21 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ambos productos forman parte de la idiosincrasia de la ciudad de Madrid y se destacan por ser sencillos y al mismo tiempo sabrosos

Los mejores platos de la gastronomía capitalina en su mes más castizo: Desde el cocido al bocata de calamares

Cocido madrileño.
Cocido madrileño.
Empezamos el mes del Madrid castizo, festejando el día de la Comunidad y después el de San Isidro. Si tienes la suerte de visitar Madrid y eres de los de “bocata”, aprovecha para pasearte por la Plaza Mayor y sus calle aledañas y tomarlo en cualquiera de los bares y tabernas de la zona acompañado de una cañita bien fresquita. Si, por el contrario, eres de los que prefieres mesa y mantel, puedes disfrutar del exquisito cocido en restaurantes como Malacatín, Lhardy, La Bola o Casa Carola.

Si no eres de Madrid y quieres disfrutar de sus platos más típicos en estas fiestas, hoy te propongo un par de recetas de las más emblemáticas de la capital, el bocata de calamares y el cocido madrileño. Aprovecha este mes de mayo para preparar el cocido, que de aquí a nada estamos en verano y no apetece tanto.

El bocata de calamares

El bocata es muy fácil de preparar, basta con tener calamares frescos limpios y cortados en anillas, se remojan en agua y se rebozan con harina, el exceso de harina se puede quitar utilizando un colador y seguidamente se fríen en abundante aceite muy caliente a unos 180 grados.

Una vez fritos ponemos en papel absorbente y montamos el bocata con gran cantidad de calamares, una pizca de sal, y si prefieres se le puede añadir zumo recién exprimido de limón o una mayonesa casera con medio diente de ajo.

Cocido madrileño

Siempre se ha dicho que en cada casa se prepara el cocido de una forma distinta, pero lo cierto es que, los ingredientes son muy similares, también de unas regiones a otras, y aunque en sus orígenes era un plato humilde y pobre, hoy en día es todo un lujo, y sinceramente, con los ingredientes que lleva es difícil, por no decir imposible, que salga un mal plato.

Bocata de calamares.

 

Ingredientes

● Un puñado de garbanzos castellanos por comensal

● 1/2 morcillo de ternera

● ½ pollo, o gallina

● 1 punta de jamón

● ¼ de costilla de cerdo

● 150 g de tocino veteado

● 2 chorizos

● 2 morcillas

● 1 hueso de rodilla

● 1 hueso de jamón

● 3 zanahorias

● 2 puerros

● ½ repollo

● 1 nabo

● 5 patatas

● Sal

● aceite de oliva

● fideos para la sopa

Elaboración

Debemos empezar la noche anterior poniendo en remojo los garbanzos, y si no queremos que se encallen en la cocción, añadir un puñado de sal gorda. Partiendo de agua fría, ponemos a cocer las carnes y los huesos, con los dos puerros y el nabo, retirando con una espumadera toda la espuma que sueltan, y cuando empiece a hervir añadimos los garbanzos, escurridos y previamente lavados. En la olla rápida, en 35 minutos los tendremos. Lo que suelo hacer yo, si lo pongo en la olla exprés, es a mitad de la cocción apartar un poco de caldo y añadir agua. Os recomiendo meter los garbanzos en una malla para poder sacarlos con facilidad.

Cuando esté prácticamente hecho, añadimos las patatas y las zanahorias y el repollo y lo ponemos otros 10 minutos. Los chorizos y las morcillas las pongo en una olla aparte para no engrasar el cocido. Cuando ya está todo hecho, sacamos las carnes y las servimos en una fuente a la que incorporamos chorizos y morcillas. En otra servimos los garbanzos, las patatas, las zanahorias y el repollo. Para hacer la sopa, colamos el caldo y añadimos los fideos cuando el caldo empiece a hervir, en tres minutos, si son fideos finos, estará lista.

La forma tradicional de servir en la mesa el cocido madrileño, son los tres vuelcos, primero la sopa con los fideos, segundo los garbanzos y las verduras y por último las carnes. Es plato único, sabroso y contundente.

COMPARTIR: