21 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Cocina rica en pescados, carnes y hortalizas que brinda al visitante un amplio abanico donde elegir diversos platos

Melilla ofrece una variada y más que sorprendente gastronomía consecuencia de la fusión entre cuatro culturas

Melilla, ciudad costera y con herencias de pueblos muy diversos.
Melilla, ciudad costera y con herencias de pueblos muy diversos.
El recorrido por la geografía gastronómica española nos hace detenernos esta vez en Melilla, una ciudad autónoma española localizada al norte de África y que merece la pena visitar. Lo merece no solo por sus gentes y patrimonio cultural, sino también por su variada gastronomía con sabor mediterráneo.

Melilla ofrece siempre deliciosas tapas,  buenas y economicas  elaboradas, principalmente, con productos del mar como calamares,  frituras de pescados, chopitos o bolitas de gambas, aunque también se suele cocinar carne en forma de pinchitos, que se ofrecen en los numerosos establecimientos con los que cuenta la ciudad. El tapeo es una costumbre típica de Melilla. En la calle Castelar podemos iniciar la ruta y hacer una parada en 'La Casa de l’abuela',  local pequeño pero muy acogedor, donde hacen unos buñuelos de bacalao exquisitos y unos postres caseros excelentes, o 'La Gaviota', visita obligada, con una variada oferta de pescado a la plancha o frito, destacando sus magníficas  gambas plancha y las coquinas.

Fritura de pescado típica de Melilla.

Situación: Por su situación, al norte de África y limítrofe con el Mediterráneo, la cocina melillense es una mezcla de sabores y olores  inspirada en platos mediterráneos, europeos y africanos. La gastronomía melillense también está influida por el mestizaje cultural de sus gentes, ya que desde hace siglos conviven en la ciudad las cuatro religiones más importantes del mundo, Cristianos, Judíos, Musulmanes e Hindúes, algo que se refleja en su variada gastronomía.

Carnes

Los pinchos morunos de cordero son el principal reclamo, aliñados con azafrán, comino, pimiento, pimentón, perejil y cilantro, y  el típico y sabroso Cuscús, que mezcla la carne de cordero troceada con hortalizas y especias, además de hariras, sopas de verdura, carne y especias. También es típico de Melilla una especie de empanada, la pastela, elaborada con pollo y espolvoreada con azúcar glasé y canela, es un plato curioso,  que mezcla lo dulce y lo salado con el perfume de la canela, que se sirve al principio de la comida.

Pastela, típica melillense. 

Pescados

Al igual que sucede en la ciudad de Ceuta, los pescados son la materia prima de los establecimientos, que ofrecen chanquetes, boquerones, sardinas y anchoas en salmuera, boquerones en vinagre y fritura de pescados, son platos muy sabrosos y se pueden degustar a muy buen precio en cualquier tasca de Melilla la Vieja.

En esta ciudad también podemos degustar buen marisco  como langostas, cigalas, gambas o los langostinos de la Mar Chica. Para los que prefieran los moluscos también son excelentes las almejas y  mejillones. Un consejo, no podemos dejar de probar el rape, que  utilizan en infinidad de platos como el pastel de pescador,  elaborado con varios pescados y  entre los que nunca faltan el rape, la aguja, gambas y cigalas.

Rape rasudir, sabroso y aromático.

 

Frutas y verduras

Los productos de la huerta también tienen un papel importante en muchos platos, especialmente los tomates, las judías, los espárragos, las alcachofas y nos puede sorprender encontrarnos con platos como la llamada tortilla de colores, de origen hebreo, en la que se alterna el amarillo del huevo con el verde de los guisantes, el naranja de la zanahoria y el blanco del puré de patata. Con todo eso, resulta un plato muy sabroso. Las frutas más consumidas son el melón, la sandía y la naranja, entre muchas otras más.

En Melilla abunda la sandía. 

Repostería

Los postres, condimentados con miel, canela y almendras, tienen sus platos estrella en el cus-cús dulce, los buñuelos, las empanadillas rellenas y los jiringos o, lo que es lo mismo, una torta de sémola dulce. Muchos de sus dulces son de origen hebreo-sefardí, y entre ellos destacan los roscos y galletas, los almendrados y monas, los dátiles rellenos y las exquisitas trufas. Hay un Pastel de naranjas elaborado con una especie de mermelada hecha con la pulpa de las naranjas y unos clavos, con la que luego se rellenan las cáscaras vacías hasta un tercio de su volumen, añadiendo natillas  y se adornan con merengue hecho con claras batidas y azúcar además de almendras molidas espolvoreadas por encima. Se sirven frías con  un poco de canela molida.

Buñuelos.

Bebidas

Sin duda, si visitamos Melilla, en la sobremesa debemos sustituir nuestro café por un té verde con hierbabuena, herencia bereber, que posee además de un excelente sabor y delicioso aroma.  

Panes

Una de las cosas que nos sorprenderá es la gran variedad de tipos de pan que podemos encontrar en la gastronomía melillense. Destacamos el que denominan Msemmen o pañuelos, que están hechos de masa de hojaldre con harina de trigo y sémola muy fina, son muy gustosos y en su versión a trozos constituye la base de algunos platos tradicionales, principalmente en días festivos.

Msemmen.  

Algunas recetas típicas

La cazuela de rape a la Rusadir  es por excelencia el  plato típico de Melilla. Sus ingredientes principales son el rape bañado en una especie de sofrito de tomate, puerro zanahoria y cebolla, con especias batidas, fumet, pimientos morrones y guisantes. 

Los fideos al corinto, interesante plato elaborado con pollo, cebollas, aceite, especias morunas, canela, perejil, ajo, pasas de corinto, ciruelas secas, azúcar, almendras y canela.

Choco con garbanzos.

También podemos degustar platos de origen hispano y mediterráneos como el caldero de pescado, con ingredientes como  rape, gallineta, rubio y gambas, cocidos con un majado de ajos, ñoras y perejil, pimientos y tomate, o el choco con garbanzos, ligero cocido pesquero.

La influencia árabe, bereber y africana también se deja notar en guisos como el arroz al horno,los garbanzos y el cuscús con el cual podemos preparar gran variedad de platos calientes, ensaladas y como hemos visto incluso dulces.

COMPARTIR: