20 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Gracias al turismo internacional, sus productos y elaboraciones son conocidos en otros países

La gastronomía balear goza de una rica variedad de pescados, carnes y hortalizas autóctonos para elaborar grandes platos

La cocina balear es  rica, variada y sorprendente.
La cocina balear es rica, variada y sorprendente.
Las islas Baleares se convierten en verano en una de las mejores ofertas que podemos encontrar para las esperadas vacaciones por sus espectaculares playas y calas, o los pueblecitos llenos de encanto que ofrecen sus islas, Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera. Pero también es su gastronomía, marcada, sobre todo, por la presencia del mar Mediterráneo, la que hace que este archipiélago sea uno de los destinos más deseables para turistas de todo el mundo.

La cocina balear explota al máximo los productos autóctonos, por lo que se practica una cocina de temporada, según el mercado. Por regla general, son recetas sencillas, de raíces populares, que se han mantenido intactas a lo largo de los siglos, con clara influencia de la cocina catalana y valenciana, y también de las distintas civilizaciones que han ido pasando por el archipiélago a lo largo de la historia, como griegos, fenicios, romanos, árabes, franceses e ingleses. 

Quizá los productos más conocidos a nivel mundial sean la ensaimada mallorquina y la sobrasada, pero sin duda existen otros muchos platos que merece la pena conocer.

Tumbet mallorquín.

 Hortalizas y legumbres

Las islas Baleares son una auténtica huerta junto al mar donde se cultivan, en pequeñas extensiones, productos como tomate, berenjena, pimiento, patata, alcachofa, haba, cebolla, calabacín, col, lechuga y escarola. Con ellos se elaboran platos como el tumbet mallorquín, rico plato de patatas, berenjenas, pimiento  y tomate en salsa, o el frit mallorquín, de origen sefardí, consistente en una fritura con carne, generalmente asadura de cordero, patatas, cebolla, pimiento rojo y aderezada con laurel, clavo, guindilla, canela, sal, ajo y pimienta.Sopes mallorquines, plato elaborado principalmente con productos de la huerta como acelgas, col, cebollas, tomate o pimientos verdes.

Frutas

Podemos encontrar todo tipo de higos, melocotón, albaricoque, pera, uva, naranja, limón.

Carnes

Pollo, conejo, cordero, ternera, y cerdo son típicas en las Islas Baleares. A este último le han sabido sacar el máximo partidos y con el que elaboran la tradicional sobrasada, embutido crudo curado, con carne de cerdo, pimienta negra y pimentón. Se dice que su origen es siciliano y que cada familia tiene su propia receta para elaborarla.

Sobrasada.

También es muy utilizada la carne de caza con la que se elabora el tradicional arroz brut , del que no hay una sola receta, puesto que el plato varía sus ingredientes según la estación. En términos generales, consiste en un arroz caldoso en el que los ingredientes de la huerta y la caza tienen especial protagonismo. Se compone de verduras y setas, varios tipos de carnes, como conejo, palomo, cerdo, pato o pollo, así como varias especias (pimienta, nuez moscada, canela) y sobrasada. Esta rica y amplia variedad de ingredientes le dan un color particular al arroz, de allí su nombre, que quiere decir “sucio” (brut).

El Sofri pagès  se prepara con carne de cordero y pollo, sobrasada, botifarrón, patatas, comino, perejil y azafrán, entre otros ingredientes. Es un plato característico del interior.

El Rostit: cerdo al horno relleno con un preparado a base de hígado, huevos, pan, manzanas y ciruelas.

Rostit. 

Pescados

Las Islas Baleares cuentan con más de sesenta variedades de pescado autóctonas, lo cual nos puede dar una idea de la gran variedad de sopas y caldos, calderetas, arroces, o cocas y empanadas de pescados que únicamente podremos degustar en estas islas. Los pescados más destacados son el raor, caramel gris azulado, raya, cabracho, mero, rape y, pescado de roca en general. También encontraremos Mejillón, berberecho, calamar, sepia, pulpo, gamba, cigala, langosta, cangrejo, centollo y caracoles de mar.

Si visitamos Menorca, no existe mejor lugar para probar la langosta fresca del Mediterráneo, crustáceo protegido, cuya captura solo se permite desde el 1 de marzo al 31 de agosto. No podemos abandonar la isla sin degustar la tradicional caldereta de langosta, la más conocida es la de Cala Fornells, pero en cualquier lugar nos resultará exquisita, pues aparte del producto principal (la langosta), tiene como  ingredientes caldo de pescado, pimientos, hinojo, cebolla, pimienta o pimiento choricero.

Caldereta de langosta. 

Si visitamos Ibiza o Formentera, uno de sus platos más típicos y deliciosos es el Guisat de peix, guiso de patatas con pescados y mariscos, aderezado con alioli. El pescado principal es el mero, acompañado de gayo, raya, emperador, langosta, entre otros. Se cocina en una greixonera (tradicional cazuela de las Islas Baleares).

También merece mención especial la "espinagada" típica de Sa Pobla, un relleno de anguila y espinacas envuelto  en pasta de empanada, las cazuelas de bonito, la ratjada (raya), los salmonetes con salsa mora, a la llauna (plancha) o fritos.

En definitiva, todo un archipiélago para disfrutar del pescado.

Bebidas

Una de las bebidas más típicas y populares son los licores de frutas y/o hierbas maceradas en aguardiente, como las hierbas ibicencas, con una elevada graduación de alcohol, utilizándose para su elaboración diversas plantas aromáticas como la hierba luisa, manzanilla, naranjo, limonero, romero, melisa e hinojo, y la podemos encontrar en tres variantes: hierbas dulces, mezcladas o secas.

Calent, bebida artesanal en la que se infusionan hierbas, canela, anís y azafrán, y que se bebe caliente o con hielo. El Estomagale, bebida suave, con un sabor y textura muy particular. El Gin de Menorca, que proviene de la presencia británica en la isla en el siglo XVIII. La destilería Xoriguer, que hace el conocido Gin Xoriguer, se encuentra en el puerto de Mahón.

Palo de Mallorca es una bebida espirituosa típica de la isla de Mallorca que se obtiene por maceración y/o infusión de corteza de quina y genciana, con sacarosa caramelizada, azúcar, agua y alcohol etílico de origen agrícola. Los mejores vinos de la isla de Mallorca están adscritos a las Denominaciones de Origen Binissalem y Pla i Levant.

Otros

En Menorca, en la ciudad de Mahón se dice que nació la mahonesa, muy popular también de esta región el queso de Mahón.

Queso de Mahón.

Los huevos se toman al "estilo Sóller", fritos sobre sobrasada y cubiertos con una complicada salsa de verduras y leche.

Repostería

La gastronomía balear también destaca por su rica repostería, y el dulce más representativo, sin duda es la ensaimada, que no podemos dejar de probar si visitamos Mallorca. Se elabora desde hace siglos, consiste en una pasta dulce con forma de espiral siendo sus ingredientes básicos la manteca de cerdo, harina, huevos, azúcar, levadura y leche. Lo normal es tomarla sin relleno, aunque desde hace años hay ensaimadas con cabello de ángel, chocolate, nata, etc.

Ensaimada.

Pastissets, típicos de Menorca, también conocidos como pastelicos, casquetes o tortas del alma, son una especie de pastas con forma de flor de cinco pétalos, hechos con azúcar, manteca, yemas y harina, de color blanco por fuera y amarillo por dentro. Tradicionalmente se servían para Navidad, pero su consumo se ha extendido a cualquier época del año.

Panellets: dulce de almendra, azúcar y huevo, al que se le puede añadir piñones, coco rallado y chocolate. Se suelen tomar el día 1 de noviembre.

El rubiol es una pasta fina  elaborada con harina, mezclada con aceite, manteca y huevo, doblada en forma semicircular y rellena de requesón, mermelada u otros dulces, típica de Mallorca y Menorca.

La Greixonera, es un postre típico ibicenco que se hace con ensaimadas del día anterior. Forma parte de la carta de casi todos los restaurantes de la isla.

COMPARTIR: