22 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

España es el cuarto productor mundial de este demandado producto y uno de los pocos países del continente que autorizan su producción

La guerra del foie gras: Nueva York prohíbe esta exquisitez culinaria de 3.500 años de historia

El foi grass esta considerado un plato de lujo.
El foi grass esta considerado un plato de lujo.
Comer foie gras acompañado de una copa de vino blanco podría ser una de las experiencias culinarias más exquisitas de hoy en día, sin embargo, este plato que lleva sirviéndose los últimos 3.000 años podría tener sus días contados. Nueva York acaba de prohibir la venta de este producto y otros países mantienen restricciones en su producción.

En el siglo XXV A.C. los habitantes del antiguo Egipto descubrieron que las ocas que realizaban largas migraciones hacia el río Nilo eran distintas al resto de aves. Su hígado era de un color amarillo y almacenaba mucha más grasa de lo habitual.  El país de los faraones rápidamente entendió que el proceso natural de almacenaje de grasa para el invierno podía reproducirse de forma artificial.  

Hígado de oca preparado. 

Después de que los romanos lo convirtieran en un plato de lujo, el foie gras ha llegado hasta nuestros días como un producto inaccesible a pocos bolsillos. De las 27.000 toneladas que se producen anualmente, Francia es responsable del 90% de la producción europea, unas 20.400 toneladas. Después de Hungría y Bulgaria. España se posiciona como el cuarto productor mundial de este alimento, con unas 950 toneladas anuales.

Las técnicas de la alimentación son el centro de la polémica entre los defensores de animales. Aunque el crecimiento del hígado se produce de forma natural, varios productores optan por forzar al animal a comer para aumentar de forma “ideal” el tamaño del hígado que según la legislación europea debe pesar 300 gramos en el caso de los patos y 400 en el caso de los gansos.

Ilustración de engorde artificial en Francia.

El último punto de los contrarios a esta exquisitez se ha logrado en la Ciudad de Nueva York, una de las villas más pobladas del mundo deberá dejar de vender foie gras en el año 2022. Quienes continúen ofreciendo este plato se enfrentarán a multas de hasta 2.000 dólares, unos 1.800 euros.

La propuesta impulsada por los demócratas, mayoría entre los concejales, llega después de que el Estado de California prohibiese este producto en su territorio. Estados Unidos se mantiene entre los primeros cinco productores del manjar. Esta prohibición se intentó repetir hace unos años en Chicago, pero fue “contraproducente”, según el consistorio que eliminó la legislación.  

El centro de la polémica es el 'gavage', término francés que se refiere a la alimentación forzada. En California, el foie gras obtenido a través de alimentación natural, no está prohibida. En cuanto, a Europa, varios grupos de ecologistas afirman que la legislación vigente prohíbe la alimentación forzosa.

Carlina Rivera, del partido demócrata hizo la propuesta para Nueva York. 

Según la directiva del Consejo de la Unión Europea 98/58/EC de 20 de julio de 1998. “Ningún animal recibirá comida o bebida de una manera (...) que le cause dolor o lesiones innecesarias”. No obstante, el debate persiste en varios países. Una buena parte de los Estados del continente prohíben la producción pero autorizan la venta por importación, entre ellos,  Alemania, Austria, Holanda, Finlandia, Italia y el Reino Unido.

España y la prohibición

Las regiones de Castilla y León, Cataluña, País Vasco, Navarra y Aragón acaparan en mercado de producción de foie gras en el país. Aunque en España la polémica no trasciende como en otros lugares del mundo, existen movimientos en contra de la alimentación forzosa y el propio foie  gras.

Los detractores del foie denuncian las torturas  que sufren las aves a las que engordan artificialmente.

Durante la campaña electoral de abril de 2019, algunas encuestas anunciaban que el partido animalista PACMA, podría irrumpir en el Congreso con dos diputados. El partido presidido por Laura Duarte tiene entre su principal línea la protección de los “derechos de los animales”.

Un granjero introduciendo comida en el esófago de la oca directamente con una manguera. El daño es irreversible. 

Durante una entrevista pública, Duarte aseguró que en caso de llegar al parlamento una de las primeras propuestas o armas en torno a las negociaciones de formación de gobierno, estaría la prohibición de la producción y venta del foie gras en todo el país. No obstante, con la repetición electoral, las esperanzas de que los animalistas lleguen al parlamento han desaparecido de las encuestas.

Una de cada siete personas tiene prohibido el foie gras

Hasta el momento, solo un país tiene prohibido el consumo de foi grass, la India, que con más de mil millones de habitantes se convierte en el primer y único Estado que prohíbe el manjar. Su prohibición corresponde a lo que algunos analistas consideran un maltrato animal.

El tubo que introducen en el esófago del ave para alimentarlo de manera forzada tiene entre 20 y 30 cm de longitud. 

Otros países que han tomado la iniciativa se basan en investigaciones científicas, ya que grupos de veterinarios aseguran que los gansos y ocas tienen una membrana sólida de separación de alimentos y aire en medio del cuello. Por tanto, la introducción de los embudos para alimentar forzosamente a los animales causa daños a los animales.

Alimentación forzada de un ganso.

Bajo la premisa de protección a los animales, otros países como Turquía, Australia y Argentina han prohibido la producción de este alimento. Los neoyorquinos  podrán adquirir foie gras en tiendas y restaurantes los próximos dos años, después, el exquisito producto será ya historia en esa ciudad que se ha posicionado contra el sufrimiento animal. 

COMPARTIR: