18 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Su situación geográfica le permite obtener excelentes pescados del mar Cantábrico y carnes procedentes de sus montañas

Asturias, sidra y fabada identifican a esta tierra premiada con nobles productos y contundentes platos

El clima y los prados asturianos favorecen la producción de una sabrosa carne de vacuno.
El clima y los prados asturianos favorecen la producción de una sabrosa carne de vacuno.
Asturias es un gran destino vacacional en estas fechas donde poder disfrutar de buenas playas, un clima menos caluroso pero más soleado que el de Galicia y, por supuesto, de una rica y abundante variedad de platos y productos.

La gastronomía de Asturias es el conjunto de tradiciones culinarias, ingredientes y recetas muy tradicionales que ha sabido transmitirse generación tras generación. Asturias, por un lado posee costas en el mar Cantábrico, lo que le proporciona abundantes ingredientes marinos (pescados y mariscos), y por otro cuenta con la cordillera Cantábrica, con profundos valles en los que cría el ganado en semilibertad, y que proporciona carne y leche realmente exquisitas y de alta calidad. 

En estas fechas, en Gijón se celebra la Fiesta del Bonito, donde  más de 50 locales hosteleros participan en las jornadas de Gijón Bonito. También en Luanco, donde los locales ofrecen en sus cartas diferentes especialidades elaborados con este noble pescado. Esta oferta gastronómica se extiende mientras dure la costera del bonito, hasta mediados de septiembre. 

Fréjoles con patatas.

Frutas y hortalizas  

La más conocida y la que participa en diferentes platos tradicionales es la faba (haba), que se puede preparar como fabada asturiana, fabes con almejas. Además está el pote asturiano, el pote de castañas, las vainas o fréjoles (judías verdes) y los arbeyos (guisantes), las patatas, pimientos, coliflores... 

En el terreno de las frutas, la más importante es la manzana, elemento imprescindible para la elaboración de la famosa sidra asturiana y que se hace con variedades autóctonas, también dispone de excelentes cerezas, fresas e higos. En Asturias se recolectan castañas, nueces y las ablanes (avellanas) y una amplia variedad de setas en temporada.

Fabada, siempre sabrosa.

Pescados y mariscos         

El Mar Cantábrico y la tradición marinera de muchos pueblos asturianos provee a la región de una buena materia prima para elaborar sabrosos platos como son las sopas de pescado y de marisco, el besugo a la espalda, el besugo a la chopa, el rape, la merluza a la chopa o a la sidra, la ventresca de bonito asada, el rollo de bonito y, por encima de todo, la caldereta, guiso hecho con diversos pescados y mariscos. En muchos establecimientos nos ofrecerán  fritos de pixín. Pixín es el nombre que recibe el rape en Asturias y la elaboración consiste en  trozos de pixín rebozados y fritos.

Fritos de pixin.

Algunos de los ríos asturianos, entre los que se encuentra el Sella, proporcionan trucha, salmón atlántico, etcétera. Son muy conocidos el pulpu con patatines, pequeño pulpo que se cuece con patatas, y el pastel de cabracho, de verduras con el pescado. Entre los mariscos se encuentran diferentes variedades: bueyes de mar, langostas, bogavantes, centollos, erizos de mar, nécoras, etcétera. No hay una producción muy grande, debido a que la mayoría de la pesca de marisco se hace de forma artesanal.  

Carnes          

En Asturias la ganadería de bovino y ovino ha sido siempre muy importante. Ambas facilitan que la gastronomía asturiana goce de platos como los callos a la asturiana, la carne gobernada y el cachopo, que aunque no son netamente autóctonos sí están muy arraigados en estas tierras. No olvidemos el churrasco o cordero a la estaca, la caldereta de cordero y el lechazo al horno.

Cachopo.

El cerdo, llamado en Asturias gochu, provee de embutidos y salazones procedentes de la matanza del cerdo, como son el chorizo asturiano de aroma característico, ahumado, fuerte, con sabor a pimentón, la morcilla asturiana y la moscancia, el lacón, el butiello, la fariñona, y otros que acompañan como compango a muchos otros platos tradicionales, en particular a la fabada y a diversos guisos de legumbre. Muchos de ellos se emplean en las boroñas y en los bollos preñaos, uno de los platos más típicos de la gastronomía asturiana, formado por un pequeño pan cocido en el horno con un chorizo dentro, al que se suele acompañar con una botella de sidra.

Si vamos con amigos, no podemos dejar de degustar un cachopo, que se recomienda  compartir. Son enormes y el tradicional está hecho con dos filetes de ternera rellenos de jamón y queso, empanados y fritos. Este plato ha evolucionado con los años y ahora los hay de cecina, queso de cabra, setas, eso sí, siempre acompañado con abundantes patatas y pimiento rojo. 

Quesos

El queso es uno de los ingredientes más tradicionales de cocina asturiana. Se pueden encontrar de leche de vaca, de oveja, de cabra o incluso mezclas en diferentes proporciones de quesos de dos o tres variedades de leches.

Gamoneu.

Existen 42 denominaciones de quesos artesanos en Asturias, de los cuales tres: Cabrales, Gamonéu y Afuega'l Pitu, tienen denominación de origen europea.

Repostería    

En asturiano, a lo dulce se le llama bionada, y dentro de las diferentes posibilidades dentro de los postres, es muy típico el arroz con leche (que aunque se toma en gran parte de España, es muy popular en Asturias, donde se prepara más cremoso gracias a una cocción prolongada). Característicos también son los frixuelos,   llamados popularmente fayuelos o fayueles, cuya masa se hace con huevos, leche, harina, levadura, azúcar y sal, y después se fríe, los borrachinos (miga de pan con huevo), la leche frita (con azúcar y embebida en vino blanco), las casadielles (empanadillas dulces rellenas de nuez, azúcar y anís), los carbayones, pasteles de hojaldre rellenos de crema de almendra y cubiertos de glaseado.

Sidra.

Bebidas        

En cuanto a las bebidas, la más característica de Asturias es la sidra, muy presente en la vida y celebraciones de los asturianos. Por regla general, esta bebida se escancia sobre vasos de gran tamaño. Desde el 12 de noviembre de 2002, la Sidra de Asturias es una Denominación de Origen Protegida, siendo muy frecuente encontrarla embotellada en botellas de cristal verde de forma característica y con tapón de corcho.

COMPARTIR: