08 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Beber agua, evitar las bebida alcohólicas y azucaras e introducir el pescado de manera más frecuente en la dieta semanal son algunos de los trucos

Los consejos que se deben seguir para llevar una correcta alimentación en los meses de verano

Ensalada.
Ensalada.
En estos calurosos meses de verano nuestro organismo experimenta una serie de cambios en los hábitos y rutinas diarias que para nada nos favorecen. Durante los meses de verano la rutina desaparece de nuestra vidas lo cual, por una parte, hace del verano una estación especial, y que añoramos durante el resto del año, pero también tiene un lado negativo, y es que, nos ocasiona un descontrol total de comidas y de horarios que afecta a nuestro organismo.

Lo primero que debemos tener claro es que, nuestro organismo no tiene las mismas necesidades durante todos los meses del año. Las altas temperaturas de junio, julio y agosto implican que nos deshidratemos más rápidamente, nuestro organismo necesita una mayor cantidad de agua, ya que esa sensación de agotamiento que muchas veces sentimos en los días calurosos es debida a la deshidratación corporal.

Además, en verano, nuestro cuerpo lucha por mantenernos fríos para hacer frente al calor asfixiante, todo lo contrario que sucede en invierno. Por ello, cuando hace calor nos cuesta mucho realizar cualquier actividad deportiva, y como consecuencia de ello, el consumo calórico en esta estación del año debe ser menor que en otras.

Todos los nutrientes tienen protagonismo en nuestra dieta tanto en los meses veraniegos como en el resto del año. No obstante, hay cambios en las proporciones de los mismos. Al quemar menos, la ingesta de calorías debe ser mucho menor, por lo que, entre otras cosas, la cantidad de grasas en las comidas debe reducirse.

Errores de alimentación en verano

Al hacer un tiempo más apetecible, salimos a tomar algo con más frecuencia, organizamos comidas fuera de casa con la familia y amigos cada menos tiempo, no dormimos bien, etc. Con todo ello, no es de extrañar que la ingesta de comidas sea peor y más frecuente, con los aperitivos y las cervezas acompañadas de las clásicas “tapitas”.

Salmón.

Para colmo, hacemos menos ejercicio y comemos más, con lo cual, quemamos muchas menos calorías e ingerimos una mayor cantidad de las que nuestro organismo quema.

Llegados a este punto, debemos conocer cuáles son los alimentos que nos ayudan a cumplir las satisfacciones de nuestro organismo en estos meses tan calurosos y cuáles son perjudiciales para su correcto funcionamiento.

Qué no debo comer en verano

Existen alimentos que debemos evitar en verano, como hemos referido, el calor, la carencia de rutina y nuestra escasa actividad física en vacaciones hace prohibir una serie de alimentos:

- Alimentos fritos. Cualquier alimento que se fría contiene una cantidad de grasa que nuestro cuerpo no necesita comer en verano. Los alimentos fritos aportan muchas calorías y sus consecuencias van desde una mayor sensación de cansancio hasta ardor de estómago. Algún día te puedes pegar un homenaje, pero intenta evitar estas comidas perjudiciales.

- Alimentos altos en grasas trans. Como margarinas, bollería industrial, comida rápida, sopas y salsas preparadas, palomitas, congelados y aperitivos salados son las principales comidas que contienen este tipo de grasa insaturada. Son lípidos relacionados con numerosas enfermedades como infartos, ictus, obesidad o hipertensión. A ser posible, el consumo de estos alimentos debe evitarse tanto en verano como en cualquier otra estación del año.

Helado. 

- Helados de crema. En el verano, los helados adquieren un protagonismo especial, para combatir los días calurosos, y aunque nos refrescan, y encontramos helados para todos los gustos, chocolate, leche, vainilla, menta, coco, café, incluso con otros acompañamientos no menos calóricos, como cookies, perlas de chocolate, también debemos tener en cuenta que, la gran mayoría de ellos contiene un elevado nivel de grasas y azúcares. Por favor, evitar su consumo diario, o prueba a elaborarlos en casa con ingredientes sanos y naturales.

Consejos para comer en verano.

Para evitar coger unos kilos de más este verano y conservar la línea durante estos meses, prueba a seguir estos consejos:

- Muy importante, intenta hacer, al menos, cuatro comidas diarias, de esta forma evitaremos llegar a la mesa hambrientos y comer más de la cuenta.

- Bebe grandes cantidades de agua, es aconsejable consumir unos dos litros diarios, así evitaremos la deshidratación.

- Elige alimentos con un alto porcentaje de agua y con pocas grasas, aprovecha la gran cantidad de frutas de temporada: sandia, piña, melón, pepinos, tomates y naranjas.

- Hacer ejercicio. te puedes decantar por un ejercicio suave, aprovecha para pasear en las horas menos calurosas, pilates, yoga, y particularmente, natación.

- Evita las bebidas alcohólicas y azucaradas, que poseen un alto porcentaje de calorías, son una de las causas principales por las que engordamos en verano, además este tipo de bebidas no te quitan la sed. Bebe agua, incluso puedes probar a añadirle frutas y hielo, té frío, café con hielo.

- Haz que las ensaladas variadas sean el plato protagonista del verano, las puedes preparar con las verduras y hortalizas de temporada: lechuga, tomate, pimientos, cebolla, pepinos, rábanos, remolacha, zanahorias. También podemos hacerlas con legumbres, pasta, arroz, patata o unas verduras hechas a la plancha o al vapor.

- Introduce en tu dieta los licuados. Un licuado de zanahoria y remolacha con unas gotas de zumo de limón es ideal para desayunar en verano, además de potenciar el bronceado.

- Aprovecha el verano para introducir el pescado de manera más frecuente en la dieta semanal, ya que es un alimento más ligero que la carne. Si comes fuera, escogerlo como plato principal. Evita las comidas copiosas.

- Guarda una higiene en la cocina y lavar bien los alimentos. esta debe hacerse siempre, pero especialmente en los meses de verano, de esta forma, evitaremos intoxicaciones alimentarias.

- Refrigera adecuadamente los alimentos para evitar la salmonelosis.

COMPARTIR: