19 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El propietario de la compañía valenciana de distribución afirma que "en nuestros productos Hacendado nos falta más calidad, que el cliente requiere"

Juan Roig, dueño de Mercadona, reconoce que a sus productos "les falta calidad" alimentaria

El presidente de Mercadona, Juan Roig, ha admitido problemas de calidad en su oferta de marca blanca y frescos. Durante la presentación de resultados de la compañía, el empresario ha puesto el foco en la necesidad de incrementar la calidad de los productos de sus supermercados y ha achacado la caída de la cuota de mercado de la compañía a "la falta de turistas" en zonas de fuerte presencia de Mercadona como Comunidad Valenciana, Baleares y Cataluña".

El presidente de Mercadona, Juan Roig, aprovechó la presentación de resultados de la compañía para transmitir varios mensajes en clave interna y también acerca de la situación económica generada por la pandemia. Pero si sobre algo insistió Roig durante su cita con la prensa fue sobre la necesidad de incrementar la calidad de los productos de sus supermercados.

El presidente de la cadena valenciana no meterá a Mercadona en la guerra de precios aunque sí lo hará en la de la calidad y, en la pelea por el consumidor después de la pandemia, pondrá el foco en mejorarla. Durante años, esa apuesta por la competitividad centrada en el precio ha estado en la base de la compañía, tanto en su relación con los clientes como con sus proveedores. No es un secreto que la marca blanca de Mercadona ocupa un lugar muy específico en el imaginario popular, el de productos de precios baratos que cumplen su función alimentaria, pero a los que casi nadie se refiere como iconos de calidad suprema o destacable. "En nuestros productos Hacendado nos falta más calidad. Muchos productos no tienen la calidad que el cliente requiere. Lo estamos arreglando y en los próximos dos años lo van a percibir", aseveró el empresario.

Así lo reconoció tanto en su intervención inicial como en el turno de preguntas de los medios de comunicación. "Nos falta calidad, tenemos que ampliar la calidad". Un tema que abordó de nuevo cuando fue preguntado sobre si Mercadona entrará en una "guerra de precios" durante los próximos años. "Nuestro problema no es el precio, es la calidad. Hay que tener una gran calidad al mejor precio posible. Mercadona va a entrar en la guerra de la calidad", advirtió. E insistió de nuevo en esta cuestión cuando fue preguntado por la ligera caída de la compañía en cuota de mercado, de medio punto hasta situarse en el 26,4% del mercado español. Lo achacó a "la falta de turistas en zonas de fuerte presencia de Mercadona como Comunidad Valenciana, Baleares y Cataluña". También al desplazamiento de sus tiendas fuera de los cascos urbanos, castigadas durante las compras de cercanía del confinamiento, y por el crecimiento de las firmas rivales. "Algunos competidores nuestros lo están haciendo mejor que nosotros, pero eso nos hace ponernos las pilas", dijo.

Interior de un supermercado de la cadena. 

En este sentido, reconoció desventajas respecto a su competencia. "Hay algunos que tienen una visión mucho más clara de la calidad. Los regionales se adaptan mejor a las necesidades de los clientes. Las multinacionales tienen una gran cartera de proveedores en todo el mundo. Y los pequeños tratan mejor los productos frescos que nosotros", detalló.

727 millones de beneficio

En lo que respecta a los resultados, Mercadona incrementó tanto su facturación como su beneficio durante el año 2020, el primero de la era de coronavirus. Sus ventas crecieron un 5,5% hasta alcanzar los 26.932 millones de euros, y el resultado neto se incrementó un notable 17%, hasta situarse en los 727 millones, una cifra que se alcanzó  "tras haber compartido con la plantilla 409 millones de euros en concepto de primas por objetivos y 364 millones de euros, un 29% más, con la sociedad en concepto de impuestos". 

Además, detalló que la tienda online representa en estos momentos unas ventas de 176 millones, menos del 1% del total. El resto corresponde a los 1.641 supermercados que la cadena tiene en España y Portugal. No obstante, el porcentaje de la venta telemática asciende hasta el 4% en el área de influencia de sus tres grandes centros logísticos de Valencia, Barcelona y Madrid, desde los que sirve directamente al domicilio del cliente.

En su comparecencia, Roig indicó que la compañía incrementó su plantilla media en 5.000 trabajadores, 4.200 en España y 800 en Portugal, hasta alcanzar los 95.000 empleados el año de la pandemia. De cara al año 2021 estiman la creación de 1.600 nuevos puestos.

COMPARTIR: