26 de mayo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Por qué el aceite en monodosis no debe faltar en tu restaurante

Pocos alimentos hay tan sabrosos, sanos y completos como el aceite de oliva. Este componente básico para nuestra gastronomía todo el año tiene un momento incluso más importante cuando llega el calor y la buena temperatura y cambiamos a platos más frescos como donde el aliño con el mejor aceite en oliva es fundamental como también es el producto estrella en muchos desayunos. Por todo ello para cafeterías y restaurantes, el aceite en monodosis es la mejor solución llena de ventajas.

Mejor experiencia para el cliente

Gracias a las monodosis podrás ofrecer a tu cliente el mejor aceite de oliva, con todas sus propiedades para aliñar sus platos. No solo estarás cumpliendo lo que desde hace más de cinco años marca la Ley, que solo se pueda usar aceite de envases etiquetados y de un solo uso, sino que estarás mostrando tu apuesta por la calidad y el mejor producto.

Y es que, una de las cosas que ha quedado clara es que el consumidor valora mucho esta medida y lo hace por diferentes razones:

  • Es muy cómodo: Dentro de la monodosis encontrarás la dosis adecuada para los diferentes platos.
  • El aceite se mantiene en perfectas condiciones: La calidad del aceite también depende de como se almacene y los envases monodosis, frente a la jarrita que tradicionalmente se utilizaba a los bares le mantiene protegido de uno de sus grandes enemigos, la luz, y en su temperatura adecuada.
  • Es más higiénico, ya que la dosis además de individual es de un único uso, nadie puede manipularla.
  • Es más limpio ya que antes de abrir está completamente cerrado y no viene machado o con goteos previos.
  • Da prestigio, ya que es un producto etiquetado en el que el usuario puede comprobar su marca, características u origen.

Ahorro económico para el negocio de restauración

También es importante desterrar un mito, la monodosis es más cara, todo lo contrario. Con la monodosisi de aceite de oliva tu negocio ahorrar mucho dinero, y también se debe a diferentes razones.

  • Proporcionas el aceite justo para el plato, sin que este muchas veces se desperdicie.
  • Su almacenaje es muy sencillo y también calcular que dosis necesitas y tienes que comprar antes de que se acabe.
  • Al mantener su sabor y frescura durante todo ese tiempo disminuyen la cantidad que debes prescindir porque se haya deteriorado o haya perdido parte de sus propiedades.

En definitiva, apostar por aceite de oliva en monodosis es hacerlo por un sistema de calidad que redunda siempre a la empresa de forma indirecta y directa. La primera, por la satisfacción que produce al cliente recibir un producto con la mayor garantía de calidad, aroma y sabor y con todas las garantías sanitarias que ahora más que nunca es más importante. Pero también para el restaurante que consigue un producto con el maximiza su calidad, el control de que cantidades necesitan a la vez que minimiza su coste porque suministrando una dosis óptima se disminuye lo que se desperdicia.

COMPARTIR: