15 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Descubrimos los principales platos y los cocinados más comunes de una cultura rica y sorprendente

Viaje a la cocina vietnamita: equilibrio, variedad y contraste de sabores de una gastronomía poco conocida

Viaje por la peculiar y rica cocina vietnamita.
Viaje por la peculiar y rica cocina vietnamita.
Estas dos últimas semanas he viajado por Vietnam, quince días en los que he disfrutado y me he empapado de una deliciosa gastronomía en todo su conjunto, recorriendo mercados, puestos callejeros, restaurantes y comidas en casas particulares de vietnamitas. He visitado cinco ciudades a lo largo de todo el país, Ho Chi Minh (la antigua Saigon), Can Tho, Da Nang, Hoi An, Hanoi y Ninh Binh que me han impactado gratamente.

Un ingrediente común a toda la gastronomía vietnamita, es el arroz, que está presente en todas las comidas, tanto en el norte, el centro o sur del país; ya sea en forma de papel de arroz, grano o fideos (noodles). También los vegetales, hierbas aromáticas -como el cilantro y la menta-, y verduras frescas. Apenas se utiliza aceite. Y, además, por regla general, la carne es usada como condimento, y no como plato principal, como la utilizamos en occidente. Todo ello hace de la cocina vietnamita una de las más saludables del planeta. 

Un mercado de Vietnam. 

Además de los ingredientes utilizados, verduras, carne, pescados y arroz, el secreto está en cómo los preparan y cocinan. Principalmente todo lo elaboran al vapor, en cazuela o en parrilla, y no se concibe ninguna comida sin tomar una sopa, que es uno de los platos más carcterísticos de Vietnam.

Algunos ingredientes para la sopa tradicional vietnamita, Pho. 

Estas son algunas de las comidas más típicas de Vietnam que realmente pueden sorprender a cualquier visitante:  

  • Pho: significa sopa. Podemos tomarla de caldo de carne, pescado, marisco y verduras. Por lo general, la sopa se termina de cocinar en la mesa, donde colocan un recipiente de caldo hirviendo, por un lado, y por otro, los condimentos, que suelen ser ser carnes, pescados o mariscos a medio hacer para acabar la cocción en el mismo momento de su consumo ya en la mesa. En ese momento, el comensal añade las hierbas aromáticas, verduras, noodles, tofu y picante al gusto. Para los vietnamitas cualquier hora es buena para tomar una sopa, de hecho, la mayor parte de ellos la toman como desayuno en cualquier puesto callejero. Es una combinación perfecta de colores y sabores con un equilibrio indescriptible entre lo picante, lo amargo, lo salado y lo dulce.

Rollitos vietnamitas, Goi Cuon.

  • Goi Cuon: son los rollitos vietnamitas, elaborados con masa muy fina de arroz y rellenos con gambas, brotes, menta, coco y cilantro, frescos o fritos. En la mayor parte de los restaurantes, por un lado, sirven esta masa  papel de arroz, y por otro, un plato lleno de hojas tanto de verduras como de hierbas aromáticas, otro plato con noodles y otro plato con carne o pescado. Cada comensal se encarga de hacer sus propios rollitos personalizados. Me encantaron. Son muy refrescantes y ligeros. No tienen nada que ver con los rollitos vietnamitas de cualquier restaurante oriental de los que tenemos en Europa. 
  • Hot Pot: consiste en una comida que se cocina en la misma mesa donde se come. En el centro de la misma colocan una especie de hornillo, con una olla que contiene dos compartimentos separados, uno con caldo picante, y otro, con caldo de pollo y ternera, o si se prefiere, de verduras o de pescado.

Hot Pot.

Todos los restaurantes que visité de Hot Pot, eran de tipo buffet libre, en el que podías elegir distintos platos con ingredientes crudos, como carnes cortadas en tiras muy finas, pescados, mariscos, todo tipo de verduras, raviolis o gyozas, encargándose cada comensal, de cocinar a su gusto los distintos ingredientes en el caldo hirviendo situado en el centro de la mesa. Para finalizar acostumbran a pedir noodles o arroz que acompañan con el caldo sobrante. También sirven en la mesa distintos cuencos con gran variedad de salsas  (p.ej. salsa de soja, salsa de pescado, salsa de chiles, de cacahuetes, de cilantro, de ajo, lima, etc...) para acompañar la comida al gusto. 

  • Banh Mi: es el bocadillo vietnamita, elaborado con pan francés relleno con varias carnes, rabanito, pepino, zanahoria, chile, embutidos, hierbas aromáticas, mayonesa y paté. Es un contraste de sabores y texturas cuyo origen se debe a la ocupación francesa, que dejó patente allí también, su cultura gastronómica. 

Banh Xeo.

  • Banh Xeo: es lo más parecido a lo que aquí conocemos como crêpes, hechos con harina de arroz, cúrcuma, leche de coco y relleno de carne picada, panceta, camarones, brotes de judías y hierbas aromáticas. Para comerlo hay que mojarlo en salsa de pescado rebajada con limón y un poco de agua.

Cau Lau.

  • Cau Lau: un plato de fideos con panceta de cerdo, brotes de soja, verdura, hierbas aromáticas y picatostes, todo bañado con salsa de soja. Es muy típico de la ciudad de Hoi An y dicen que solo se puede cocinar con el agua de un pozo situado en las afueras de la ciudad que, aseguran, le da ese sabor único.

Saludable, equilibrada, ligera y llena de colores y sabores. La cocina vietnamita, como otras orientales, es una gran opción que aportará gratas y diferentes experiencias a nuestro paladar. 

COMPARTIR: