04 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Torrijas, hojuelas, flores fritas... perduran a través de los años como los postres típicos de esta época festiva

Las recetas de los dulces caseros tradicionales de Pascua que no pueden faltar en la mesa

Torrijas, postre tradicional en Semana Santa.
Torrijas, postre tradicional en Semana Santa.
La Semana Santa ya está aquí, con sus tradiciones y sus recetas. Son numerosos los platos típicos de estas fechas, por esta razón, nos centraremos en los más extendidos por toda España. Un ejemplo de las recetas que no pueden faltar en la merienda de esta semana tan especial para algunos son las galletas fritas, un dulce fácil y sencillo que le encantará a toda la familia.

Los amantes de la repostería estacional están de enhorabuena cuando llegan estas fechas, ya que se abre un infinito abanico de exquisitos dulces que pueden elaborar en sus casas. Para los católicos, el Viernes Santo y el Miércoles de Ceniza, los creyentes debían de ayunar durante todo el día, por este motivo, la tradición de elaborar dulces caseros se ha ido heredando de generación en generación. Esta era la única forma de no comer carne y concentrar todas las calorías posibles en los platos permitidos. 

Por esta razón, España mantiene decenas de dulces tradicionales, que se siguen elaborando en las pastelerías pero que también pueden realizarse en casa. A continuación os enseñamos los más destacados. 

Torrijas

El dulce típico por excelencia de la Semana Santa es la torrija. Un postre fácil de hacer para cuya elaboración sólo se necesita pan, leche, huevo y azúcar. Más de la mitad de restaurantes en España tienen esta receta en su carta durante todo el año. Y aunque actualmente hay muchas variedades, la reina de las recetas es la tradicional, la que se elabora con leche. 

Ingredientes:

  • 20 rebanadas de pan para torrijas
  • 1 L de leche
  • 100 g de azúcar
  • 1 rama de canela en rama
  • 1l de aceite de oliva
  • 2 huevos
  • Piel de limón

Elaboración:

En un cazo añadimos el litro de leche, el azúcar, la canela en rama y la piel del limón. A continuación calentamos todo y cuando comience a hervir, lo retiramos del fuego y lo dejamos reposar. Añadimos las rebanadas de pan y las dejamos en remojo durante una hora (hasta que absorba toda la leche). Después batimos los huevos en un recipiente hondo y pasamos las rebanadas de pan por ambas caras y las freímos con abundante aceite de oliva. Por último, las sacamos de la sartén y las dejamos escurrir sobre un papel secante por ambos lados, y las mezclamos con el azúcar por ambos lados. Para servirlas, podemos añadir fruta fresca o espolvorear nueces picadas, a nuestro gusto. Si deseas probarlas en su punto, os aconsejo que sean servidas recién hechas, sin que pierdan calor.  

Hojuelas

Todos en alguna ocasión hemos oído la expresión "miel sobre hojuelas", que se utiliza cuando queremos indicar que sobre algún hecho positivo sucede otro que lo mejora o supera. Pues esta expresión toma su nombre de un típico dulce de Semana Santa, las hojuelas, cuyo origen se remonta a los sefardíes. Se trata de una masa especialmente fina, que al añadirle la miel le da un sabor realmente exquisito, razón por la que dio lugar a la citada expresión. 

Ingredientes:

  • 2 huevos
  • 1 cucharada de aceite
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 copita de anís o aguardiente
  • Harina suficiente para que quede la masa dura
  • Miel

Elaboración:

Se baten los huevos y se añaden el resto de ingredientes, removiendo hasta formar una masa dura. Después, se estira en una superficie plana con un rodillo hasta conseguir una capa  muy fina que cortaremos en tiras, cuadros o rombos, e iremos friendo en aceite muy caliente hasta dorar los trozos. Los sacamos en un plato con papel absorbente y luego las colocamos en una bandeja y con una cuchara le vamos poniendo por encima la miel que previamente habremos calentado.

Rosquillas de anís

Si te apetece hacer una receta sencilla, pero que te dure durante toda la semana, te presento el dulce ideal. Los roscos de anís es una de las recetas más tradicionales de la Semana Santa. Son fáciles de elaborar y aguantan tiernos durante varios días. Tan solo necesitarás aproximadamente una hora para que tus rosquillas estén listas para servir.

Ingredientes:

  • 1 huevo
  • 5 cucharadas de leche
  • 5 cucharadas de azúcar
  • 500 gramos de harina (aproximadamente)
  • 5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharadas de anís o aguardiente
  • 1 sobre de levadura/ impulsor químico
  • Ralladura de limón
  • Canela en polvo para rebozar

Elaboración:

En un recipiente grande ponemos un huevo y añadimos 5 cucharadas soperas de leche. A continuación mezclamos el azúcar y agregamos 5 cucharadas de aceite de oliva. Lo mezclamos todo y añadimos la ralladura de limón. Luego incorporamos 2 cucharadas soperas de anís y medio sobre de levadura químico -también te pueden servir los polvos para hornear-. Mezclamos todos los ingredientes hasta conseguir una masa homogénea. Después añadimos un poco de harina y lo volvemos a remover todo. Así vamos añadiendo toda la harina. La masa debe quedar homogénea y manejable, es decir, que se pueda trabajar fácilmente con las manos. 

Dejamos reposar la masa durante una hora cubriéndola con un paño o papel transparente. Una vez haya pasado el tiempo estimado, comenzamos a darle forma a los rosquillos (para que sea más fácil nos podemos echar harina en las manos para que no se nos pegue). Hacemos un churrito y lo estiramos hasta unir ambas puntas del rosco, después lo añadimos a la sartén con aceite caliente y lo freímos durante 2-3 minutos por cada lado.

Cuando estén todos los roscos fritos, los dejamos en una bandeja de papel absorbente o papel de cocina. Una vez se hayan enfriado un poco, los pasamos por una mezcla de azúcar y canela en polvo y listos para servir. 

Galletas fritas

La receta de galletas fritas con crema es un plato típico de Semana Santa que puede ser una opción para toda la familia. El relleno se puede hacer con crema, chocolate o, incluso, flan chino mandarín, pero nosotros los vamos a elaborar con crema, que es la auténtica receta. 

Galletas fritas rellenas de crema.

Ingredientes (20 unidades aproximadamente): 

  • 70-80 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 2 cucharadas de coco rallado para el relleno
  • 4 o 5 cucharadas soperas de azúcar
  • 1 o 2 cucharadas de azúcar para la leche
  • 100 ml de leche
  • 1 cucharada de canela en polvo
  • coco rallado para rebozar
  • 40 galletas María 

Elaboración:

En primer lugar, preparamos el relleno de las galletas. Mezclamos la mantequilla a temperatura ambiente y 2-3 cucharadas de coco rallado. A continuación agregamos 4 cucharadas de azúcar y mezclamos todos los ingredientes de tal forma que se integren para tener el relleno de las galletas.

Luego añadimos un vaso de leche y agregamos 2 cucharadas soperas de azúcar y un poco de canela en polvo. Mojamos las galletas una a una con mucho cuidado dentro de la leche por cada lado. (cuidado con bañarlas mucho tiempo en la leche ya que se pueden romper). 

Por último le untamos un poco de mantequilla. Colocamos a cada galleta, el relleno y otra galleta, como si fuese un sandwich. Terminamos rebozándolas con coco rallado. Una merienda fácil y sencilla que le gustará a todo el mundo. 

Flores de Semana Santa

 Ingredientes:

  • 12 huevos
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadas de vinagre
  • 4 puñados de harina de repostería
  • Azúcar
  • Canela

Flores manchegas, postre típico de Semana Santa.

 Elaboración:

Poner  aceite en una sartén o cazo hondo, el suficiente para que las flores puedan flotar en el aceite. Mientras se calienta, batimos los huevos y añadimos el aceite, el vinagre y la harina mezclando todo muy bien, la masa tiene que estar casi líquida.

Para hacer las flores, introducimos el hierro o molde en el aceite hasta que se ponga muy caliente, para que no se pegue la mezcla, después se moja el molde en la masa con el fin de que se despegue de este en el aceite hirviendo.

Cuando estén listas las flores se les echa una mezcla de azúcar y canela. Para la medida de los cascarones se vacía el huevo y se miden los ingredientes con el cascarón. El vinagre se agrega para evitar que la sartén o cazo se llene de espuma al echar las flores.

COMPARTIR: