28 de enero de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

"La pandemia evidencia la importancia del cuidado de la alimentación aumentando la demanda de productos respetuosos con la tierra", según los expertos

España lidera la agricultura ecológica frente a Europa, pero aún quedan muchos retos por cumplir

El sector ecológico en España se encuentra en auge tras la pandemia, lo que evidencia el incremento en la demanda de productos del país. El avance de productos con certificado ecológico es patente pero aún tiene corto recorrido y mucho margen para avanzar. A esta nueva forma de consumir se ha sumado una parte de la población joven aunque el sector más convencido se encuentra en la horquilla de los 41 a los 50 años.

La pandemia ha hecho que los ciudadanos sean conscientes de que la alimentación es una herramienta muy poderosa para sobrevivir y vivir mejor. Cuidarse y comprar productos ecológicos son algunas de las ideas que más se han reforzado en estos últimos años. Ahora, gran número de españoles deciden comprar alimentos que contengan el certificado de producto biológico. El 68% de los consumidores de este tipo de productos los compra porque los considera saludables y creen que ayudan a prevenir enfermedades.

Una noticia muy positiva, ya que España se coloca en primer lugar en superficie de agricultura ecológica de la Unión Europea y en el tercero en el contexto mundial, por detrás de Australia y Argentina.

En 2019, la superficie ecológica certificada en nuestro país se situó en 2.354.916 hectáreas, lo que supone que el 10,24% de la superficie agrícola útil (SAU) nacional es ya ecológica. Hablamos de un mercado cuyo valor alcanza los 2.300 millones de euros, y en el que trabajan 49.918 operadores ecológicos. Este es el resultado de una labor de décadas en las que la producción ecológica, en sus 30 años, ha evolucionado, aportando ideas para solucionar aquellos problemas que se ha ido encontrando durante su trayectoria.

Campo de cultivo ecológico.

El gasto de los consumidores españoles en productos ecológicos alcanzó en 2020 los 2.528 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 7% respecto al año anterior, mientras que el porcentaje de gasto en alimentos ecológicos respecto al gasto total alimentario de España en dicho año se situó en un 2,48%, indicando un crecimiento de un 10,3% respecto a 2019. En 2020, el gasto por persona y año llegó a los 53,41 euros, un 6,10% más que el registrado el año anterior.

En el periodo 2015-2020, el crecimiento del gasto en productos ecológicos ha sido del 67,42%, incremento que es del 154,07% si tomamos un periodo de referencia más largo (2012-2020), explica el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en un comunicado.

Los productos que más se consumen en España 

Los productos vegetales ecológicos más consumidos en España en el último informe de 2020, fueron las frutas frescas, con un 15,5% en la cesta de la compra ecológica, y las hortalizas frescas, con un 13,9%. Le siguen el pan, galletas y bollería, que en conjunto sumaron un 6,6% de la compra ecológica; y el aceite y el vino (4,4 % y 2,2 %, respectivamente).

En cuanto a los productos ecológicos de origen animal, los más consumidos fueron las carnes y derivados cárnicos, con el 15% de la cesta ecológica, la leche y derivados lácteos (7,5%); el pescado, marisco y sus conservas (4,2%), huevos (2,2%) y miel y derivados (1,2%).

Lote de productos ecológicos.

Sin embargo, los productos con certificado que más exporta España son las frutas y verduras ecológicas. Entrar en ciertos países sigue presentando dificultades por cuestiones de proteccionismo y de diferencias en la regulación. «EE.UU. y Japón son mercados de oportunidades, donde podemos crecer. En Japón y Canadá tenemos acuerdos que no hemos aprovechado», explica María Naranjo, directora de la Industria Alimentaria del ICEX (Instituto de Comercio Exterior). Naranjo destaca también la exportación de aceite biológico, la segunda categoría más vendida, en la que «muchas pymes se están posicionando en mercados internacionales, así como cooperativas».

De cara a 2030

Cadenas como Carrefour, Alcampo, El Corte Inglés y Eroski llevan ya varios años apostando por la sección ecológica. Para que haya más incentivos que hagan crecer el consumo hay que trabajar en varias vías. Una, es la del conocimiento del consumidor, porque hay muchas falsas aproximaciones, mucho bulo y una especie de rivalidad con la producción tradicional que no debe existir.

COMPARTIR: