17 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se trata de un producto muy sencillos y económico pero que puede resultar una verdadera delicia gastronómica

Las mejores posibilidades de cómo utilizar los huevos en nuestra cocina: Fritos, cocidos, escalfados o poché

Hoy la cosa va de huevos, en esta ocasión de huevos fritos, pasados por agua, duros, poché, mollet, a la plancha...ricos y sabrosos en todas sus versiones, un producto muy humilde, pero que a su vez, puede resultar una delicia gastronómica.

Pensemos, por ejemplo, en los “Huevos fritos con salsa de boletus y trufa” del Restaurante Viridiana regentado por el cocinero Abraham García, un plato histórico e inamovible en su carta, o la icónica “Ensaladilla rusa con huevos fritos de codorniz” del Restaurante BiBo, de Dani García, quien siempre ha dicho que la mejor salsa natural del mundo es la yema de huevo, y lleva toda la razón.

¿Sabes cómo freír un huevo para que te quede perfecto? Hoy te voy a dar unos cuantos consejos para ello. Basta con tener un huevo, una sartén, si es antiadherente mejor, una espumadera y aceite de oliva virgen extra, de la variedad picual preferentemente, ya que aguanta mejor las altas temperaturas.

1. Ponemos la sartén en el fuego, esperamos a que se caliente la base y se añade aproximadamente 1 centímetro de aceite, esperamos a que se caliente pero no mucho que no llegue nunca a humear.

2. Una vez que el aceite está caliente añadimos el huevo sin miedo, que lo tendremos a temperatura ambiente, si es posible. Una vez en la sartén, lo dejamos sin tocar unos 20 segundos, luego lo podemos mover suavemente un poco y comprobar que no se pega y con la espumadera coger un poco de aceite de un lado y añadirlo por la parte superior del huevo. En cosa de 1 minuto o menos, tenemos nuestro huevo listo para mojar.

Huevos fritos.

3. Para sacarlo es importante mojar la espumadera en el aceite para que no se pegue el huevo a ella. Una vez lo tenemos en el plato, se le añade una pizca de sal, pimienta y perejil, o lo aderezamos como nos guste.

Antes de freír el huevo se pueden poner unas rodajas de jamón o ajos para que el aceite coja el aroma y sabor de esos productos. Si queremos un huevo con puntilla, únicamente tenemos que dejar que el aceite esté más caliente, y antes de que empiece a humear, echar el huevo. Un truco para evitar que los huevos salpiquen, es echar una pizca de sal a la sartén antes que el huevo.

Huevos pasados por agua

Si nos gustan con la clara más o menos cuajada y la yema líquida, todo irá en función del tiempo de cocción que empleemos, teniendo en cuenta que este tiempo lo empezaremos a contar cuando el agua empiece a hervir, después de haber puesto los huevos.

Para ello pondremos un cazo con abundante agua, que los huevos queden bien cubiertos, al que añadiremos un chorrito de vinagre y una cucharada de sal. Cuando el agua empiece a hervir añadimos los huevos. Si lo queremos poco hecho (con la yema líquida y la clara a medio cuajar) con 3 minutos será suficiente. Con 4 minutos, la clara está cuajada, y si quieres la clara totalmente cuajada, deberás tenerlo 5 minutos, y tendremos un huevo mollet. Si queremos un huevo duro el tiempo de cocción es de 10 minutos.

En cualquier caso, pasados los tiempos indicados, dependiendo de cómo queramos el huevo, lo sacaremos y lo pasaremos inmediatamente por agua fría para cortar la cocción.

Huevo escalfado o huevo poché

En este caso, el huevo se cocina sin cáscara, en agua hirviendo. Lo más aconsejable es que los huevos sean muy frescos, y si no es así, es conveniente añadir un chorrito de vinagre en el agua, para que la clara y la yema no se separen. Cascamos el huevo en una taza y cuando el agua empiece a hervir, la removemos un poco con una cuchara, generando un remolino y dejamos caer el huevo en el centro del remolino, lo cocinamos durante 3 minutos y lo sacamos con una espumadera. La clara estará sólida y la yema líquida.

Huevos cocidos. 

También podemos prepararlos con papel film resistente al calor, colocando en un bol una lámina de papel film, cascamos el huevo, lo echamos dentro del film y lo podemos condimentar con las especies deseadas, cerramos bien la bolsa, con un nudo, e introducimos en el agua hirviendo, en 4 minutos los tendremos hechos.

El huevo combina a la perfección con los muchos productos: albahaca, ajos tiernos, anchoas, caviar, cebolla, comino, espárragos, guindilla, guisantes, jamón, jengibre, limón, marisco, morcilla, patatas, perejil, pescado, pimiento, plátano, pollo, setas, ternera, tocino, tomate, y trufa.

COMPARTIR: