25 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Contamos como ahorrarse una importante cantidad de dinero en este producto típico de las fiestas navideñas

Recetas para Navidad: Guía para preparar nuestro propio salmón ahumado casero de forma fácil y sencilla

/ Salmón
El salmón fresco ronda entre los 8 y 10 euros el kilo. ¿Y el ahumado? Sobre los 30. Semejante diferencia de precios entre ambos productos se puede recortar si se sigue la guía que te ofrece elcierredigital.com para ahumar cualquier tipo de pescado en casa de forma fácil y sencilla. No se la pierdan.

Nos encontramos en fechas próximas a la Navidad y, aunque alrededor de la mesa no nos sentemos tantas personas como en años anteriores, sí es bueno disponer de productos que podamos tener preparados con varios días de antelación a las reuniones familiares.

Uno de ellos, muy típico de estas fechas, es el salmón ahumado, un producto rico en omega-3, muy sabroso y saludable, con el que podemos preparar una gran variedad de platos para disfrutar en la mesa. Hoy os voy a explicar como preparar nuestro propio salmón ahumado casero, de forma fácil y sencilla, con el que podemos elaborar gran cantidad de recetas por un módico precio. En la mayoría de supermercados y grandes superficies ofrecen el salmón fresco a un precio que puede oscilar entre 8 y 10 euros el kilo por lo que, si lo comparamos con el precio del salmón ya ahumado, en torno a los 50 euros el kilo, nos supone un ahorro considerable. Además, podemos aprovechar las espinas y restos no utilizados, para elaborar unas croquetas con las que, sin duda sorprenderemos a nuestros comensales.

Preparación 

Si no queremos coger un salmón entero, podemos comprar medio salmón. Para ahumarlo os recomiendo la parte de la cola, ya que tiene menos espinas y es más fácil de limpiar. En cualquier caso, es preferible pedir al pescadero de confianza que os lo abra en lomos y le quite la espina central. Si le quedase alguna espina, al prepararlo se nota al tacto y la podemos sacar con unas pinzas.

Teniendo en cuenta de que se trata de un plato que no vamos a cocinar al fuego, para comerlo con todas las garantías y evitar el anisakis, mi consejo es congelarlo durante 48 horas, envuelto en papel film.  Una vez descongelado, lo secamos muy bien con papel de cocina. Los ingredientes que vamos a necesitar son:

  • 1 o 1/2 salmón.
  • 500 gr. de sal (preferiblemente ahumada).
  • 250 gr de azúcar.
  • Eneldo.
  • Aceite de oliva virgen.

También hay quien barniza el salmón con un poco de Bourbon mientras prepara la mezcla de sal y azúcar, pero esto es opcional. Dependiendo de la cantidad de salmón, siempre hay que poner el doble de sal que de azúcar.

Salmón en canapé.

En una fuente grande se pone una capa gruesa de la mezcla preparada de sal y azúcar y sobre ella, colocamos el salmón con la piel hacia abajo, le espolvoreamos eneldo y lo cubrimos con el resto de la mezcla de sal y azúcar. Una vez que esté bien cubierto, lo envolvemos con film de cocina y le ponemos peso encima, para que ejerza presión, y lo pasamos al frigorífico durante 24 horas.

Pasado este tiempo, retiramos el líquido que habrá soltado el salmón y lo lavamos bajo el grifo, para eliminar completamente los restos de sal y lo secamos muy bien. Estando ya bien seco, lo cortamos al bies, por la parte ancha, en lonchas muy finas y lo vamos pasando a un recipiente, donde lo cubriremos con aceite de oliva virgen. Y ya tendríamos un delicioso salmón ahumado.

Una vez que tenemos el ingrediente principal, el salmón ahumado, os dejo unas recetas para hacer aperitivos que también pueden servirnos como primer plato, fáciles, rápidos, saludables y muy ricos, y que incluso podemos preparar antes y conservar en frío.

Tostadas noruegas de salmón

Para estas tostas he utilizado una base de pan focaccia, previamente tostado, pero  también podéis utilizar pan normal, bimbo o crakers. La base de pan es lo de menos, el secreto está en la salsa. Para hacerla he utilizado 200 ml de nata para cocinar, 100 ml de leche, un huevo, cabezas y cáscaras de 6 gambones, 1 o 2 lonchas de salmón ahumado, 1 ajo, aceite ove, sal y pimienta. La elaboración de la salsa es muy sencilla, primero se marcan las cáscaras y cabezas de los gambones en una sartén con un poco de aceite, luego se le añade poco a poco la leche y la nata, y a fuego lento se deja infusionar sin parar de dar vueltas y aplastando las cabezas y cáscaras durante unos 5 minutos; después colamos la salsa para quedarnos solo con la leche y la nata con sabor a gambón. Aparte sofreímos el diente de ajo muy picado y un trozo de salmón ahumado muy picado y le añadimos la salsa ya colada, cuando comience a burbujear la salsa, añadimos un huevo batido, apagamos el fuego y empezamos a remover muy bien y al minuto tendremos lista nuestra salsa para poner sobre el pan y sobre ella el salmón que llevará por encima otra capa de  la salsa preparada.

Canapé de salmón con base de Patata

Para sacar 5 canapés, he utilizado una patata mediana tirando a grande, 5 langostinos, salmón ahumado, rúcula, salsa de yogur a la que he añadido perejil, limón, ajo picado, aceite de coco y sal. Cocemos la patata, la cortamos en rodajas y reservamos. Después, estas rodajas de patatas cocidas las marcamos en una sartén con aceite de coco, seguidamente, en la misma sartén, marcamos los langostinos pelados, unos 30 segundos por cada lado bastará, y ya nos toca montar el canapé.

Ponemos de base la patata, sobre ella un poco de salsa de yogurt o mayonesa tuneada, encima una lonchita de salmón, luego más salsa y una gamba de corona. También podemos añadirle un poco de rúcula, perejil y ralladura de limón para darle un toque fresco y decorar. Está muy bueno ya que en boca parece como una ensaladilla rusa muy exótica, con un ligero toque de coco y limón que combina muy bien con el salmón, al ser un pescado graso.

Rollitos de tortitas de trigo y salmón

A pesar de que a simple vista no resulten muy atractivos, están deliciosos y tienen la ventaja de que se pueden adaptar muy bien para hacer versiones con ingredientes diferentes.

Lo primero que haremos es untar la base de la tortita con un queso crema tipo philadelfia, sobre el queso ponemos una salsa al gusto (puede ser algún tipo de mayonesa o salsa de yogurt), después las lonchas de salmón, y una loncha de queso semi curado o fresco, y por último, algunas hojas de verduras frescas. Yo le puse rúcula, pero puede ser lechuga, canónigos, espinacas o aguacate. Para estos dos últimos platos podemos hacer una mayonesa casera para acompañar, dándole un toque con sabores que combinen bien con el salmón, por ejemplo, con aguacate y un pelín de ajo y cebolla.

Salmón en lonchas.

También podemos añadirle un poco de salmón, del que hemos ahumado, añadiendo un poco de eneldo o alguna aromática que combine bien, como remolacha o menta. Un consejo, para aprovechar las espinas y restos del salmón que no hayamos ahumado podemos elaborar unas croquetas de salmón, cociendo las espinas con la carne que tienen adherida, una cebolla pequeña y una zanahoria, nos quedarán deliciosas. Espero que os gusten estas recetas y consejos, para disfrutar un salmón ahumado casero fácil, sano, rico y barato.

COMPARTIR: