19 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

LA CAMPAÑA 'CHEFS CONTRA EL DESPERDICIO' intenta sensibilizar y crear conciencia sobre el desperdicio alimentario

Un problema mundial olvidado: El desperdicio masivo de alimentos causa graves efectos ambientales

Casi una quinta parte de toda la comida del mundo acaba en los cubos de basura de las casas o restaurantes según el último informe de la agencia de la ONU, que destaca que se trata de un problema mundial y no solo de los países ricos. Nigeria, por ejemplo, está entre los países que más desperdicia. En España, la aplicación móvil Too good to go ha puesto en marcha una campaña en la que participan 10 grandes chefs españoles que busca sensibilizar sobre el despilfarro alimentario.

Unos 931 millones de toneladas de alimentos o el 17% del total de alimentos disponibles para los consumidores en 2019 terminaron en la basura de hogares, minoristas, restaurantes y otros servicios alimentarios, revela el informe 'Índice de desperdicio de alimentos 2021', publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la organización WRAP.

El peso de esos alimentos desechados equivale, aproximadamente, a 23 millones de camiones de 40 toneladas completamente cargados que, puestos en fila, darían siete vueltas a la Tierra. 

Una de las conclusiones más sorprendentes a las que se ha llegado en el estudio es que no se observan grandes diferencias entre países ricos y en desarrollo. Nigeria es uno de los países del mundo donde más comida se tira en los hogares, unos 189 kilos per cápita al año. En Estados Unidos, esta cifra alcanza los 59 kilos, muy alejada de la  nigeriana.

La investigación revela que la mayor parte del desperdicio, un 11%, se produce en los hogares, frente a los servicios de alimentación y los establecimientos minoristas, que tiran un 5% y un 2%, respectivamente.

Desperdicio de alimentos

Evidentemente, con 690 millones de personas afectadas por el hambre en 2019, un número que se espera aumente drásticamente con el COVID-19, y 3.000 millones de personas que no pueden pagar una dieta saludable, los consumidores necesitan apoyo para reducir el desperdicio de alimentos en el hogar.

El problema medioambiental y climático que se producirá

La pérdida y el desperdicio de alimentos tiene un impacto negativo en el medio ambiente. En los países en desarrollo, la mayor pérdida de alimentos se produce en las primeras etapas de la cadena alimentaria, principalmente debido a problemas técnicos y de gestión en el almacenamiento, refrigeración y transporte; pero también hay muchos alimentos que se desperdician o desechan durante el proceso de ingestión. Incluso si todavía está en buenas condiciones. 

Este desperdicio no sólo es de alimentos sino que conlleva otro menos visible de recursos utilizados en la producción, como la tierra, el agua, la energía y los insumos. Es decir, la producción de alimentos que finalmente no serán consumidos supone igualmente emisiones innecesarias de dióxido de carbono, entre otros elementos, contribuyendo al calentamiento global y al cambio climático, según informa el último estudio de la ONU.

Unidos por un solo objetivo

La aplicación móvil Too God to go, se puso en marcha en 2015 y nació con la pretensión de ser intermediario entre los establecimientos y restaurantes y los consumidores, que pueden adquirir productos o alimentos que no han vendido los primeros, con el fin de minimizar el despilfarro de comida. Actualmente la aplicación está disponible en la mayoría de países europeos.

Esta aplicación ha puesto en marcha la campaña 'Chefs Contra el Desperdicio', una propuesta pensada con vistas al Día de la Gastronomía Sostenible que se celebra el 18 de junio. La iniciativa ha juntado a cocineros renombrados como Elena Arzak, Joan Roca, Carme Ruscalleda, Diego Guerrero, los hermanos Sergio y Javier Torres, Pepa Muñoz, Fabián León, Toño Pérez y Eduard Xatruch.

La concienciación de un consumo sostenible es indispensable.

A través de un vídeo promocional, cada profesional de las artes gastronómicas comparte la importancia de utilizar de forma eficiente los alimentos. “No podemos permitirnos el lujo de desperdiciar el 30% de lo que producimos”, señala Joan Roca. Según To Good to Go, hasta 1.600 toneladas de comida son desechadas cada año en todo el mundo.

Entre sus recomendaciones está la de hacer un plan de compra. Adquiriendo solo los insumos necesarios, no habrá necesidad de malgastar nada, tanto en el hogar como en un restaurante. Asimismo, invita a aprovechar al máximo cada producto, bien sea un vegetal, un pescado o carne.

COMPARTIR: