es tomarlas al pie del mostrador de venta. Todos los que ofrecen sus productos son puestos centenarios que participan en la feria año tras año, por los que han pasado varias generaciones, como el de “Hijos de Manuel Picó” que lleva vendiendo turrón artesano en la feria desde el año 1873.

El típico bocadillo de la Feria de Albacete, el "chorimorci".

Antes de entrar a los redondeles, si el paseo es al mediodía, y, sobre todo, para los amantes de los caballos, recomendamos una visita a la zona de las carpas situadas a la izquierda de los redondeles, donde en cualquiera de ellas, se pueden degustar los platos típicos de la feria admirando los caballos y carruajes que pasean todos los días entre las 13,00 y las 15,00 horas.

Ya dentro de los redondeles, a la izquierda del círculo central, pasando el Ateneo, se encuentran numerosas casetas que ofrecen platos de gambas con una cañita, es visita obligada en este gran evento popular, al igual que comerse un bocadillo de “guarra”, chorizo o morcilla, o un “chorimorci” (bocadillo de chorizo y morcilla). Estos, sin duda, son los puestos más concurridos de la Feria.

Si preferimos raciones, la mayor parte de cualquiera de las casetas de los Redondeles o de las carpas del exterior ofrecen los mismos productos, todos manchegos, y bastante calóricos. Encontraremos expuestos para comprar y degustar sabrosos platos de jamón y queso manchego, embutidos, cascos de patata, forro a la brasa, pinchos morunos, suspiros con jamón, gambas, lomo de orza, oreja, pisto manchego o un pollo asado con pimientos. También existen algunos puestos más selectos que incluso te pueden ofrecer un gazpacho manchego, estofado de rabo de toro o unas judías con perdiz, aunque estos platos es preferible degustarlos con calma, en uno de los muchos restaurantes que nos ofrece la ciudad.  

Los famosos y delicados Miguelitos de La Roda 

Otro de los clásicos de la Feria, situado en uno de los Círculos interiores es el puesto del pollo con champán o brut, que sin duda merece una visita para comer o cenar.

Después de la comida es tradicional tomar un café (Paquillo o Caballo Blanco, son los dos stands que existen en la feria) y cómo no, acompañado de un Miguelito de La Roda, pastel dulce elaborado con hojaldre fino, relleno de crema pastelera y espolvoreado con azúcar glas, aunque también los hay de chocolate. Los “Miguelitos” son el postre por antonomasia de la Feria y se suelen acompañar con un vasito de sidra.

Seguidamente, y sin apenas movernos del sitio, en el Templete, podemos continuar con los “mojitos”, moda que llegó hace más de un década, para pasar las tardes en la Feria, bailando al ritmo de la música que ofrecen las numerosas casetas, para después continuar tomando algo, si queremos, en las carpas que rodean el recinto ferial.

COMPARTIR: